Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Aventura BLOGS Por Rosa Cullell
y Javier Martín del Barrio
TU LISBOA Y LA MÍA

Avante!, la fiesta de los últimos comunistas europeos

La vuelta del verano tiene en Portugal una cita anual ineludible, la del PCP, el partido patriótico, internacionalista y marxista leninista

Cartel de la fiesta el PC, en la plaza del Imperio en Lisboa.
Cartel de la fiesta el PC, en la plaza del Imperio en Lisboa.

Los comunistas portugueses han celebrado el pasado fin de semana su gran fiesta. La fiesta anual de Avante!, el periódico del partido que sigue vendiéndose en los quioscos del país. La primera fiesta fue en 1976. Estaba aún muy cerca la Revolución de los Claveles, la que el 25 de abril de 1974 acabó con la dictadura en Portugal.

El día de la inauguración de aquella primera fiesta, Álvaro Cunhal, secretario del Partido Comunista durante 31 años, se subió al escenario y dijo: “Esta fiesta de nuestro glorioso Avante, de nuestro glorioso Partido, es la más grande, más extraordinaria, más entusiasta, más fraternal y humana que se realiza en nuestro país”. Cunhal, un hombre de gran atractivo y férrea ideología marxista leninista (nunca aceptó la perestroika, ni abdicó del estalinismo), tenía toda la razón. Esa fiesta fue y sigue siendo, 41 años después, extraordinaria, única, no solo en Portugal, sino en toda Europa.

41 años después, la cita del PC en septiembre sigue siendo extraordinaria, única, no solo en Portugal, sino en toda Europa

Durante tres días de septiembre —generalmente el primer fin de semana—, más de 250.000 personas llenan las campas de Seixal —que el PC acabó por comprar gracias a suscripciones populares—. Ningún otro partido comunista europeo consigue atraer a cientos de miles de personas durante tres días, a familias enteras que van a escuchar debates sobre la eterna crisis del capitalismo, asisten a obras teatrales, juegan, beben bailan y escuchan a los mejores músicos. Este año pasaron por allí la Orquesta Sinfonietta de Lisboa, los mejores cantantes de fado, como Camané o Antonio Zambujo, y grupos de bossa nova, rock y ritmos africanos.

En 2018 se cumple el segundo centenario del nacimiento de Karl Marx, por lo que no podía faltar un debate sobre el padre del comunismo moderno y la vigencia de su filosofía (más vigente que nunca, por si había duda). Pero el programa de la fiesta era tan vasto que, mientras unos debatían sobre el socialismo científico otros jugaban al futbolín.

Fuerte de Peniche.
Fuerte de Peniche.

Al festejo de Avante! van portugueses y extranjeros, comunistas y democrata-cristianos. Cada uno lleva en la mochila su tique de entrada y el pensamiento que quiere. Son muchos los que van a comer, divertirse y echar una mirada a los productos artesanales que representan a cada región del país. De los pueblos del Alentejo se fletan autobuses para pasar el día aquí. El selfi más buscado es el de Jerónimo de Sousa, el actual secretario general (obrero metalúrgico de profesión), también un hombre muy esperado por las señoras en la pista de baile, debido a su buen ritmo.

Hace años que algunos auguran el fin de la fiesta, la caída de votos del PCP, pero ahí siguen, llenando escenarios. Porque los viejos comunistas, en Portugal, nunca mueren. Y cada familia comunista lusa —más aún si proviene del Alentejo— se ocupa de fortalecerlo con savia nueva. O sea, que hay fiesta y comunismo portugués para años.

Dibujo de Álvaro Cunhal, realizado en prisión.
Dibujo de Álvaro Cunhal, realizado en prisión.

El PC portugués, más que un partido (en torno al 8% de los votos) es una de las singularidades del país y su fiesta, una tradición. Cunhal tiene una buena avenida en Lisboa y tendrá un homenaje en el fuerte de Peniche. Su cárcel durante muchos años (15 en total, 8 en aislamiento), se reconvertirá en Museo de la Resistencia. El primer plan del Gobierno era hacer un restaurante bufé o cosa similar, pero el PC aún tiene fuerza para frenar algún desvarío y ser necesario para gobernar.