Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sara Carbonero regresa a televisión tras perder poder como ‘influencer’

La periodista pone fin a su excedencia, que comenzó en 2015 cuando su marido, Iker Casillas, fichó por el Oporto

La periodista Sara Carbonero.
La periodista Sara Carbonero. GTRES

Sara Carbonero, que acaba de cumplir 35 años, regresa a la televisión casi cuatro años después de dejar los platós para seguir a su marido Iker Casillas a Oporto, donde él desarrolla su carrera deportiva tras abandonar la portería del Real Madrid. Cuando se marchó Carbonero era una popular presentadora de deportes y una de las influencers más reconocidas y buscadas por las firmas. Ahora, la periodista retoma su profesión en un momento en el que su imagen ya no se cotiza tanto como antes. Así que su regreso no solo supondrá un revulsivo para su carrera profesional, también será una manera de intentar recuperar el puesto perdido entre las grandes marcadoras de tendencias.

Carbonero regresa a Deportes Cuatro de Mediaset para ponerse al frente de una sección semanal en la que entrevistará a los protagonistas del mundo del deporte. “Estoy muy contenta por incorporarme de nuevo al equipo de Deportes Cuatro y recuperar una sección que ya tuve la suerte de hacer en el año 2011. Vamos a buscar historias emotivas y de superación personal además de entrevistas pegadas a la actualidad con deportistas de élite. Os espero a todos una vez a la semana”, ha dicho la nueva colaboradora de Cuatro. La primera cita será el próximo lunes, 18 de febrero, con Javier Fernández, bicampeón del Mundo, siete veces campeón de Europa y medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de invierno de PyeongChang 2018 en patinaje artístico sobre hielo.

Ver esta publicación en Instagram

My Valentine . #soloelamoresreal #hoyytodoslosdías #Porto #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Este formato permitirá a Carbonero poder seguir viviendo con regularidad en Oporto junto a Casillas y los dos hijos de la pareja. Tras dejar España, la periodista intentó mantenerse ligada a la televisón mediante un programa de moda e influencers que no tuvo el éxito esperado.

Sobre su distanciamiento del periodismo, Carbonero declaró el año pasado a este periódico. "Nos íbamos del país, no podía seguir en la tele. Y sí, echo un poco de menos esa adrenalina del directo; a los compañeros; la última hora… Pero ahora tengo más tiempo; puedo hacer otro tipo de cosas. Me gusta el periodismo, el deporte, pero también la moda o involucrarme en temas de publicidad o de diseño”. 

La periodista deportiva  ha desarrollado gran parte de su vida laboral en un mundo hipermasculinizado. “Nunca lo he sufrido [el machismo], pero claro que he percibido las desigualdades. Es buenísimo que el feminismo esté en este punto. Personalmente, me vuelco en denunciar las injusticias que veo, También me gustaría que las mujeres fuésemos más empáticas entre nosotras, y, por supuesto, tolerancia cero frente a todo eso” .

Sara Carbonero no se considera una influencer. "Tengo un estilo, no solo a la hora de vestir, también en mi vida y en mi día a día que puede inspirar a esas personas que me siguen, es siempre halagador que sirvas de referente para algo, pero no me considero influencer".

La periodista, además, ha desarrollado estos últimos años un trabajo como empresaria de moda con la firma Slow Love, una idea que se fraguó en el comedor de la cadena de televisión en la que Sara Carbonero e Isabel Jiménez trabajaban como periodistas y Mayra del Pilar como estilista. La página web de moda multimarca, a la que se unieron poco después de su nacimiento hace dos años diseños propios bajo la marca Slow Love Brand.

Iker y Sara comenzaron a salir a principios de 2010 y el 20 de marzo de 2016 se casaron en una íntima ceremonia ante un notario. "Nunca había soñado con una gran boda. Estoy contenta, y para mí fue muy bonito. La gente que tenía que saberlo lo sabía, y han respetado y entendido nuestra manera de hacer las cosas. Nuestros amigos nos quieren como somos”, declaró Sara tras el enlace. “Lo que cambia al final la vida de una pareja son los niños, no casarse, así que estamos igual que antes, que también es una buena noticia”, añadió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >