Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil, (des)gobernado por Twitter

Al tomar decisiones basándose en los gritos en las redes sociales, Jair Bolsonaro corrompe la democracia

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en Brasilia, el pasado 28 de febrero.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en Brasilia, el pasado 28 de febrero. Getty Images

Brasil se ha convertido en el laboratorio del nuevo autoritarismo: no se gobierna planificando ni debatiendo con la sociedad, sino basándose en los alaridos de quien puede desgañitarse en las redes sociales. El nuevo presidente, Jair Bolsonaro, ha hecho la zancadilla a ministros y ha tomado decisiones a partir de la reacción de sus seguidores. No gobierna para todos, solo para los que lo apoyan. Vende como democracia lo que es corrupción de la democracia.

Sus tres hijos políticos, a quienes el presidente llama 01, 02 y 03, ejecutan el servicio de expresar la voluntad del “Padre” (con mayúscula) por las redes. Algunas decisiones las toma la prole. El presidente confirma y legitima el anuncio de sus “chicos”, como los llama, con un retuiteo. Es la bolsomonarquía. En Internet, el gobierno es familiar, y a menudo se muestra más real que el oficial.

Solo en las últimas semanas, el hijo 02 llamó a un ministro mentiroso por Twitter. Y el presidente lo retuiteó. A continuación, al ministro lo destituyeron. Sergio Moro, presentado como el “superministro” de Justicia, descubrió que es menos súper. Bolsonaro lo obligó a “desnombrar” a Ilona Szabó, una reconocida especialista del área de seguridad, como suplente del Consejo Nacional de Política Criminal y Penitenciaria. Sus seguidores la consideran “izquierdista” y bombardearon su elección con el hashtag #IlonaNo. Moro no tiene siquiera el minipoder de nombrar a una suplente sin la aprobación de los seguidores del presidente.

Bolsonaro ya ha mostrado que hará de todo para mantener su popularidad activa y, así, permanecer en el poder. Podría ser una contradicción: si la situación en Brasil no mejora, no habrá popularidad que aguante. Pero Bolsonaro es parte de un fenómeno más amplio, donde las decisiones las determina la fe, no la razón. Es el mismo mecanismo que hace que las personas crean, en 2019, que la Tierra es plana o, como garantiza el canciller de Bolsonaro, que el calentamiento global es un complot de izquierdas. Las elecciones y el día a día las determina una interpretación religiosa de la realidad. Apoyar algo por fe es un fenómeno más amplio y no necesariamente vinculado a un credo, ya que muchos ateos se comportan como creyentes. Sin embargo, en la época en que la verdad ha pasado a ser una elección personal, ¿cómo hacer valer la democracia?

Bolsonaro intenta convencer de que moverse según los gritos de sus bolsocreyentes es democracia. No lo es, ya que prescinde de cualquier instrumento que garantice la voluntad de la mayoría de los brasileños. Solo garantiza el deseo de un grupo capaz de hacer que sus alaridos reverberen en Internet, muchas veces utilizando robots. La experiencia brasileña mostrará cómo evolucionará este fenómeno contemporáneo al confrontarse con la realidad.

Traducción de Meritxell Almarza.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >