Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Vuelta al cole

El líder de Podemos en Cataluña deja a propios y extraños con sus trifulcas en las mismísimas vísperas de la Diada de la Marmota

Xavier Domènech anunció ayer que deja sus cargos en el partido y el Parlament.
Xavier Domènech anunció ayer que deja sus cargos en el partido y el Parlament. Gianluca Battista (EL PAÍS)

Feo está que lo diga, pero empiezo el curso en un espléndido momento de forma. He tenido vacaciones. He comido, he bebido, he holgado. He trasnochado y dormido hasta las tantas. He vivido, vaya, y, salvo ciertos claros en ciertas zonas devastadas, aún conservo ese moreno de playa, playa que te hace la ilusión de ponerte lo que te falta y quitarte lo que te sobra ante el espejo por las mañanas. Lo malo, o lo bueno, de tanta holganza es que he desconectado de tal modo de la vida real, o la ficticia, nunca lo tengo claro, que no solo he olvidado la contraseña del portátil. También el nombre de los nuevos ministros y el de sus respectivos ramos, menos el de Transición Ecológica: desde aquí postulo al Nobel al autor de semejante haiku. Todo ello sin hablar del último minuto de la última hora del penúltimo grito en Cataluña: ¿Qué Torra? ¿Qué Llarena? ¿Qué recurso? Total que, recién regresada a galeras, no entiendo ni los titulares de mi periódico.

Se me afeará la conducta, se me reprenderá con que el periodismo es un sacerdocio y no estoy a la altura. Lo cierto es que la noche antes de la vuelta al cole, la que firma se subía por las paredes de la ansiedad, la versión adulta del me duele la tripa de los parvulitos, y no lloraba porque le daba vergüenza. Por eso comprendo tanto a Xavier Domenech, el líder de Podemos en Cataluña, que ha anunciado que deja la política diciéndoles a propios y extraños ahí os quedáis con vuestras trifulcas en las mismísimas vísperas de la Diada de la Marmota. Ideológicamente no comento, pero humanamente, Domenech me representa. Por cierto. que tanto él, como Torra y Llarena, lucen aún morenos de playa, playa. Espejismos. En tres duchas se nos va el lustre por el desagüe y estamos todos negros, dicho sea con todo el respeto a los afroamericanos, afroeuropeos, afroasiáticos, afrooceánicos y afroafricanos del globo. Y no del sol, precisamente.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS