Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Embarazo, ruptura y Gisele Bündchen: la expareja de Tom Brady se confiesa

Bridget Moynahan iba a tener a su hijo John y acababa de romper con la estrella de fútbol cuando apareció la modelo y ella pasó de ser conocida como actriz a ser carne de tabloide

De izquierda a derecha, Bridget Moynahan, Tom Brady y Gisele Bündchen.
De izquierda a derecha, Bridget Moynahan, Tom Brady y Gisele Bündchen. Cordon Press

Hace poco más de 11 años la actriz Bridget Moynahan (47 años) vivía un momento feliz. Profesionalmente se encontraba en un buen momento y sus papeles en Yo robot, Bar Coyote, Pánico nuclear o Sexo en Nueva York la habían convertido en una intérprete conocida y respetada dentro de la profesión. En el aspecto personal vivía con ilusión la llegada de su primer hijo, el que habían decidido tener juntos ella y Tom Brady, el quarterback de los New England Patriots y una de las estrellas de la liga de fútbol americano.

La pareja había decidido separarse coincidiendo con la misma época en la que Brady conoció a la modelo brasileña Gisele Bündchen, que se encontraba en pleno apogeo de trabajo y fama, y comenzaron una relación después de haber tenido una cita a ciegas. Moynahan, que después ha sido una de las estrellas de la serie Blue Bloods, se enteró de que estaba embarazada coincidiendo con el inicio de la nueva relación sentimental de su expareja y se centró en llevar su estado con ilusión y normalidad. Ahora un libro –Our shoes, our selves, una antología de ensayos de mujeres en los que relatan el significado de su par de zapatos favoritos– ha desvelado cómo se sintió la actriz entonces.

“Estar embarazada y tener un bebé es un momento personal y muy íntimo”, afirma recordando ese período en el que se enfrentó a ser madre soltera de John, que ahora tiene 11 años, y al mismo tiempo en centro del escrutinio público a causa de la relación entre Tom Brady y Gisele Bündchen. la convirtió a ella misma en centro del escrutinio público. Pasó de ser conocida por sus trabajos como actriz a carne de tabloides y de querer vivir su recién estrenada maternidad con tranquilidad a sentirse acosada por los paparazi.

Bridget Moynahan y Gisele Bündchen en 2014 durante un partido en el que participaba John, el hijo que tuvo la actriz con Tom Brady.
Bridget Moynahan y Gisele Bündchen en 2014 durante un partido en el que participaba John, el hijo que tuvo la actriz con Tom Brady.

“Tenía autos siguiéndome y fotógrafos escondidos en los arbustos del exterior de mi casa. Como madre primeriza vives un momento en el que solo quieres proteger a tu hijo, y ese tipo de atención la sentí como una amenaza”, cuenta ahora Bridget Moynahan.

Y todo esto también tuvo su relación con unos zapatos en concreto. Para otras de las mujeres que cuentan sus historias en el libro, fueron unos zapatos de tacón que las hicieron sentirse atractivas en un momento concreto en el que lo necesitaban o las botas con las que saltaron de un avión de combate, pero para Bridget Moynahan llegó cierta liberación de esta situación que estaba convirtiendo su vida en un caos con unas botas moteras. Ocurrió un día en los grandes almacenes Barneys donde la actriz se escondía de los fotógrafos que la perseguían mientras devolvía ropa de su bebé. Allí aparecieron un par de botas de moto. “Pensé, esto es lo que necesito. Recuperar un poco de mi Nueva York, una pequeña armadura”.

Tom Brady y Gisele Bündchen con sus hijos Vivian, Benjamin y John, este último fruto de su relación con la actriz Bridget Moynahan, este mes de febrero.
Tom Brady y Gisele Bündchen con sus hijos Vivian, Benjamin y John, este último fruto de su relación con la actriz Bridget Moynahan, este mes de febrero.

Las botas le hicieron recuperar un poco de la seguridad perdida y los años colocar toda esta historia en su sitio. Actualmente Moynahan afirma que está muy agradecida por haberle podido proporcionar a su hijo una vida segura y privada y que en ello también ha contribuido su actual esposo, el empresario Andrew Frankel, con quien se casó en 2015.

Pero no guarda ningún rencor a Tom Brady, el padre de su hijo John, sino que se siente muy afortunada por haber logrado junto a él ser unos buenos padres. “Tom y yo tomamos la decisión de criar a un hijo juntos y ambos hemos encontrado socios en este camino que no solo nos han apoyado en la crianza de ese niño sino que también aman a nuestro hijo como si fuera suyo”, ha explicado Bridget Moynahan. “No creo que se pueda pedir más que eso. Mi hijo está rodeado de amor”, ha concluido la actriz en referencia a la labor de sus respectivas parejas, Gisele Bündchen y Andrew Frankel.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >