Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gina Lollobrigida asegura que el papa Francisco ha firmado su anulación matrimonial

La actriz de 91 años se casó por poderes en 2010 con Javier Rigau y poco después le denunció por estafa. “Finalmente soy una señorita”, ha dicho ahora tras años de pleitos

GIna Lollobrigida, en octubre de 2018 en Roma.
GIna Lollobrigida, en octubre de 2018 en Roma. GETTY

La diva italiana Gina Lollobrigida, de 91 años, asegura que ha llegado el día que tanto tiempo llevaba esperando y que por fin ha conseguido anular su matrimonio con el español Javier Rigau. La actriz afirma en una entrevista con Il Corriere della Sera, su diario de cabecera, que el Vaticano le ha concedido la nulidad matrimonial, después de una batalla en los tribunales italianos y españoles y en los platós de televisión que ya duraba años. “Finalmente soy una señorita”, ha declarado exultante al rotativo italiano. Por el momento, la Santa Sede no ha confirmado el proceso.

Según cuenta la actriz, para recibir la noticia en persona este jueves en la sede del Tribunal de la Rota Romana —el órgano de apelación de la Iglesia que se encarga, entre otras cosas, de la disolución de los matrimonios—, Lollobrigida tuvo que posponer un viaje que tenía programado a Hollywood para comenzar la grabación de The Last diva, el documental que cuenta su vida y su apasionante trayectoria cinematográfica. La acompañó su asistente Andrea Piazzola, de 30 años, que en los últimos ha vivido prácticamente pegado a la estrella.

En la entrevista, la Lollo, como la llaman en Italia, asegura que el mismo papa Francisco ha sido el encargado de firmar su petición, aunque el pontífice habitualmente no se ocupa de este tipo de asuntos, que suelen gestionar los obispos.

El tormentoso culebrón de Lollobrigida y Rigau comenzó en 2010, año en la que la pareja se casó por poderes, sin que ella estuviera presente en la ceremonia, en la parroquia de San Vicente del barrio de Sarrià, en Barcelona. Al poco tiempo, la actriz denunció en España primero y en Italia después que no había dado su consentimiento para el enlace y que había sido víctima de una estafa por parte del empresario catalán. La justicia española archivó la causa en su día y en 2017 un tribunal italiano dictaminó que la boda era válida y absolvió en primera estancia al español de los cargos de estafa y falsedad documental.

Gina Lollobrigida y Javier Rigau en Sevilla en 2006.
Gina Lollobrigida y Javier Rigau en Sevilla en 2006. GtresOnline

Ahora la actriz ha celebrado la disolución del vínculo que todavía la unía a Javier Rigau: “¡Finalmente! La verdad tenía que salir a la luz. Ese individuo [Rigau] no dejaba de hacerse publicidad con mi nombre y sobre todo, ponía en duda mi credibilidad y se planteaba derechos que no tiene sobre mi patrimonio”.

La guerra no ha terminado aún para la diva. Desde hace cuatro años, su familia intenta inhabilitarla por ceder gran parte de su patrimonio a su inseparable asistente. Su único hijo Milco Skofic y su nieto Dimitri, han presentado una demanda conjunta con Javier Rigau para ocuparse de la administración de su fortuna y la batalla sigue abierta en los tribunales. Piazzola, poco dado a las entrevistas, también ha exultado después de conocer la nulidad del matrimonio. “Rigau, que se hacía pasar por marido de Gina me ha denunciado. Esta nulidad por 'inexistencia' demuestra que si alguno quería tutelar a Gina era el abajo firmante”.

Lollobrigida ha contado en varias ocasiones a los medios italianos que había planeado casarse con Rigau en Nueva York en 2006, pero que finalmente decidió dar un paso atrás. “Cuando llegó el momento de comenzar con los preparativos, que por cierto, pagaba yo, escuchando a algunos amigos que me pusieron en guardia, me dije: '¿Pero qué estás haciendo?' Y anulé todo”, explica al Corriere. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >