Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madonna, 60 años de provocador reinado

Ha vendido más de 300 millones de discos, ha removido clichés y vivido como ha querido. La cantante ya no tiene la influencia de los 80 y 90 pero, dispuesta a volver a dar que hablar, ultima su regreso

Madonna en su actuación en el Estadio Vicente Calderón en julio de 1990, vestida de Jean Paul Gaultier. / En vídeo, un repaso musical a los 'hits' de Madonna durante su carrera.

Lleva un tiempo retirada de la vida pública pero era indudable que Madonna reaparecería con motivo de su 60 cumpleaños que celebra este jueves. Su regreso es inminente, y el ya clásico ritual de eventos que preceden el lanzamiento de sus discos se ha puesto en marcha. El primero, el reportaje de portada del número de agosto de la revista Vogue Italia. Una sesión de fotos titulada Madonna en Lisboa: Tan solo un día desconectada de la vida, en la que la diva es retratada por Mert Alas y Marcus Piggot y cuyo título recupera un verso de uno de sus primeros éxitos, Holiday, de 1983. Una canción que presentaba al mundo a una chica de 25 años que bailaba con un descaro, sensualidad y fiereza nunca vistos hasta el momento, y que pronto sería una revolución no solo dentro del mundo de la música, sino también en la cultura y sociedad de finales del siglo pasado.

Hoy, cuando también se cumplen 35 años de la publicación de su primer disco, la reina del pop proclama que quiere seguir celebrando la vida. Su día a día transcurre en Lisboa, rodeada de sus hijos menores adoptados en Malaui, y sin pareja sentimental. Su influencia ya no es la que ejerció sin rival durante los años 80 y 90, pero su intención es la misma que cuando abandonó su casa de Michigan (EE UU) a los 17 años en busca de fama.

Madonna en la gala del Museo Metropolitano de Nueva York en mayo de 2018. ampliar foto
Madonna en la gala del Museo Metropolitano de Nueva York en mayo de 2018. GETTY

A los 60 años, Madonna está lista para volver a romper esquemas y cambiar mentalidades, aunque para ello tenga que provocar y molestar a muchos. Sus detractores, que con cada nuevo paso en su carrera anunciaban que sería su final, han tirado la toalla. Su trayectoria es única y hace tiempo que se escribe sin precedentes. Ya no están Michael Jackson, Prince o George Michael. Nadie ha durado tanto en un negocio dominado por hombres y donde la más veterana en activo es ella. Una sexagenaria que no ha dudado en denunciar el machismo y proclamar recientemente: “lo más polémico que he hecho nunca es permanecer”.

Ha vendido más de 300 millones de discos, ha recaudado 1.000 millones de euros en conciertos y es una de las mujeres más famosas de la historia. Sin embargo, en su relevancia y legado ha pesado tanto o más la influencia que ha ejercido sobre varias generaciones a través de una imagen transgresora y un mensaje recurrente en sus innumerables éxitos y resumido en un “exprésate como eres”. Icono de la modernidad, Madonna se ha caracterizado por no tener ni una carrera ni una vida convencionales. Huérfana de madre a los cinco años, se crio con un padre conservador y estricto en una familia numerosa. Allí se forjó su enorme capacidad para llamar la atención y su carácter rebelde. Siendo adolescente se vio sola en Nueva York, donde sobrevivió a una violación y se alimentó durante meses de palomitas de maíz. Le llevó seis años alcanzar el éxito, y cuando lo consiguió lo hizo para arrasarlo todo con una energía y personalidad que intimidaban y que parecían no tener miedo a nada.

Mientras millones de jovencitas se vestían y soñaban con ser como Madonna, ella se enfrentaba a la Iglesia y defendía los derechos de las minorías raciales, los homosexuales o los enfermos de sida en un momento en el que podía suponer arruinar tu carrera. Estuvo a punto de hacerlo con el lanzamiento del libro Sex en 1992, pero aquel riesgo hoy se ve como uno de sus mayores triunfos. Aunque ha tenido grandes amores, desde Sean Penn a Guy Ritchie pasando por Carlos León, padre de su primogénita Lourdes María, Madonna ha vivido sus rupturas como los grandes fracasos de su vida. Siempre ha reconocido que lleva dentro la necesidad de ejercer de madre tal y como manda la tradición en las familias católicas de origen italiano. Tras romper con el bailarín y modelo Brahim Zaibat hace cinco años, no se le ha vuelto a conocer novio. Madonna se ha centrado en sus hijos y en disfrutar de una vida alejada de los focos mientras sigue trabajando, aunque ya con un nivel de ambición más acorde al de una mujer madura que lo ha logrado prácticamente todo.

Las nuevas generaciones ya no la siguen. A Madonna le duele, le gustaría ser referente para ellos, pero lo cierto es que es a ella a la que no le interesa la era de las redes sociales. Los últimos años han sido habituales sus mensajes nostálgicos en Instagram, echando de menos los tiempos de gran creatividad artística juntos a amigos ya desaparecidos como Keith Haring, Basquiat, o Warhol. Hoy, Kim Kardashian tiene cinco veces más followers que ella. Sin embargo, nunca se ha planteado retirarse. El reto es volver a lanzar un gran disco, y está obsesionada con ello. Su batalla, seguir combatiendo el machismo especialmente hacia las mujeres maduras. Piensa seguir vistiendo como le dé la gana, y ya lo avisó en 1990 en el documental En la cama con Madonna: “Nunca he querido ser la mejor cantante ni la mejor bailarina. Quiero apretar los resortes de la gente, ser provocativa, y sobre todo política”. A los 60, se rumorea que en el nuevo disco ofrecerá su versión más reivindicativa, y aunque no de un modo explícito, se esperan dardos hacia Donald Trump y lo que representa. Lo opuesto a lo que ha significado Madonna.

Madonna en 1980, en 1985 con Rosanna Arquette y en 1990.
Madonna en 1980, en 1985 con Rosanna Arquette y en 1990. Cordon Press / GTRESONLIN

Más información