Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La semana que ha cambiado la opinión sobre Taylor Swift

Tras su histórico silencio, la cantante ha hablado de política y ha movilizado a los jóvenes para acudir a votar, horas antes de ser la triunfadora en los American Music Awards

Taylor Swift, con el premio de Artista del Año. En vídeo, Trump: "Taylor Swift me gusta un 25% menos"

Esta ha sido la semana de Taylor Swift. Su poder nunca ha sido tan evidente. No solo fue la artista más brillante de la gala American Music Awards 2018, donde se convirtió en la cantante más condecorada de la historia en estos premios —superando a Whitney Houston— sino que horas más tarde demostró que tiene una enorme capacidad para movilizar a las masas. La cantante de 28 años no se había posicionado políticamente hasta ahora, ni siquiera durante la campaña que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca ni durante su controvertida gestión. Era tal el misterio que rodeaba la cuestión que una de las principales búsquedas de Google durante la campaña de 2016 era "¿Por quién vota Taylor Swift?". Su silencio se mantuvo incluso a pesar de los montajes que circulan por Internet desde hace al menos cinco años acusando a la cantante de ser un “símbolo de la supremacía blanca” y una “diosa aria”. Sus abogados amenazaron con tomar acciones legales contra quienes relacionan a Swift con la extrema derecha pero ella no habló de ahí que este paso adelante haya sorprendido y aclarado las dudas sobre su ideología.

Tras las críticas de la estrella del pop a la candidata republicana al Senado por Tennessee, Marsha Blackburn, el registro de electores se ha disparado en el Estado. En un post que publicó en su cuenta de Instagram el pasado lunes, y que ya acumula más de 2 millones de likes, Swift se posicionó del lado del partido demócrata para las próximas elecciones legislativas del estado de Tennessee e hizo un llamamiento a participar en los comicios, especialmente dirigido a los jóvenes. La respuesta ha sido inmediata. En las 36 horas siguientes a la publicación del mensaje, las inscripciones de nuevos votantes se han disparado hasta superar los 5.000, es decir, más del doble de los inscritos en todo el mes de septiembre y cinco veces más que en agosto. Un éxito total.

Ha compartido con sus más de 112 millones de seguidores mensajes tan trascendentales como el apoyo a la lucha por los derechos LGTBI, el rechazo a cualquier forma de discriminación por orientación sexual o género, y una crítica al “racismo sistémico”, al que califica de “aterrador, repugnante y prevaleciente”. Insistió en la importancia de votar y desmontó las ideas sobre las que se articula la candidatura republicana, que representa la empresaria Marsha Blackburn. Se dirige a “muchas personas inteligentes, reflexivas y dueñas de sí mismas” que tienen el poder de “hacer que su voto cuente”, y les anima a hacerlo, incluso aunque no encuentren un candidato o partido con el que compartan el 100% de las ideas. “Debemos votar de todos modos”.

Guerra abierta con Kanye West

Desde que en 2009 el rapero Kanye West —marido de Kim Kardashian— le quitara el micrófono a Taylor Swift e interrumpiera su discurso en la gala MTV Music Awards, enfadado porque el vídeo de Swift ganó al de Beyoncé, West y Swift son enemigos declarados. Se mandan mensajes a través de sus canciones —“yo hice famosa a esa zorra”, dice West; “me apuñalaste por la espalda mientras me estrechabas la mano”, responde ella— y ahora también se enfrentan en el terreno político. West mantiene una estrecha relación con Donald Trump y sueña con entrar en la Casa Blanca, mientras que Swift ha dejado claro que su rivalidad con West también es ideológica.

El diario The New York Times subraya que, aunque el apoyo de los artistas a las distintas candidaturas electorales es habitual en Estados Unidos, el de Swift no es como los demás. “El anuncio de Taylor Swift ha sido más dramático que el habitual apoyo de los cantantes a los candidatos con un post de Instagram, ya que ella nunca había hablado de sus preferencias políticas hasta ahora”. También destaca la curiosa reacción del presidente Trump, quien al ser preguntado por la posición de Swift en contra de la candidata republicana contestó que ahora le gustaba “un 25% menos”. “Este ha sido el mensaje más misterioso del presidente en esta semana. ¿Por qué no un 100%?”, se pregunta un artículo del diario.

En otro análisis, The Washington Post destaca la influencia sobre la juventud. “Swift pretende atraer el poder político hasta ahora ausente de los jóvenes millennials y de la Generación Z. La influencia potencial de la megaestrella no solo se debe a que muchos de sus fans eran preadolescentes cuando se convirtió en un éxito global, sino que ahora están en edad de votar”. El resultado de las elecciones está por ver, pero hay acuerdo en que su salida del armario de la política es ya determinante. “La decisión de Swift de involucrarse en política es una prueba del poder de los jóvenes”, afirma el diario. Este asunto de la influencia de los famosos en la política estadounidense no es menor. Uno de los casos más claros es el apoyo que la presentadora Oprah Winfrey otorgó al entonces candidato Barack Obama. La mujer más poderosa del mundo, y la mujer negra más rica del planeta, fue determinante para que Obama venciera a Hillary Clinton en 2008 y llegara a ser presidente del Gobierno. Swift ya sigue sus pasos. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información