Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kris Jenner, la mujer que maneja los hilos del ‘klan’ Kardashian

La madre de las célebres hermanas gestiona el milmillonario emporio de sus hijas, sus carreras y ‘reality shows’. Pero ella ya es famosa desde los años ochenta

Kris Jenner, en una gala el 5 de enero de 2019.
Kris Jenner, en una gala el 5 de enero de 2019. GETTY

Una de las mayores aficiones de Kris Jenner son las revistas. Las de moda, belleza, decoración… Le encanta leerlas, le relaja. De ahí que no sea raro encontrar en su perfil de Instagram decenas de imágenes de sus hijas (y hasta nietas) apareciendo en las portadas de algunas de las más prestigiosas: Kim en VogueKendall en Allure, Kylie en Paper, Khloe en GQ y hasta la pequeña North West en WWD. Por eso la madre, mánager y gestora en la (semi) sombra de las mediáticas y multimillonarias Kardashian está feliz al convertirse en protagonista de su propia portada de revista, esta vez para AD. Un rol que es, al fin y al cabo, un paralelismo con su propia vida: la eterna "mujer de" y "madre de" es, a sus 63 años, más protagonista que nunca y tan protagonista como siempre.

Jenner se aplica a sí misma un apelativo que también le dan sus seis retoños: momager. Este híbrido entre los términos mom —mamá— y mánager surgió en el primer capítulo de la primera temporada de Keeping up with the Kardashians (Las Kardashian, en español), el programa de telerrealidad que ha cumplido una década y que lanzó a toda la familia a la fama, hoy estratosférica y de la que no se han apeado. Un programa que ha permitido a las hermanas (Khloé, Kim y Kourtney, además del más desconocido Rob, fruto del primer matrimonio de Kris; y Kylie y Kendall, del segundo junto a Bruce Jenner) seguir un lujoso tren de vida que explotan hoy ya gracias a sus propios negocios. Kim, que puede presumir de una impecable estrategia empresarial, ha lanzado una app y una marca de cosméticos, Khloé una línea de vaqueros, Kourtney está a punto de crear su marca de estilo de vida, Kendall es una cotizada modelo y Kylie es la milmillonaria más joven hecha a sí misma, superando a Mark Zuckerberg, gracias a su imperio cosmético. Y tras todas ellas está, siempre, Kris. 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Kris Jenner (@krisjenner) el

Quienes la conocen de cerca dicen que es una mujer cálida, pero controladora hasta el detalle. Organizada y con dotes de mando y persuasión, de sus entrevistas y apariciones en el reality show se desprende que es el pilar de la familia y el paño de lágrimas de sus componentes. No le gusta que sus hijas incumplan sus tareas ni que sean impuntuales en sus compromisos. Pero también sabe orientarlas como nadie para sacar lo mejor de cada una. Desde que Kylie, la más pequeña, era una niña supo que se dedicaría a la cosmética; a los 16 años, la joven le llevó un plan completo de márketing con todos los detalles del proyecto. Una digna heredera.

"Si alguien te dice que no, es que estás hablando con la persona equivocada. Sigue intentándolo y nunca te rindas". Ese, dice ella, es el mejor consejo que le ha podido dar a sus hijas, a las que consideraba en una reciente entrevista en Glamour "grandes seres humanos, amables, pacientes, comprensivas, y con muchísimo amor que dar". "No son perfectas, son reales", como dice ella, teniendo claro el secreto del éxito. Al día siguiente de acabar las grabaciones de la primera temporada de Keeping up... arrancaron las de la segunda. Ella tuvo que guiar a esa familia exhausta para conseguir un producto brillante. "Tienes que tener visión. Ahí es cuando nació lo de momager. Necesitaba ser madre, pero también gestionar a toda la familia, la situación y hacia donde vamos desde ahí", explicaba en la revista Love

Kris Jenner nunca ha permanecido en la sombra, ni mucho menos. Su vida ha estado salpicada de escándalos, noticias y dramas que hacen palidecer los de sus célebres hijas. Su fama empezó a principios de los ochenta, cuando su matrimonio con el abogado y empresario Robert Kardashian empezó a ser mediático. Se casaron en 1978, cuando ella tenía 22 años. Se quedó embarazada en la luna de miel. Su divorció llegó en 1991. Él se lo pidió tras conocer las infidelidades de ella, de las que luego ha confesado arrepentirse

Caitlyn Jenner y Kris Jenner posan juntas en el desfile de Victoria's Secret en Nueva York en diciembre de 2015. ampliar foto
Caitlyn Jenner y Kris Jenner posan juntas en el desfile de Victoria's Secret en Nueva York en diciembre de 2015. CORDON PRESS

La pareja era amiga y compartía vacaciones y gustos con el deportista y actor O. J. Simpson y su esposa, Nicole. El resto es historia de Estados Unidos: en 1994 Nicole, de la que se Simpson se había divorciado dos años antes, apareció muerta a puñaladas en su casa. Entonces Robert Kardashian, oponiéndose a los deseos de su esposa Kris, decidió revalidar su oxidado título de abogado y defender a su amigo en el juicio. "Me fui a la cama una noche, desperté a la mañana siguiente y mi universo había cambiado", contaba ella en una reciente entrevista en People. "Eran dos de los mejores amigos que he tenido en mi vida. Eran mi familia. O.J. era como mi hermano mayor. Así que no solo lamentaba la pérdida de Nicole, sino también la pérdida de esa relación con O.J". 

El juicio lanzó a la familia al huracán mediático. La muerte del patriarca, en 2003 a causa de un cáncer, a la ruina. "No tenía nada. Fui al mercado y mi tarjeta de crédito no funcionaba. No podía ni comprar un tomate", contaba Jenner en una entrevista en Fox el pasado verano. El reality y esa visión de negocio que ella bien conoce fue su salvación. 

En una imagen de finales de los ochenta, Robert Kardashian (con su hijo Rob en brazos) junto a Kris Jenner, con Khloé al lado. Abajo, Kim y Kourtney. ampliar foto
En una imagen de finales de los ochenta, Robert Kardashian (con su hijo Rob en brazos) junto a Kris Jenner, con Khloé al lado. Abajo, Kim y Kourtney. CORDON PRESS

Tras Robert Kardashian llegó a su vida Bruce Jenner, entre 1991 y 2005. Hasta que Bruce hizo la transición a mujer, Caitlyn Jenner. Tras muchas idas y venidas y con televisadas lágrimas de por medio, su relación es cordial. "Somos buenos amigos", decía de ella hace unos meses. No es raro verlas juntas en celebraciones y, sobre todo, rodeadas de sus hijas y  nietos. 

El último frente de Kris lleva días abierto. Por si no tenía bastante con sus propias hijas, ahora es una postiza la que le da quebraderos de cabeza. Jordyn Woods, la mejor amiga de Kylie —tanto que vivía con ella—, mantuvo un breve idilio con Tristan Thompson, la pareja de Khloé Kardashian y padre de su hija, True. Algo que ha hecho que Woods tenga que salir de la vida, los negocios (tenía una línea de maquillaje junto a su amiga) y la casa de la familia. "Lo más duro y doloroso ha sido que me hiera alguien tan cercano a mí. Alguien a quien amo y a quien trato como a una hermana pequeña. Pero no se puede acusar a Jordyn de la ruptura de mi familia. Fue culpa de Tristan", escribía Khloé.

Como en cada paso que dan los suyos, Kris ha estado pendiente de cada detalle y reacción. Cuando Jordyn Woods ha corrido a los platós a contar su historia, la matriarca no ha dejado de tener el control. La telefoneó para exigirle que le contara por anticipado su versión. Estaba, dicen, "preocupada y agobiada" por lo que pudiera llegar a decir Woods. Pero también están quienes piensan que, al final, este es solo un drama más de la familia que dará audiencia la próxima temporada... y que quien está detrás de todo ello es, cómo no, el calculador cerebro de Kris Jenner.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >