Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cardi B, la artista que combina polémica y éxitos musicales, abandona Instagram

La rapera es la única mujer que ha ganado en solitario un premio Grammy en la categoría de mejor álbum de rap y culmina así un año marcado por sus peleas públicas y su separación

Cardi B Instagram
Cardi B, durante los American Music Awards, el pasado octubre. AFP

2018 fue un año complicado para Cardi B. Paralelamente a los éxitos profesionales, la rapera pasó por una depresión posparto, por una de las peleas más públicas de la industria y por la separación —y luego reconciliación— de su esposo, Offset, cuando llevaba casada solo un año. Pero todo lo hizo de la misma forma con la que ha afrontado todos los tragos amargos de su vida, con la cabeza muy alta. La artista ha comenzado 2019 de nuevo haciendo historia tras convertirse el pasado domingo en la primera mujer en solitario en ganar el premio Grammy al mejor álbum de rap. Sin embargo, tras recoger su premio y mostrar su agradecimiento en público y en las redes sociales, Cardi B ha vuelto a despertar la expectación de sus fans al eliminar —sin previo aviso— su cuenta de Instagram, donde acumulaba más de 40 millones de seguidores.

Los inicios de la artista, de 26 años, no fueron convencionales. Nacida en Nueva York en 1992, con una madre originaria de Trinidad y Tobago y un padre dominicano, Belcalis Almánzar —su nombre real— pasó una juventud alejada de los suyos por voluntad propia. Tal como le confesó a la revista GQ en abril de 2018, a los 16 años se unió a la pandilla estadounidense Bloods y poco después se fue de su casa para vivir con su novio de entonces. Al verse sin dinero y envuelta en una relación abusiva, se convirtió en stripper, una profesión que ejerció durante cinco años y que nunca ha guardado en secreto. “Muchas personas hablan negativamente al respecto, pero a mí me salvó de muchas cosas”, aseguró en 2016 al portal de noticias VladTV

Cardi B, durante su actuación en los American Music Awards el pasado octubre. ampliar foto
Cardi B, durante su actuación en los American Music Awards el pasado octubre. AP

Su situación cambió en 2015 cuando fue seleccionada para el reality show del canal VH1 Love & Hip Hop: New York, un programa que seguía la vida de personas que estaban de una u otra forma involucradas en el mundo del hip hop. En 2017 era contratada por la discográfica Atlantic Records y poco después lanzaba su primer sencillo, Bodak Yellow. Instantáneamente la canción fue un éxito en las listas musicales, llegando incluso a desbancar a populares temas como Despacito, de Luis Fonsi y Daddy Yankee, y Look what you made me do, de Taylor Swift. Al single le siguió el lanzamiento de su primer —y hasta ahora único— disco, Invasion of Privacy, el cual no solo logró doble platino en ventas y supuso uno de los discos debut más exitosos de la historia, sino que la encumbró como uno de los referentes del rap femenino.

En el ámbito personal la artista también pasó por grandes momentos, marcada especialmente por el nacimiento de su hija Kulture, en julio, y la depresión posparto con la que tuvo que lidiar poco después. “Pensé que me iba a librar”, le confesó la rapera a la revista Harper´s Bazaar la pasada semana. “Cuando di a luz el doctor me habló del posparto, pero yo pensaba: ’Estoy bien ahora, así que no creo que ocurra’. De pronto, el mundo se me vino encima”, relató. 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de CARDIVENOM (@iamcardib) el

Su maternidad también puso fin a la gira que realizaba por Estados Unidos junto a Bruno Mars, ya que entendía que el llevar a Kulture de un lado para otro no era lo mejor para ninguna de las dos. Pero lo que pudo suponer un fuerte revés en su carrera, no fue más que una anécdota en el camino. De hecho, en los siguientes meses, Cardi B fue intercalando éxitos musicales con polémicas mediáticas que rápidamente la convirtieron en uno de los temas favoritos de los tabloides.

Uno de ellos fue la sonada pelea entre ella y la también cantante Nicki Minaj en la fiesta anual de Harper´s Bazaar durante la Semana de Moda de Nueva York en septiembre. Según relató entonces el portal de noticias TMZ, Cardi increpó a Minaj, pero fue detenida por los guardaespaldas de la cantante. Finalmente, la neoyorquina le lanzó uno de sus tacones, aunque no llegó a golpear a su adversaria. “Te he dejado insultarme a mis espaldas, mentir sobre mí... Pero en cuanto mencionas a mi hija, das tu aprobación a ciertos comentarios sobre mi faceta de madre o haces tus propios comentarios sobre mi capacidad para cuidar de mi hija, entonces se me acaba la paciencia", escribió después Cardi en su Instagram, en un intento por explicar los motivos del altercado. 

Esta no era la primera vez que la artista se volcaba a las redes sociales para dejar claras sus posturas. En el pasado ya había tenido problemas con la también rapera Azealia Banks y más recientemente criticó el cierre del gobierno de Donald Trump y se enfrascó en una discusión con la presentadora del canal Fox Tomi Lahren. Una práctica recurrente que, según sus propias palabras, está intentando dejar. “Me he dado cuenta que cada vez que respondo, solo empeoro las cosas, así que ya lo superé. No lo necesito y la verdad es que solo trae caos a mi cerebro”, afirmó la cantante en la entrevista con Harper´s Bazaar.

Cardi B, junto a su esposo Offset, al recibir su premio Grammy este domingo. ampliar foto
Cardi B, junto a su esposo Offset, al recibir su premio Grammy este domingo. AP

Pero sin duda alguna, uno de los mayores percances con los que tuvo que lidiar la intérprete fue la inestabilidad de su matrimonio con Offset. La pareja empezó a salir en 2017 y en septiembre de ese año decidieron casarse en una ceremonia secreta. Menos de un año después le daban la bienvenida a su hija y poco a poco aumentaban los rumores de infidelidad por parte del artista. Finalmente, fue en diciembre cuando la neoyorquina confirmó la separación. Tras semanas de idas y venidas, entre las que se incluye una aparición sorpresa de Offset en uno de los conciertos de Cardi con un arreglo floral en el que se podía leer “Acéptame de vuelta”, el matrimonio ha confirmado su reconciliación. “No entiendo la obsesión [de la gente], es como que todo lo que hacemos es un gran evento. (…) Estamos tomándonos las cosas con calma. Tenemos una bebé y ella es nuestra prioridad en este momento”, le dijo a la revista People recientemente.

Toda esta montaña rusa de éxitos y emociones tuvo su momento cumbre el pasado domingo, cuando Cardi B se hizo con el premio Grammy por Mejor álbum de rap en solitario, una categoría en la que nunca antes una mujer en solitario había salido vencedora. “No puedo respirar”, fueron las primeras palabras que dijo la artista al subir al escenario, dejando ver tanto su incredulidad como su nerviosismo por estar ahí. A continuación, pasó a explicar cómo en tiempo récord había terminado el álbum ganador y había grabado los videoclips antes de que su embarazo se empezara a notar. Unas palabras que pueden pasar desapercibidas para algunos, pero que no solo resumen el duro año que la rapera ha tenido que afrontar, sino que la posicionan como un ejemplo de madre que hace hasta lo imposible para combinar este rol con el de una carrera de éxito y, contra todo pronóstico, salir triunfal. 

No dudó de nuevo en acudir a sus redes sociales. Primero para mostrar su agradecimiento a aquellos que la han apoyado y, después, para dirigirse a los que la han criticado. La artista publicó  —y luego eliminó— un vídeo en su Instagram en el que reflexionaba de nuevo sobre lo duro que había sido para ella terminar su último disco estando embarazada. "Estaba deprimida porque todo el mundo sospechaba que estaba embarazada y constantemente decía que por qué había elegido este momento para ello", decía la rapera. Sin mayor explicación, Cardi B acabó borrando su última publicación y, tras esto, eliminó su cuenta personal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >