Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El no ya lo tienes COLUMNA i

No está la situación para bromitas

Hace casi un año me paseaba por el Parque Europa de Torrejón disfrazado de Puigdemont con la intención de grabar una mis divertidas parodias y ya saben lo que ocurrió

Joaquín Reyes, caracterizado como Carles Puigdemont.
Joaquín Reyes, caracterizado como Carles Puigdemont.

Hace casi un año me paseaba por el Parque Europa de Torrejón disfrazado de Puigdemont, ondeando una estelada con la intención de grabar una de mis divertidas parodias manchegas y ya saben lo que ocurrió: cinco policías nacionales se personaron con la intención de detenerme. Cierto que no venían al trote cochinero, ni se escondían detrás de los matorrales, ni tampoco llevaban sus armas reglamentarias desenfundadas; se aproximaban cachazudos y socarrones. Se olían la tostada.

Fue una llamada, como se ha comentado hasta la saciedad, la que desencadenó los hechos. Una llamada de un héroe anónimo y jubilado, bueno, una no, tuvo que perseverar porque por mucho que daba la voz de alarma —“El expresident de la Generalitat esta aquí en Torrejón”— nadie movía el esparto.

Cuando le preguntamos porque lo había hecho, siendo obvio que estábamos grabando un sketch, él espetó: “NO ESTÁ LA SITUACIÓN PARA BROMITAS”.

Este hombre, lo dijo bien claro. ¿Pero los cómicos le hemos hecho caso? No, nosotros hemos seguido con el ji, ji y el jo, jo, creyéndonos los reyes del mambo.

Yo no sé que harán mis colegas, pero en adelante, lo que es el menda, se va a ceñir al siguiente decálogo deontológico:

Bromas sobre banderas, nanai de la china.

Chanzas sobre personas regias, a otro perro con ese hueso.

Burlas con credos monoteístas, definitivamente NOT.

Parodias de gente poderosa: banqueros, empresarios, acaudalados varios… ¡como si eso fuera posible!

Guasas con pelirrojos… lo tengo que mirar.

Chacota con dictadores occidentales ya finados pero cuya influencia sigue siendo patente, terreno vedado.

Permitidas las bromas de pedos y de gañanes. Y las siguientes expresiones: “¿Qué tal andamios?”, “Ya ves truz”, “La cagaste Burt Lancaster” y “Efectiviwonder”.

Yo con estos mimbres tiro otros 15 años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >