Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España redescubre a Paz Vega en los fogones de ‘MasterChef Celebrity’

La actriz, que parecía tener una carrera fulgurante a finales de los noventa, estuvo 14 años viviendo en Los Ángeles porque en su país natal no le ofrecían trabajo

Paz Vega
La actriz Paz Vega el mes pasado en Madrid. GtresOnline

Sevillana de Triana, hija de ama de casa y banderillero, Paz Vega, de 42 años, de pequeña quería ser deportista de élite o diplomática, hasta que un día vio en el teatro La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca y fue como si tuviera una revelación. “Esto es lo que yo quiero ser”, contó que pensó al salir del teatro en una entrevista de 2017. Tenía entonces 15 años y un carácter como el de ahora, de esos de querer las cosas ya, ahora mismo. Por eso cuando en el Centro Andaluz de Teatro le dijeron que tendría que esperar hasta acabar COU y luego hacer una prueba, corrió a un colegio que había cerca de su casa y que sabía que tenía taller de teatro. El padre Isaac, que fue quien la recibió en el centro San José de Sevilla, no pudo negarle un hueco a aquella joven que expresaba con tanta vehemencia su deseo de ser actriz.

A los 20 volvió a demostrar su firmeza y se trasladó a Madrid en busca de oportunidades. Tuvo que servir muchas copas y superar la inseguridad que le generó su primer representante –quien le aseguró que no llegaría a ninguna parte con ese acento andaluz–, antes de que apareciera en su vida la serie Siete vidas y, después, la película Lucía y el sexo. Con la primera llegó la fama, con la segunda un Goya a actriz revelación. Aunque tanto desnudo no fue del gusto de su padre que nunca ha llegado a decirle si llegó a ver la película o le superó tanta escena subida de tono.

Paz Vega y su marido Orson Salazar durante la última edición del Festival de Cine de Sevilla.
Paz Vega y su marido Orson Salazar durante la última edición del Festival de Cine de Sevilla. GtresOnline

“En mi vida normal soy prudente, tímida, tengo miedos”, ha afirmado Paz Vega en más de una ocasión, “pero cuando interpreto no soy yo, soy muy libre”. Con su padre como espectador o no, lo que sí reconoce es que el filme marcó un antes y un después a nivel internacional. En 2002 contraía matrimonio con el venezolano Orson Salazar y en 2004 se estrenaba su primer trabajo en el cine hollywoodiense, Spanglish de James L. Brooks. Casi medio centenar de títulos solo en la gran pantalla no han terminado de cuajar su carrera como actriz en España. Lo reconoció abiertamente: durante 14 años vivió en Los Ángeles porque allí sí tenía trabajos para mantener a su familia (es madre de tres hijos: Orson, de 11 años, Ava de 9 y Lenon de 8), mientras que en España las propuestas prácticamente eran inexistentes. De hecho, para muchos Paz Vega es más conocida por ser imagen de marcas como Varilux, Sensilis, Magnum o L’Oreal y la mujer que no falla con sus estilismos sobre la alfombra roja, que por los títulos de su filmografía aunque entre ellos se encuentren incluso dos firmadas por Pedro Almódovar: Hable con ella y Los amantes pasajeros.

Desde hace dos años ha vuelto a vivir a España aunque sigue trabajando mucho fuera, pero ahora los españoles vuelven a saber quién y cómo es Paz Vega. Este domingo llegó a la final de MasterChef Celebrity y aunque la olímpica Ona Carbonell consiguió alzarse con el premio del concurso, la actriz ha demostrado durante las 11 semanas que se la ha podido ver en la pequeña pantalla que lo suyo no va de rendirse.

“Ha sido una aventura maravillosa que la vida me ha regalado en todos los sentidos. He aprendido de cocina y también sobre mí misma. He superado miedos, he empujado mis límites, he descubierto que soy más vulnerable de lo que yo pensaba y que casi siempre las barreras nos las ponemos nosotros mismos”, ha publicado en su cuenta de Instagram junto a un mensaje de felicitación para la ganadora de la tercera edición de MasterChef Celebrity.

El concurso culinario ha devuelto la fama en casa a Paz Vega pero sobre todo ha descubierto a un ser humano luchador, con ganas de superarse y aprender y capaz de aparcar su propio plato para prestar apoyo a un compañero agobiado. También ha mostrado que la seguridad que demuestra posando en la alfombra roja esconde una mujer sensible capaz de llorar ante las palabras de un amigo o superada por los procesos y tiempos de una receta. El concurso ha acabado, Paz Vega ha quedado segunda, pero se ha ganado el reconocimiento del público que ahora saben algo más de quien es la actriz cuando no lleva el traje de hacer películas. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >