Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosauro Varo, empresario de la ‘jet’ y blanco de los taxistas

Pareja de la actriz Amaia Salamanca, participa en el negocio de los VTC y tiene entre sus amigos a Javier Hidalgo y Alfonso de Borbón

rosauro varo
Rosauro Varo y Amaia Salamanca en la boda de Marta Ortega en noviembre de 2018 en A Coruña. Getty Images

Rosauro Varo (39 años) es el prototipo de empresario emprendedor al que su visión para los negocios y algún que otro golpe de suerte han convertido en millonario. Pero también tiene por costumbre mantener un perfil discreto, incluso cuando juega en su contra ser la pareja de la actriz Amaia Salamanca, con quien tiene tres hijos. Cuando el mediático seguimiento que tiene la intérprete hace irremediable que sea fotografiado a su lado, él se mantiene en un segundo plano dejando el protagonismo a su pareja. El suyo lo reserva para los negocios.

Sin embargo la huelga que ha enfrentado al sector del taxi con los vehículos de transporte concertado (VTC) ha vuelto a poner el nombre, e incluso la imagen, de Rosauro Varo en primer plano de la actualidad. El motivo: Varo participa en la sociedad Vector, que posee más de 2.000 licencias de VTC, y su rostro se ha utilizado en varias manifestaciones de taxistas por este motivo. Incluso han aparecido carteles que empapelan los postes de farolas de Madrid en los que aparece una fotografía del empresario acompañada del texto: “Rosauro Varo, hijo de Amalia Rgez., diputada en el Congreso por el PSOE. Acumula miles de VTCs que explota a través de Uber y Cabify”.

Una cartelería que aporta datos sobre uno de los negocios del empresario y que también centra el foco sobre la diputada del PSOE Amalia Rodríguez, que es su madre. Ni una cosa ni otra son un secreto. A finales de enero de 2018, el empresario sevillano participó en un desayuno en el CaixaForum de Sevilla organizado por la Asociación de Directivos de Andalucía, Ceuta y Melilla (ADACEM) y no ocultó su interés en el sector de los VTC. “Queremos ser los líderes nacionales en gestión de flotas cuando acabe el año”, dijo entonces sobre los objetivos del grupo en el que había entrado medio año antes a través de su sociedad GAT Inversiones.

En cuanto a su madre, la diputada socialista Juana Amalia Rodríguez Hernández, aceptó la disciplina de voto de su partido y el pasado mes de octubre apoyó el nuevo Real Decreto Ley que aprobó el Gobierno en septiembre para regular el sector de los VTC. Una normativa que suponía habilitar a comunidades autónomas y ayuntamientos para regular a estos vehículos y prohibir el uso urbano de sus autorizaciones en cuatro años, algo que podría perjudicar al negocio de su hijo al establecer una fecha de caducidad para las licencias. Rodríguez, sin embargo, se abstuvo en una votación anterior cuando el PP presentó otro Real Decreto cuya regulación entendió que podía beneficiar a la empresa de su hijo. En ese momento su propio partido apoyaba el decreto y su actidud le supuso a la diputada andaluza el pago de una sanción interna en el partido.

Uno de los carteles con la imagen de Rosauro Varo que se encuentran por las calles de Madrid.
Uno de los carteles con la imagen de Rosauro Varo que se encuentran por las calles de Madrid.

Rosauro Varo Rodríguez fue un empresario precoz. Comenzó a los 18 años organizando fiestas de fin de año con dinero prestado por sus padres. Para muchos es solo la pareja de Amaia Salamanca pero su trayectoria empresarial no va a la zaga de la fama de la actriz. Hace poco más de dos años llegó el golpe de suerte que afianzó su fortuna. El grupo Másmóvil compró por 158 millones de euros el 100% de las acciones del operador virtual de telefonía Pepephone, del que eran propietarios Varo, su amigo Javier Hidalgo y la hermana de este, Cristina, los dos, hijos de Juan José Hidalgo, dueño de Globalia.

A Varo le gusta invertir su dinero en diferentes sectores y ha participado en negocios de máquinas de rayos UVA, televisiones locales, tiendas de ropa infantil, empresas tecnológicas e inmobiliarias, además de continuar en el mundo de la hostelería y las fiestas, donde comenzó su actividad. En algunos de estos negocios, incluidas promociones inmobiliarias de lujo en Puerto Cancún (México) cuenta como socio con Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia y uno de los vértices del triángulo de amigos inseparables que forman con Alfonso de Borbón, pareja de la modelo Eugenia Silva. 

El padre de Rosauro Varo, que se llama como él, es médico. La misma profesión que eligieron sus dos hermanos, Amalia, que es pediatra, y Nacho, traumatólogo. Varo y Amaia Salamanca se conocieron en Ibiza durante el verano de 2010 y tienen tres hijos, Olivia, Nacho y Mateo, que tienen entre cuatro y dos años. Varo mantiene blindada su vida personal, pero sí se sabe que se siente muy sevillano, es aficionado a los toros y es patrono de la Fundación Alalá, que ayuda a la integración a través de la educación en el barrio sevillano de las Tres Mil Viviendas, conocido por ser uno de los más desfavorecidos de la ciudad andaluza.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >