Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El breve (y tormentoso) matrimonio entre la diva y el rockero

Ella, Cher; él, Gregg Allman, de Allman Brothers Band. Duración del matrimonio: nueve días. Qué pasó después: muchas cosas

Cher y Gregg Allman
Gregg Allman y Cher en una hamaca en el jardín de su casa de Beverly Hills, California (1977). Getty

La primera cita que tuvieron acabó en desastre. Él, Gregg Allman, melena rubia lisa, rockero de éxito al frente de The Allman Brothers Band, terminó aquella noche encerrado en el baño, inyectándose heroína. A ella, Cher, le espantó aquello. Venía de ocho años (1965 a 1974) de matrimonio con Sonny Bono, los últimos duros, con acusaciones por parte de ella de constantes infidelidades y de excesivo control. Y a los tres días de separarse de Bono, Cher (California, 1946) comenzó su relación con Gregg Allman (Tennessee, 1947- Georgia, 2017), un rockero problemático, con dinero suficiente para satisfacer su afición al alcohol y a las drogas duras. Gregg había sufrido como nadie la trágica muerte de su hermano Duane, que llevaba camino de ser uno de los mejores guitarrista de rock. Hay especialistas que lo colocan entre los mejores a pesar de su corta producción. Los dos, Duane y Gregg, y una panda de excelentes músicos, habían levantado esa institución del rock sureño llamada Allman Brothers Band. Pero Duane falleció en un accidente de moto en 1971. Tenía solo 24 años.

Cuando menos de dos semanas después del enlace ella telefoneó a Allman para decirle que aquello se había acabado, "él estaba tan colocado que no se enteró"


Gregg quedó destrozado tras la muerte de su hermano. Buscó refugio en las drogas y el alcohol. En una entrevista en 2016, Gregg dijo sobre su hermano: "Lloré mucho, todo lo que puede un hombre llorar. Ya no puedo llorar más, pero pienso en él y le echo de menos cada día de mi vida".

Con Gregg grogui, fue el bajista de los Allman Brothers, Berry Oakley, el que tiró del grupo. Pero volvió la tragedia. Justo un año después del accidente de Duane, Oakley falleció también en la carretera y a 200 metros de donde se estrelló Duane. Un macabro encadenamiento de coincidencias.

Cher y Gregg Allman en un evento celebrado en 1977.
Cher y Gregg Allman en un evento celebrado en 1977. Getty

Entonces fue el guitarrista Dickey Betts el que cogió el mando. Gregg tocaba y cantaba (de forma sublime), pero pasaba mucho tiempo ido. El primer disco al completo sin Duane, Brother and sisters (1973), fue un éxito, alcanzando el número uno en las listas de EE. UU. Meses después, la vida sentimental de Gregg adquiría las cotas de culebrón...

Cher se enamoró profundamente de Gregg. Eran una pareja glamurosa, antinaturalmente perfecta. Ella una diva del pop, él un rockero ceñudo, auténtico. Pero ella no pudo con las adicciones de él. A los nueve días de celebrarse la boda, se separaron. Cuenta el biógrafo de Cher, Randy Taraborrelli, que cuando menos de dos semanas después del enlace ella telefoneó a Allman para decirle que aquello se había acabado, "estaba tan colocado que no se enteró" de lo que ella le decía.

No, Cher no estaba preparada tan pronto para enamorarse de otro músico conflictivo. Con 16 años cayó en los brazos de Sonny Bono, que contaba 26. Se casaron cuando ella tenía 19 y formaron un dúo de pop (con querencia hippy) de éxito, Sonny y Cher, con temas que todavía hoy suenan poderosos, como I got you babe. En 1969 tuvieron un hijo, Chastity Sun (del que luego hablaremos) y dieron el salto a la televisón (con mucha audiencia) con programas como The Sonny and Cher Comedy Hour, de 1970 hasta 1974, año en el que se divorciaron. Lo que no sabía ella es que iba a tener otro divorcio bien pronto.

Cher en el aeropuerto de Londres con sus dos hijos: Chastity (luego Chaz, al cambiarse de sexo), de su relación con Sonny Bono; y Elijah Blue (en brazos), de su relación con Gregg Allman.
Cher en el aeropuerto de Londres con sus dos hijos: Chastity (luego Chaz, al cambiarse de sexo), de su relación con Sonny Bono; y Elijah Blue (en brazos), de su relación con Gregg Allman. Getty

Gregg Allman y Cher firmaron el divorcio a los nueve días de casarse. Pero se reconciliaron. La relación iba y venía constantemente. Vivían unos meses de amor y otros tantos de peleas. Cuando Cher decidió volver (profesionalmente) con su exmarido Bono para intentarlo de nuevo en 1976 con un programa de televisión, The Sonny and Cher Show, Allman decidió que la relación se había acabado definitivamente. Pero un nuevo viraje cambió esta historia. Cher le comunica a Allman que está embarazada de él. La pareja decide permanecer unida para criar al niño, que nace en 1976 con el nombre de Elijah Blue (también tendrá unas líneas en este artículo este chico). Incluso graban un disco juntos. Escogen un nombre de grupo bastante acorde con el machismo en el rock en los años setenta, Allman and Woman.

El título del álbum es Two the hard way (un juego de palabras que puede traducirse como 'dos por el camino difícil'). En la portada aparecen sus cuerpos entrelazados. Cher enseña las piernas, Gregg su melena rubia. El álbum recibió furibundas críticas. Esto es lo que escribió el especialista de la revista Rolling Stone: "Es difícil imaginar una combinación más inapropiada. Es la llegada al fango de Gregg Allman, y más de lo mismo para Cher". Sin embargo, escuchado hoy, sin prejuicios rockistas, el disco fue injustamente tratado. Es un álbum de soul pop con algunos momentos brillantes (como ese arranque con la canción Move me, muy a lo Barry White) y algunas baladas prescindibles. Eso sí, las ventas fueron ridículas. La pareja se separa definitivamente en 1979.

El hijo de la pareja, Elijah Blue (nació en 1976), heredó las dos aficiones de su padre: la música (Elijah Blue tiene una banda y ha trabajado con grupos como Thirty Seconds to Mars, de Jared Leto) y las adiciones. Elijah fue adicto a la heroína y a otras sustancias. Todo empezó muy joven: "En casa siempre ha habido grandes fiestas, llenas de músicos y otros artistas. Recuerdo a Andy Warhol en mi casa y cosas así. Desde los 11 años yo y mis amigos salíamos a las calles de Harlem en busca de problemas. Ahora lo pienso y es una locura: con esa edad y comprando drogas en Harlem". Elijah Blue Allman, que ha tenido relaciones con Paris Hilton, Nicole Ritchie o Kate Hudson, se casó hace unos años y dejó las drogas en 2008 después de pasar por una clínica de desintoxicación.

¿Y el otro hijo de Cher, el que tuvo con Sonny Bono? Pues hay novedades. Desde 2009, Chastity es Chaz: ya no es una mujer sino un hombre. Cher no acogió de buen grado que su hija le dijese que era lesbiana, así que su transformación tampoco le sentó nada bien. Los últimos años, sin embargo, han acercado posturas y se llevan mejor.

En mayo de 2017 murió, a los 69 años, Gregg Allman, debido a diversos problemas (había recibido un transplante de hígado unos años antes). Solo bebía agua y zumos desde 1997. "Me harté de vodka y de las drogas. Y recurrí a Dios porque necesitaba ayuda", dijo a finales de los noventa.

Nada más saberse la muerte del músico, su antigua pareja, Cher, escribió en sus redes sociales y utilizando los motes cariñosos con los que se denominaban: "No hay palabras para expresar lo que siento, Gui Gui". Y finalizó: "Por siembre, Chooch".

Y así finalizó una bonita historia de amor llena de disfuncionales episodios.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información