Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Taylor Swift se libera de otro de sus acosadores

Roger Alvarado, de 23 años, ha sido condenado a cuatro años de prisión por entrar en casa de la cantante solo un mes después de abandonar la cárcel donde estaba por el mismo delito

Roger Alvarado Taylor Swift
Taylor Swift, en los premios iHeartRadio Music Awards, en Los Ángeles, el pasado marzo. Jordan Strauss/Invision/AP

Taylor Swift ya puede dormir un poco más tranquila. Uno de sus acosadores, Roger Alvarado, de 23 años, ha sido condenado a cuatro años de prisión por haber entrado en casa de la cantante solo un mes después de haber salido de la cárcel por el mismo motivo. Alvarado firmó un acuerdo con la Corte Suprema de Manhattan a principios de este mes en el que admitía su culpabilidad y asumía los delitos de acoso y desacato por violar la orden de alejamiento que tenía contra la cantante a cambio de una pena de entre dos y cuatro años de prisión. La pena impuesta ha sido precisamente la máxima prevista: cuatro años. 

Alvarado, que se supone disfrutaba de su libertad condicional en Florida, cogió un vuelo a Nueva York el pasado 7 de marzo y llegó en taxi a la vivienda que la intérprete de Shake It Off tiene en el barrio de Tribeca. Según la Fiscalía, una cámara de vigilancia grabó cómo el joven cogió una escalera, se coló en la terraza de la vivienda y rompió el cristal de la puerta, causando más de 4.000 dólares en daños, y se adentró en el domicilio. En ese momento la cantante no estaba en casa, pero su equipo de seguridad detectó movimiento y la policía se presentó de inmediato.

Esta no era la primera vez que Roger Alvarado irrumpía en la vivienda de Taylor Swift. En abril de 2018 fue detenido por entrar en el apartamento de la cantante, visita que aprovechó para darse una ducha y acostarse unas horas en la cama de la artista. Por este delito fue condenado a seis meses de prisión, cinco años de libertad vigilada y tuvo que someterse a un tratamiento psiquiátrico para superar su obsesión por la intérprete.

Durante esta primera estancia en la cárcel, el acosador concedió una entrevista a The Post en la que reconoció que “probablemente” volvería a la casa de la artista. Y así ocurrió. “No me arrepiento. No quiero hacerle daño. Solo quería hablar con ella, parece agradable y genial”, dijo entonces.

Este no es el único acosador al que ha tenido que enfrentarse la artista, de 29 años. El pasado septiembre Eric Swarbrick recibió una orden de alejamiento de la cantante, a la que había hostigado con cartas en los dos últimos años en las que amenazaba con violarla y asesinarla. Meses antes, Mohammed Jaffar fue condenado a seis meses de cárcel y cinco años de libertad condicional por robo, después de aparecer en casa de Swift en Nueva York hasta en cinco ocasiones en dos meses.

La artista no es la única estrella que ha tenido este tipo de problemas con algunos de sus seguidores. La modelo y hermana del clan Kardashian, Kendall Jenner o las actrices Sandra Bullock y Jennifer Aniston también han sufrido en primera persona esta mala experiencia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >