Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo crear cosas hermosas cuando el mundo pide fealdad

La última colección de Gabriel Hendifar, director creativo del estudio neoyorquino Apparatus, no solo es una fascinante apuesta por lo oriental, sino también por el diseño como afirmación política

Un escenario  compuesto por algunas de las piezas de la colección Act III,rn de Apparatus.
Un escenario compuesto por algunas de las piezas de la colección Act III, de Apparatus. Whichmann + Bendtsen

La caja de Katham que su abuela llevó consigo desde Irán a Estados Unidos cuando entró como refugiada política en 1979 fue el detonante para que Gabriel Hendifar, director creativo del estudio neoyorquino Apparatus, creara Act III, una colección en la que el diseñador de origen iraní ha rebuscado en su historia cultural como punto de partida para su nuevo trabajo.

“Cuando eres capaz de imaginar algo hermoso pero no puedes producirlo por circunstancias políticas, hacerlo a pesar de todo puede convertirse en una reivindicación”

Preguntado por la voluntad política de dicha colección, Hendifar responde: “Cuando eres capaz de imaginar algo hermoso pero no puedes producirlo por circunstancias políticas [las sanciones americanas en el comercio con Irán han incluido recientemente los objetos de arte], hacerlo a pesar de todo puede convertirse en una reivindicación”.

Mesas que evocan aquellas nómadas de mármol y cuero para el té, piezas de alabastro inspiradas en la joyería bereber o muebles con formas de instrumentos musicales persas. Todo recuerda las fantasías futuristas de la última ciencia ficción que, curiosamente, suelen recrearse en un Oriente suntuosamente sobrio. “Y mira que durante mi formación en Irán lo moderno era el diseño francés”, recuerda. Se ve que nada es para siempre.