Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prácticas poco honestas

Recibí una visita en mi domicilio de una persona que se identificó como representante de mi compañía de electricidad. Dijo me habían avisado por carta, lo que no era verdad, y me propuso una rebaja en determinados escalones de mi factura, de la que parecía poseer más detalles identificativos de lo que considero adecuado y conveniente. Empecé a sospechar que aquello no tenía sentido cuando vi que en su tablet aparecía la referencia de otra compañía eléctrica, no de la mía. A mi pregunta de por qué, respondió algo así como que todas las comercializadoras estaban consorciadas. Comprobó algunos de mis datos personales, pero puse pie en pared cuando me demandó el número de mi cuenta bancaria. Lo que estaba claro, y así se lo dije, es que su actuación era muy irregular y la invité a irse. ¿Por qué nuestros datos están disponibles para las comercializadoras eléctricas? ¿por qué nadie actúa contra estos piratas? ¿cuántos hogares sufren fraudes a causa de su actuación?

José María Cuadro. Boadilla del Monte (Madrid)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >