Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ernesto de Hannover, operado de urgencia por un problema de páncreas

El todavía marido de Carolina de Mónaco, de 64 años, lleva años arrastrando un deterioro causado por su abuso del alcohol

Ernesto de Hannover
Ernesto de Hannover, en marzo de 2018 durante la boda de su hijo Christian.

Ernesto de Hannover, de 64 años, ha sido operado de urgencia por un nuevo problema en el páncreas, según informa la revista alemana Bunte, que asegura que el príncipe ha sufrido una grave recaída en su ya complicado estado de salud. La intervención se realizó en la clínica austriaca de Feldkirch, a donde fue trasladado en helicóptero. Allí los médicos volvieron a diagnosticarle una inflamación del páncreas que ponía en peligro este órgano. Tras una cirugía de emergencia, el príncipe se mantiene en observación. Su familia y amigos están extremadamente preocupados y, según la publicación, culpan de ello a su estilo de vida inestable y a sus excesos con el alcohol.

El último escándalo con el alcohol que protagonizó el famoso príncipe tuvo lugar la primavera pasada en Lima, en la fiesta de la boda de su hijo Christian de Hannover con la peruana Alessandra de Osma. Durante el festejo, Hannover perdió el conocimiento a causa del alcohol y tuvo que ser internado en una clínica de Lim, donde permaneció dos días. La familia intentó ocultar lo sucedido y señaló que todo se debió a una intoxicación alimentaria.

Antes en abril de 2017 fue operado de urgencia de una deficiencia vascular en la localidad austriaca de Feldkirch. En 2005 sufrió un ataque de pancreatitis por el que se temió por su vida, y aunque prometió dejar de beber y cuidar su dieta, en 2011 volvió a ser ingresado en un hospital de Ibiza por problemas derivados de su excesiva afición al alcohol.

Ernesto de Hannover, junto a Maria Madalena Bensaude en la boda del hijo del príncipe en Lima. rn ampliar foto
Ernesto de Hannover, junto a Maria Madalena Bensaude en la boda del hijo del príncipe en Lima.

Este nuevo problema de salud llega en medio del enfrentamiento que el príncipe mantiene con su hijo por la venta del castillo familiar de Marienburg al estado de Baja Sajonia. La venta de la propiedad fue negociada durante siete largos años por el heredero de la casa Güelfa, de 35 años, pero ahora, cuando todo estaba preparado para la firma de compraventa por la simbólica suma de un euro, el gobierno regional de Baja Sajonia recibió una carta firmada por el príncipe Ernesto de Hannover senior que ha paralizado todo el proceso.

El todavía esposo de Carolina de Monaco exige en dicha carta la restitución del castillo, alega que su venta es “ilegal e indigna” y acusa a su hijo de haber cometido un acto de “gran ingratitud”, al ceder la residencia oficial de la Casa Güelfa al estado de Baja Sajonia. El príncipe amenaza, incluso, con llevar a su hijo ante la justicia si insiste en vender el castillo.

Hannover, que ha alimentado cientos de páginas de la prensa a causa de sus escándalos, en los últimos meses saltó otra vez a las portadas de las revistas del corazón por una nueva relación. La novia del príncipe se llama María Madalena Bensaude, nació hace 51 años en Lisboa y estuvo casada con el conde Tassillo Graf von und zu Sandizell.

Carolina de Mónaco se mantiene al margen de los problemas de su todavía esposo —del que lleva separada una década—, pero mantiene una excelente relación con los hijos de este. La pareja tiene una hija en común, Alexandra, que vive en Montecarlo con su madre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información