Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brigitte Bardot le declara la guerra al ministro francés de Ecología

La actriz llama “cobarde” a Nicolas Hulot, que le replica que es una “demagoga”

Brigitte Bardot y el ministro de Transición Ecológica, Nicolas Hulot
Brigitte Bardot y el ministro de Transición Ecológica, Nicolas Hulot AFP

Guerra entre ecologistas prominentes. Y entre estrellas del firmamento francés. Porque además de defensora de los animales, Brigitte Bardot sigue siendo una de las grandes musas del cine galo. Pero Nicolas Hulot tampoco es un peso pluma. El hombre que, desde hace algo más de un año, ocupa la cartera de Transición Ecológica es también un famoso activista medioambiental y antigua estrella televisiva. Cortejado por anteriores presidentes, a los que siempre dijo no, se convirtió en uno de los fichajes estrella del Gobierno de Emmanuel Macron. La antipatía mutua entre Bardot y Hulot era conocida. La tensión entre ambos había ido creciendo en los últimos meses. Ahora ha estallado.

Para Bardot, que hace poco más de dos semanas fue recibida por Macron en el Elíseo, Hulot es un “cobarde de primera categoría”, según declaró este fin de semana. Bardot es una “demagoga”, replicó el ministro el domingo. No parece que ninguno tenga intención de disculparse ni dar marcha atrás.

“Él, que es un ministro, actúa como si no tuviera poder alguno. Es un cobarde de primera categoría. Un indeciso. Un tipo que no sirve para nada”, sostuvo Bardot, cuyas opiniones políticas suelen ser controvertidas, en una dura entrevista publicada el sábado en el diario regional Var Matin, en la que además reclamaba la dimisión de Hulot. El domingo, Hulot llamó a Bardot, según reveló esta en un comunicado no menos hiriente que la entrevista y que publicó en Twitter.

“Este domingo 12 de agosto me despertó una llamada telefónica a las 10 de la mañana de un Nicolas Hulot rabioso que me trató de cobarde, de meliflua ante el presidente y que me confesó que sus expedientes estaban bloqueados por el Elíseo y que no podía hacer nada”, escribió la actriz, de 83 años, que reveló que, ante el tono cada vez más tenso de la conversación, colgó el teléfono.

Un extremo que Hulot confirmó horas más tarde a la emisora France Info, aunque no quiso entrar en detalles de la conversación. “Sí, confirmo que llamé a Brigitte Bardot (…) no hay nada mejor ni más útil que una conversación franca y espontánea, algo que visiblemente Brigitte Bardot no deseó continuar ya que, a partir del momento en el que empecé a desarrollar ciertos argumentos, la señora Bardot prefirió colgarme”.

Pero no se quedó ahí. El ministro, visiblemente enfadado, arremetió por su parte contra Bardot. “¿De qué lado queda la cobardía cuando se insulta desde la distancia, tranquilamente desde su propiedad (en Saint-Tropez) y se hace demagogia sobre los animales?”, se preguntó Hulot.

“No soporto más a los demagogos de cualquier calaña”, continuó el ministro ante los micrófonos de la radio. “No dudo de que ella haya trabajado mucho (en la causa animal), y lo ha hecho a veces con valor y brío (…) pero llega un momento en el que hay que dejar de ceder ante la simpleza, dejar de dar consejos a distancia. Es muy simpático, pero eso no hace avanzar la causa”, agregó Hulot quien, en un último golpe, consideró que los esfuerzos de la actriz “no han sido siempre útiles” porque “la defensa de los animales es más compleja de lo que se piensa”.

La antipatía entre Bardot y Hulot no es nueva. La actriz ya dejó claro su disgusto con el hoy ministro en la biografía que publicó a comienzos de año, Lágrimas de combate. En ella, fustiga tanto al expresidente Nicolas Sarkozy como a Hulot, a los que llama “dos grandes decepciones” políticas sobre la protección de los caballos y el abatimiento de lobos, un tema por el que Bardot ya fustigó a Hulot en otra entrevista con Le Monde en enero. La actriz también ha criticado al presidente Macron por su política hacia los animales. Bardot se quejó públicamente de que el presidente no hizo ni caso a dos cartas que le envió sobre el tema el año pasado. Hace dos semanas, la recibió en el Elíseo a puerta cerrada. La actriz calificó el encuentro de “positivo” y dijo salir “llena de esperanza e impaciencia”. Ahora carga de nuevo contra su mano derecha en la materia. Hulot ha dejado claro que no permitirá que ella tenga la última palabra. “No utilizo a los medios para abrir mis úlceras. Pero si ella funciona así, me va a encontrar sobre el terreno”, le advirtió a la actriz.