Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olimpiada Internacional de Física

Veo las noticias y entre pachangas de pretemporada y la eterna sorpresa del calor en verano, no hay mención para el mayor logro español del pasado fin de semana. El sábado, en Lisboa, Alejandro Epelde Blanco se alzaba con una medalla de oro en la Olimpiada Internacional de Física. Esta competición reúne anualmente a los mejores estudiantes preuniversitarios de 90 países para enfrentarlos a dos duros exámenes (práctico y teórico) en los que resuelven problemas de muy alto nivel. Entre estos 450 alumnos, Alejandro ha conseguido la primera medalla de oro en la historia de la delegación española —que ha vuelto con otras dos medallas de bronce y una mención de honor— después de 40 años participando. Si hubiera conseguido ese resultado con pasaporte estadounidense, o chino, las puertas de las mejores Universidades de su país se abrirían gratuitamente para recibirle; y las instituciones educativas a las que ha representado se harían eco de su éxito. Alejandro es español y nuestras preocupaciones y las de nuestras instituciones no son ni la ciencia ni la educación. Es hora de replantearnos lo que de verdad nos importa como sociedad, pues esto condicionará nuestro futuro.— Jaime Redondo Yuste. Leganés (Madrid).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.