Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El fallido farol de Vox

Tras las elecciones de mayo, Vox no va a tener otra gente con la que sentarse que no sean los mismos con los que ha pactado en Andalucía

Francisco Serrano y Francisco Javier Ortega Smith en el Parlamento Andaluz.Vídeo: PACO PUENTES

Revertir la política contra la violencia de género. Acabar de facto con la autonomía andaluza. Deportaciones masivas de inmigrantes. Las demandas de Vox en la negociación por el Gobierno de Andalucía eran de tono indudablemente elevado. El listón estaba alto, muy alto. Y cuando llegó el momento de saltarlo, lo lograron a medias.

Más información
El PP asume parte del discurso de Vox para gobernar Andalucía
Ciudadanos intenta desmarcarse y dice que el pacto no le obliga
Comparativa | Las propuestas de Vox frente al pacto con el PP

El acuerdo para darle al PP la presidencia de la Junta dejó una difusa impresión de decepción en el ambiente. Habiendo movido (aún más) a la derecha un Gobierno que ya iba a serlo, el resultado final quedaba algo lejos de los objetivos que ellos mismos se habían marcado. Y ese fue probablemente su primer error: crear expectativas que no podían cumplir.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

En contra del folklore, la primera regla de la negociación no es siempre la misma: empezar fuerte e ir bajando. Uno puede hacerlo, claro. A veces tiene sentido. Como en el póker, uno puede comenzar la mano aparentando más baza de la que realmente tiene. Pero si quien está sentado enfrente es consciente del farol, si conoce o intuye tus cartas, lo normal es que te lo cacen.

PP y Ciudadanos entendieron que Vox se encuentra en un extremo del espectro, y ni cerca siquiera de ser el partido más votado en su bloque. Así que no tenía amenaza creíble: ni acuerdos alternativos, ni segundos comicios. Una repetición electoral provocada por Vox habría favorecido a los populares, pues el voto se habría coordinado en torno a la alternativa de derecha más viable. Es la situación contraria a la de Podemos en 2016: por la izquierda, ellos también se encontraban negociando desde un extremo, pero al menos para los de Iglesias las segundas elecciones constituían una oportunidad creíble. Acariciaban el sorpasso, y con ello podían convencer a la izquierda de unirse bajo su paraguas. Pero si ni siquiera ellos lo lograron partiendo de una base del 20%, ¿cómo iba a conseguirlo Vox, desde un 11%?

Esa era la visión que tenían los negociadores sobre las cartas de Vox, Así, es normal que esperasen una cesión tarde o temprano. Si, alternativamente, la extrema derecha hubiese puesto sobre la mesa demandas más cercanas al acuerdo resultante, quizás habría perdido algún que otro punto. Pero a cambio, sus socios presentes y futuros no les mirarían ahora de manera complaciente.

Porque, tras las elecciones de mayo (y salvo seísmo electoral de características italianas en España), Vox no va a tener otra gente con la que sentarse que no sean los mismos con los que ha pactado en Andalucía: PP y Ciudadanos. A los que, hoy por hoy, no puede superar electoralmente. Y que, de ahora en adelante, serán plenamente conscientes de que los faroles de la extrema derecha no van demasiado lejos.

Sobre la firma

Jorge Galindo

Es analista colaborador en EL PAÍS, doctor en sociología por la Universidad de Ginebra con un doble master en Políticas Públicas por la Central European University y la Erasmus University de Rotterdam. Es coautor de los libros ‘El muro invisible’ (2017) y ‘La urna rota’ (2014), y forma parte de EsadeEcPol (Esade Center for Economic Policy).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS