Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goop, una tienda para ser como Gwyneth Paltrow

El imperio creado por la actriz abre su primera 'boutique' física en Londres

La entrada de la tienda de Goop en Londres.
La entrada de la tienda de Goop en Londres.

"Damn, you look goop". Con este piropo (un juego de palabras con "damn, you look good", traducible como "caray, qué bien te ves") te saluda el espejo del probador de la recién inaugurada tienda efímera de Goop en Londres, que estará abierta hasta el 27 de enero. Es la primera boutique en Europa del imperio online que la actriz convertida en empresaria lanzó, hace justo diez años, desde la cocina de la casa que compartía en esta misma ciudad con su entonces pareja, el cantante Chris Martin.

Muchas cosas han cambiado en su vida desde entonces: Paltrow tiene otro marido (se acaba de casar con el productor Brad Falchuk), vive en otro lugar (Los Ángeles es ahora su centro de operaciones) y lo que nació como una simple newsletter donde compartía recomendaciones se ha transformado en un negocio valorado en 250 millones de dólares, según publicó The New York Times. Además de su web de e-commerce y contenido, Goop.com (que ahora también realiza envíos a Europa), la empresa ha desarrollado líneas de moda, cosmética, fragancias, suplementos alimenticios o decoración, edita libros y una revista trimestral, produce podcasts y organiza seminarios de bienestar. En calidad de fundadora y CEO de Goop, Paltrow incluso ha dado charlas en Harvard. La boutique de Londres, según declaró la actriz en un comunicado de prensa, “prepara el camino para la siguiente fase del negocio, la expansión en mercados internacionales”.

El interior de la tienda de Goop en Londres. ampliar foto
El interior de la tienda de Goop en Londres.

Diseñada por la interiorista Fran Hickman a partir de materiales naturales y motivos inspirados en California, a la tienda de Goop en Londres se entra por un pasillo flanqueado por maceteros con olivos. Es lunes por la tarde, y el resto de locales comerciales que ocupan Westbourne Grove —una calle de postal con casas de colores—, están casi vacíos. En Goop, sin embargo, el flujo de personas es constante. La mayoría son mujeres de entre 30 y 50 años, y varias de ellas podrían confundirse de espaldas con la propia Paltrow. Alguna lleva aún los leggins del gimnasio; otra bebe algo en un vaso de una conocida cadena británica de supermercados orgánicos. Todas curiosean, muchas preguntan –hay alrededor de seis vendedores, la mayoría mujeres de nacionalidades diversas– y no pocas compran. Estas últimas se llevarán su adquisición (que no podrán devolver, pero sí cambiar) en una bolsa de lona con la letra “g” estampada.

Gwyneth Paltrow en una cumbre sobre salud, el 9 de junio de 2018 en Culver City, California.
Gwyneth Paltrow en una cumbre sobre salud, el 9 de junio de 2018 en Culver City, California. Getty Images for goop

La tienda se divide en cuatro subespacios. Está el de ropa y joyas, que incluye prendas con precios entre altos y exorbitantes de firmas como Victoria Beckham o Temperley London, además de una selección de básicos de la marca propia de Goop, inspirada en el estilo personal de Paltrow. También hay una sección de ropa deportiva y otra de hogar, con objetos bastante asequibles de su nueva línea de decoración, Goop x CB2, y mobiliario de estilo mid century. Hasta aquí, la boutique no difiere mucho de otras concept stores de lujo. Pero es en la sección de belleza, bienestar y salud —que ofrece los productos de su línea orgánica de cuidado de la piel y otros muchos de marcas escogidas—, donde se empieza a notar la diferencia.

Hay sales de baño con ingredientes como sal rosa del Himalaya y aceite de semillas de chia (precisamente, hace pocos días Paltrow afirmó que beber whisky japonés mientras se baña forma parte de su rutina diaria). Hay juguetes sexuales en colores pastel y con nombres como “el bombero” o “el millonario”. Hay aceite para el pelo púbico (por 44 libras, 50 euros). Y también están aquí algunos de los productos pseudocientíficos que tantos titulares, controversias y visitas web (donde se agrupan bajo el epígrafe “salud cósmica”) han generado.

Por ejemplo, la Goop Medicine Bag, una bolsa con ocho cristales “sanadores del chakra” que recomiendan “cargar bajo la luz de la luna llena” (76 libras, 86 euros), o unas botellas de cristal que incorporan un obelisco de cuarzo blanco o rosa y que, por 54 libras (61 euros), “infunden al agua energía positiva”. “El blanco es para la mente y el rosa, para el amor”, puntualiza una de las dependientas. No hay ni rastro, sin embargo, de los huevos vaginales de jade por los que Goop ha tenido que pagar 145.000 dólares (125.000 euros) en un tribunal de California. Se podría pensar que, debido a esta polémica, decidieron excluirlos de la oferta, pero en realidad ha ocurrido todo lo contrario. “Están agotados, han tenido un éxito enorme”, informan en la tienda. Es un ejemplo muy representativo de cómo Paltrow ha sabido rentabilizar el ruido mediático que ha acompañado esta primera década de su aventura empresarial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >