Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Hyperloop’ extremeño

Día tras día, los trenes extremeños se estropean camino a Madrid por fallas claras en el anticuado sistema del siglo pasado. Nuestros gobernantes nos endulzan la realidad con la llegada de un nuevo tren como si fuese un regalo, cuando el resto de la Península ya disfruta de ellos desde hace lustros. Nadie mueve un dedo. Es hiriente, incluso cómico, que después de tantos años Extremadura sea la única comunidad autónoma sin contar con el AVE. Y ¿saben ustedes qué? Que este humilde extremeño ya no quiere ese obsoleto tren que alcanza los 300 kilómetros por hora. Yo quiero el Hyperloop. Para cuando nos pusieran el citado pájaro, ya nadie querrá usarlo, así que ¿por qué no saltar directamente a la tecnología del futuro? Además, combina perfectamente con nuestro bajo nivel de vida, nuestros trajes regionales y nuestras casas de piedra en medio de la pradera. También tenemos sentido del humor, aunque duela.— Carlos Barrantes Saponi. Cáceres.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.