El presidente de Huawei sale del anonimato para presentar a su hija en el Baile de Debutantes de París

Annabel Yao, de 20 años, estudia Informática y Estadística en Harvard y el ballet es una de sus grandes pasiones

Annabel Yao, en una foto de su cuenta de Instagram.
Annabel Yao, en una foto de su cuenta de Instagram.INSTAGRAM
Más información
Huawei ganó un 28% más en 2017 hasta 78.000 millones
Shenzhen, la ciudad china que conquista el mundo con su tecnología

Annabel Yao es una desconocida para el público en China. Sin embargo, en pocos días participará en uno de los eventos sociales más prestigiosos del mundo: el Baile de los Debutantes de París. Yao es la hija menor del fundador y presidente de Huawei, Ren Zhengfei, empresa líder como proveedora de comunicaciones y uno de los grandes fabricantes de teléfonos móviles del planeta. Su presencia en el exclusivo certamen del próximo 24 de noviembre, adelantada por la revista Paris Match, será la presentación formal en sociedad de una chica cuya familia apenas se ha prodigado en la esfera pública.

Yao, de 20 años, es la única hija de Ren con su segunda mujer, Ling Yao. Formará parte de un evento en el que casi de forma exclusiva están invitados una veintena de adolescentes procedentes de familias privilegiadas —realeza, nobleza, famosos o magnates—, una tradición que nació en Reino Unido en el siglo XVIII para presentar ante el rey o la reina a las jóvenes de la nobleza y que saltó a Francia a mediados del siglo XX. Actualmente no es solamente un escaparate para ellas, sino también para los diseñadores de alta costura que las visten.

La joven, en declaraciones a Paris Match, se muestra ansiosa por conocer a las otras participantes del baile. “¡Estoy muy emocionada! Realmente es algo que solo vives una vez en la vida. Una reunión de mujeres jóvenes altamente cualificadas, que hablan varios idiomas y son llamadas a hacerse cargo del mundo; seguramente será fascinante. La idea no es amplificar la gloria personal de uno, sino descubrir otras personas, sus mundos y lo que podamos hacer en el futuro”, explicó.

Annabel, estudiante de Informática y Estadística en la prestigiosa Universidad de Harvard, se crió entre las ciudades chinas de Shenzhen, Hong Kong y Shanghái. Baila desde los cinco años y a los 15 comenzó un entrenamiento casi profesional de esta disciplina. Actualmente le dedica a ello unas quince horas semanales, a pesar de su apretada rutina como estudiante, sus actividades de voluntariado y sus prácticas laborales.

Su padre, Ren Zhengfei, amasa una fortuna estimada de 3.300 millones de dólares, según los cálculos de la revista especializada Forbes. Pese a dirigir una de las mayores empresas privadas del país y con mayor proyección internacional, Ren, de 74 años, ha concedido escasas entrevistas. Hijo de dos padres profesores, nació en una aldea montañosa de la provincia de Guizhou, una de las más pobres de China. Estudió ingeniería en la ciudad de Chongqing y trabajó para el Ejército, aunque nunca tuvo un cargo militar. En 1987 fundó Huawei en Shenzhen, cuna de la revolución tecnológica del país asiático, con un capital de 21.000 yuanes (2.700 euros al cambio actual). Su vida personal, a diferencia de la de otros magnates chinos, está envuelta en un halo de misterio por sus contadas apariciones públicas.

Annabel Yao parece haber heredado de su familia esta discreción, al menos hasta ahora: de los pocos medios de comunicación en China que hablan sobre ella y su próxima participación en el Baile de Debutantes, ninguno la señala como la hija del presidente y fundador de Huawei. “Quiero mostrarle al mundo que, aunque nací en el seno de una familia privilegiada, sé de la necesidad de trabajar duro para alcanzar un buen nivel. La perfección por la perfección no me interesa. Mi objetivo es hacer del mundo un mejor lugar para vivir”, dice la joven a la revista francesa. Para el evento ha elegido a un diseñador francés afincado en Nueva York, J. Mendel. Su vestido será blanco y negro, los únicos colores que le gustan: “elegantes y sobrios”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS