Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Negocios éticos

Vender armamento a una dictadura que no respeta los derechos humanos, o no vendérselos: he ahí la cuestión. Peligran muchos empleos de no hacerlo, de acuerdo, y es triste para los afectados que pueda ser así. Pero si las razones economicistas son las principales, y hasta las únicas, que deben primar en las tomas de decisión de los Gobiernos, se podría aceptar potenciar el comercio de drogas, el tráfico de personas, de órganos humanos para trasplantes, o muchas actividades que son muy rentables aunque sean ilícitas.

Pensemos en todo esto y no critiquemos con ligereza, por favor.

Dionisio Rodríguez Castro

Villaviciosa de Odón (Madrid)


Los trabajadores de Navantia exigen al Gobierno la venta de bombas a Arabia Saudí para evitar la posible pérdida de puestos de trabajo. Lamentable y triste espectáculo en el que lo más importante es nuestro bienestar, aunque sea a costa de vidas humanas. Mañana pediremos que se establezca la pena de muerte para crear puestos de trabajo como verdugos bien remunerados.

María Isabel Díez Velasco

Burgos

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.