Soon-Yi, el epicentro de la guerra entre Woody Allen y Mia Farrow

El cineasta nunca fue una figura paterna para su actual esposa. Su relación se estrechó cuando ella era ya universitaria y comenzó a participar en algunos de sus rodajes

El actor y director Woody Allen en Nueva York, el pasado lunes.
El actor y director Woody Allen en Nueva York, el pasado lunes.GTRES
Más información

Hacía más de 25 años que Soon-Yi Previn no defendía con tanta rotundidad a su marido como lo hizo el pasado domingo en una entrevista para The New Yorker. Ha sido durante todo este tiempo el silencioso epicentro de una guerra que comienza a pasar factura a Woody Allen. Por primera vez en mucho tiempo, el cineasta se ha visto obligado a hacer un parón en su carrera al encontrarse sin apoyo financiero para seguir trabajando. Mientras su contrato con Amazon Studios parece hacer aguas, está a la espera de poder retomar su relación profesional con Jaume Roures para rodar con Mediapro una nueva película ambientada en Barcelona. Ahora que todo está en juego, su esposa vuelve a alzar la voz.

En sus nuevas declaraciones Previn defiende que el relato del cineasta cincuentón que abandona a su mujer, Mia Farrow, para irse a vivir con su propia hija adoptiva menor de edad es tan atractivo para lo opinión pública como falso. También se convierte en la segunda de los hijos de la actriz que desmienten que Allen haya abusado sexualmente de su hermana Dylan. La acusación, surgida justo después de que Allen abandonara a Farrow, resucita de forma cíclica a pesar de que el director ha sido absuelto de todos los cargos.

Soon- Yi Previn y Mia Farrow en 1991.
Soon- Yi Previn y Mia Farrow en 1991.Getty Images

Cuando Soon-Yi llegó a la vida de MiaFarrow, en 1975, la intérprete estaba casada con el director de orquesta André Previn, con quien ya tenía cinco hijos: tres biológicos y dos adoptados. Se desconoce su edad exacta, pero se calcula que era una huérfana de cinco años en el momento de ser adoptada tras vivir durante un tiempo en las calles de Seúl. Tuvo que aprender inglés y comenzar a estudiar en un idioma que no era el suyo.

Woody Allen nunca fue una figura paterna para Soon-Yi ni formó parte de su educación. El director comenzó una relación amorosa con Farrow en 1979, pero nunca compartieron el mismo techo. La pareja explicaba en primera persona del plural las particularidades de su vida en común a The New York Times en 1991, poco antes de su escandalosa ruptura. Por aquel entonces, seguían viviendo en apartamentos separados, cada uno situado a un extremo del extenso Central Park neoyorquino. Mantenían las distancias a pesar de haber tenido un hijo biológico, Ronan, y de haber adoptado a otros dos niños, Moses y Dylan.

Si viviéramos juntos, nuestra relación no habría funcionado, ahora estaríamos gritándonos el uno al otro, decía entonces el cineasta, quien enumeraba la infinidad de cosas que no tenía en común con su pareja".  A ella le gusta pasar todo el tiempo con los niños y yo prefiero pasarlo trabajando y tener solo un tiempo limitado con ellos, comentaba Allen. Su relación con Soon-Yi se hizo más estrecha cuando ella era ya universitaria y comenzó a participar en algunos de sus rodajes.

No es el primer bulo que ella ha tenido que desmentir sobre los orígenes de la relación con su marido. Su tía Tisa Farrow alimentaba el morbo asegurando que su sobrina contaba con un cociente intelectual de dos dígitos, muy inferior a la media de la población. La hija de Mia Farrow envió un comunicado a Newsweek en 1992, poco después de saltar a los tabloides por su relación con el director. No soy, ni de lejos, una florecita menor de edad con retraso mental a la que su malvado padrastro ha violado. Soy una estudiante de Psicología que resulta que se ha enamorado del ex novio de su madre. Admito que no es lo frecuente, pero no nos pongamos histéricos, decía en el texto. Son palabras no muy distintas a las que ha pronunciado ahora ante una periodista de The New Yorker.

Woody Allen y Mia Farrow junto a sus hijos Moses (izq.), Ronan (en brazos de Farrow), Dylan (de la mano de Allen) y Soon-Yi Previn (medio) en 1988.
Woody Allen y Mia Farrow junto a sus hijos Moses (izq.), Ronan (en brazos de Farrow), Dylan (de la mano de Allen) y Soon-Yi Previn (medio) en 1988.G3online

Tanto en las declaraciones que Soon-Yi dio entonces como en las actuales, el fantasma de los abusos recae en MiFarrow. Cuando yo era niña, ella me intentaba enseñar el abecedario con fichas de madera. A veces, si no lo hacía bien, me las lanzaba o las tiraba al suelo. ¿Qué niño iba a aprender con ese tipo de presión?, recuerda su hija en esta entrevista.

Su hermano Moses asegura haber sido también maltratado física y psicológicamente por su madre y coincide en negar que Allen abusara de Dylan cuando la niña tenía 7 años. Él había cumplido los 14 cuando comenzaron las acusaciones, mientras que su hermano Ronan,el defensor más mediático del testimonio de Dylan, apenas había cumplido los cuatro. 

En sus distintas declaraciones públicas, Moses recuerda que sí hay un miembro de su familia condenado por ese delito. John Charles Villiers-Farrow, hermano de Mia, de 72 años, cumple una condena de cárcel desde 2013 por abusar de forma reiterada de dos menores que vivían en su vecindario.

Moses considera que la corta edad de Dylan y Ronan facilitó que Mia Farrow pudiera manipularlos hasta hacerles creer una invención que era una forma de venganzay que, en realidad, podría redundar en la vida personal de la actriz y no en la de su hija.

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez

Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción