Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alarmas para todo

Empiezo a estar preocupado por la cantidad de veces que utilizamos las alarmas del móvil. Las utilizamos para despertarnos, para cocinar, para recoger a los niños, para felicitar, para trabajar, para jugar, para viajar, para ir al cine, para tomar los medicamentos, para las citas... Y así, un interminable número de veces al día suena el cotidiano soniquete recordándonos cualquier cosa que no queremos olvidar, dejando a nuestra memoria en un estado de desuso y letargo que estoy seguro pasará factura a nuestra salud mental. Por eso es necesario, por lo menos un día a la semana, desactivar las alarmas y ejercitar la memoria, para no dejar en manos de un aparato electrónico la organización de nuestra vida, aunque alguna vez se nos olvide que teníamos algo calentando en la sartén o lleguemos tarde al cine.

Joaquín Fernández Sánchez. Pozorrubio de Santiago (Cuenca)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >