Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
personalidad

¿Dirías que tienes una personalidad procrastinadora? Seis preguntas para descubrirlo

7 fotos

Timothy A. Pychyl, doctor en Psicología, explica en su último libro las mejores estrategias para vencer este hábito

  • test personalidad
    1

    El verbo procrastinar significa, según el Diccionario de la Real Academia Española, "aplazar o diferir". Se trata de un término que proviene de la palabra latina procrastinare y que consiste en dejar algo que debemos hacer para el día siguiente. Explica Timothy A. Pychyl, doctor en Psicología, en su libro La solución a la procrastinación (Urano, 2018), que se trata de un acto voluntario que puede llegar a perjudicarnos y, por ello, debemos aprender a vencer este hábito y tener una personalidad resiliente.

    El siguiente test, que Pychyl propone en su libro, nos ayudará a saber si somos procrastinadores a través de una valoración de distintos rasgos de la personalidad. Tras leer la descripción de cada uno de ellos, debemos situarnos en un número del uno (no soy así) al 10 (soy exactamente así) según nos veamos reflejados. Al acabar hay que sumar los puntos. Según la puntuación que obtengamos, veremos si somos más propensos a caer en la procrastinación o a ser resilientes. Seremos más procrastinadores si obtenmos más puntos en "riesgo de la personalidad" y menos si nuestra puntuación es mayor en "resiliencia de la personalidad".

    Riesgo de la personalidad = Inestabilidad emocional + Impulsividad + Perfeccionismo

    Resiliencia de la personalidad = Meticulosidad + Autoeficacia + Autoestima

  • test personalidad
    2Meticulosidad 

    Las personas muy meticulosas son descritas como responsables, escrupulosas, perseverantes, pulcras y ordenadas. Como puede observarse, este rasgo se asocia de forma negativa a la procrastinación y puede considerarse un factor de resiliencia contra la dilación innecesaria.

    Las diversas facetas de esta característica, según se calibran en las pruebas habituales de personalidad, son: competencia (eficientes), orden (organizadas), diligencia (no son descuidadas), afán por alcanzar sus metas (concienzudas), autodisciplina (no son perezosas) y reflexión (no son impulsivas).

  • test personalidad
    3Inestabilidad emocional 

    La inestabilidad emocional es un término alternativo del rasgo de neuroticismo. Las personas con una alta inestabilidad emocional suelen ser nerviosas, proclives a preocuparse o ansiosas.

    Las diversas facetas de esta característica, según se calibran en las pruebas habituales de personalidad, son: ansiedad (tensas), hostilidad agresiva (irritables), depresión (insatisfechas), inseguridad (tímidas), impulsividad (temperamentales), y vulnerabilidad (falta de confianza en sí mismas).

  • test personalidad
    4Impulsividad 

    Las personas impulsivas suelen actuar antes de pensar. Es un rasgo que refleja un bajo autocontrol, en particular en presencia de actividades potencialmente gratificantes. Esta característica refleja una menor capacidad para medir las consecuencias de nuestros actos.

  • test personalidad
    5Autoeficacia 

    Las personas autoeficaces creen que son capaces de hacer lo que sea necesario para alcanzar los resultados que desean. Se trata de un rasgo que refleja confianza en uno mismo y competencia.

  • test personalidad
    6Autoestima 

    La autoestima es cómo nos sentimos sobre nosotros mismos. Es una valoración sobre nuestra valía personal. También constituye la medida en que pensamos que nos asemejamos relativamente a la persona que deseamos ser.

  • test personalidad
    7Perfeccionismo socialmente prescrito 

    Las personas perfeccionistas socialmente prescritas son aquellas que creen que los demás esperan demasiado de ellas. Piensan que los demás esperan que sean perfectas, y se sienten obligadas a estar a la altura de las expectativas.

    Aunque pueda parecerse a la definición de meticulosidad, existe una diferencia fundamental. Las personas meticulosas son organizadas, planificadoras y diligentes, mientras que las perfeccionistas socialmente prescritas se quedan paralizadas ante la autocrítica.