Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por EQUIPO DE COMUNICACIÓN

Los Ortega y Gasset que sacaron la verdad a la luz

Tres de los últimos ganadores de estos premios denuncian casos de abusos y corrupción cuya difusión se amplificó con la entrega del galardón

De izquierda a derecha, María Jesús Ibáñez, Guillem Sànchez y Jesús González Albalat.
De izquierda a derecha, María Jesús Ibáñez, Guillem Sànchez y Jesús González Albalat.

La imagen ideal de un trabajo periodístico es una investigación que saca a la luz un entramado insidioso que, después, trasciende lo noticioso y provoca el resarcimiento de las víctimas. Los premios Ortega y Gasset de Periodismo que otorga EL PAÍS, cuya 36ª convocatoria está abierta hasta el 14 de marzo, han reconocido reportajes que colmaron esta expectativa, dejando huella en sus protagonistas y en los narradores. Tres de los últimos galardonados cuentan su experiencia y cómo el galardón ayudó a que sus historias tuviesen una mayor difusión.  

El medio digital mexicano Animal Político todavía no ha concluido su año de gloria como ganador del Premio Mejor historia do investigación periodística. Lo obtuvo en 2018 por La estafa maestra, un trabajo en el que desenredó una malversación de 7.760 millones de pesos (unos 356 millones de euros) de dinero público. “Invertimos más de un año en la investigación y el 40% de nuestra redacción de entonces: tres periodistas”, recuerda jocoso Daniel Moreno, director del medio. A ellos se sumó después el refuerzo que les proporcionó la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Moreno enumera los esfuerzos que realizaron para desentrañar esta red de 128 empresas: tuvieron que estudiar las leyes del país, lanzar 600 solicitudes de información a entidades públicas y privadas, hacer más de 100 entrevistas, cruzar miles de datos y finalmente resolver la presentación de toda esa información. “Fue de las noticias más vistas de Animal Político, también porque dimos muchas posibilidades para consultarla, creamos incluso un cómic”, recuerda el director.

Animal político empezó su investigación a raíz de un informe, en el caso de los anteriores ganadores de este galardón, un equipo de periodistas de El Periódico de Cataluña, fue con un anuncio en la calle. “El padre de una víctima de abusos sexuales colgó unos carteles alrededor del colegio que decían que habían abusado de su hijo y ponía un correo para localizar a otras víctimas. Todas apuntan al mismo profesor en diferentes años”, relata Guillem Sánchez. Fue uno de los periodistas, junto a María Jesús Ibáñez y Jesús González, que revelaron más de 40 casos de pederastia en varios centros educativos de los Maristas en Barcelona. Sánchez reconoce que “hay pocas veces que estás tan cerca de lo que pesabas que era ser periodista cuando estudiabas la carrera como con este caso”, pero centra la conversación en "la responsabilidad" de mantener la confianza de las víctimas. "No queríamos fallarles".  

A quienes no querían fallar Ginna Morelo y Lilia Saúl era a los desaparecidos de México y Colombia de los últimos años: 24.000 entre 2006 y 2015 en el primero, 59.000 en el mismo periodo en el segundo. Las periodistas, naturales de sendos países, crearon un mapa con las historias detrás del drama que les propició el premio Mejor cobertura multimedia de 2016. Paradójicamente, Morelo destaca que Desaparecidos, duelo eterno “confirmó la importancia inobjetable de la reportería en tiempos digitales del periodismo; andar con el otro, escuchar, recoger, volver a los sitios, hacer silencio, acopiar, analizar, son aspectos que le otorgan al reportaje un gran valor desde lo periodístico”.

Los tres ganadores esgrimen los mismos motivos que les llevaron a presentarse a estos premios: el deseo de resarcir a las víctimas y de mostrar las capacidades del periodismo para ayudar y mejorar la sociedad. Sánchez enfatiza que la conciencia de lo que significó la investigación de los maristas la obtuvieron especialmente tras el premio: “De alguna manera sentimos que si bien las víctimas no habían tenido justicia, porque muchos casos habían prescrito, al menos el periodismo les dijo que su historia era importante, que contarlo había servido para algo, después de eso también se destaparon otros casos, en Chile, por ejemplo; así que nosotros pusimos nuestro granito de arena”.

Morelo, que recuerda la comunicación del premio como “una sorpresa casi de infarto” y un momento que atesora “con orgullo y humildad”, señala que su trabajo es un ejemplo de cómo el periodismo ejerce de “intermediario que expone, explica, analiza e interpreta”, pero puntualiza que no sirve “la sofisticación de la técnica por encima de la historia, como tampoco lo contrario en estos tiempos”.

El equipo de Animal Político, si bien obtuvo “una enorme satisfacción” con el Premio Ortega y Gasset, ha tenido que esperar más para ver resultados en la vida política mexicana. Morelos lamenta que la impunidad sea una lacra en su país y que no se haya procesado a ninguna de las personas que con nombres y apellidos denuncian como malversadores en su trabajo de investigación. “Aunque hoy –por el 23 de enero- es un día feliz para nosotros”, matiza el director por teléfono. Han logrado que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, reconozca que tres personas señaladas por La estafa maestra no pueden ser contratadas por el Gobierno, como estaba previsto. “Aunque nos parece poco, estamos más positivos que ayer”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >