Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El talismán de la selección inglesa es un chaleco de 80 euros

Las ventas de la prenda que viste el seleccionador Gareth Southgate se han disparado porque miles de aficionados prometen lucirlo este miércoles en la semifinal

Chaleco Southgate
La prensa británica ya ha declarado este miércoles como el miércoles del chaleco. En la imagen, Gareth Southgate celebrando la victoria de Inglaterra frente a Suecia el pasado 7 de julio.

El miércoles, Inglaterra se enfrenta a Croacia en lo que será su tercera aparición en las semifinales de un Mundial de Fútbol. La primera fue en 1966, y el combinado de los tres leones terminó ganando aquel torneo, que jugó como local. La siguiente fue en Italia 90, y cayeron en la tanda de penaltis ante Alemania. La imagen de aquel partido fueron las desconsoladas lágrimas de Paul Gascoigne tras la eliminación. Las de este miércoles, pase lo que pase al final del encuentro, será la de una nación que se ha conjurado para clasificarse para su segunda final ataviada con un… chaleco. En un giro inesperado de los acontecimientos, Inglaterra no solo se ha colado entre los cuatro mejores de este Mundial con una generación de futbolistas de la que poco cabía esperar, sino que, además, su entrenador, Gareth Southgate (Reino Unido, 1970), se ha convertido en un icono de estilo gracias al chaleco de Marks & Spencer que luce en cada partido del equipo. La prenda, que cuesta unos 80 euros –justo lo mismo que la réplica de la camiseta diseñada por Nike que visten los jugadores– ha despertado un renovado furor por el controvertido chaleco, una de esas prendas que cuesta bastante saber si son signo de ponderada elegancia o mamarrachada retórica.

La prensa británica ya ha declarado este miércoles como el miércoles del chaleco. Las ventas de la prenda han subido un 35% en estas semanas y una ONG dedicada a la investigación del cáncer ha orquestado una campaña de donaciones a través de la adquisición y exhibición de esta cosa sin mangas durante el partido del miércoles. Incluso la marca Huawei publicó un tuit en el que promocionaba el zoom de la cámara de su último modelo de smartphone con una imagen al detalle de un punto del chaleco donde podía leerse cosida la leyenda “it’s coming home” (se viene para casa). La frase es una referencia al clásico tema que compusieron Baddiel, Skinner y Lightning Seeds para la selección inglesa en la Eurocopa de 1996, que se jugó en las islas y en la que el combinado inglés también alcanzó las semifinales, cayendo, como es tradición, en los penaltis contra Alemania. De hecho, la tanda de penas máximas con la que eliminaron a Colombia en octavos de final de este Mundial de Rusia es la primera que ganan los ingleses en toda la historia de los mundiales.

Las ventas del chaleco han subido un 35% en estas semanas y una ONG ha orquestado una campaña de donaciones a través de la adquisición de esta cosa sin mangas durante el partido del miércoles.
Las ventas del chaleco han subido un 35% en estas semanas y una ONG ha orquestado una campaña de donaciones a través de la adquisición de esta cosa sin mangas durante el partido del miércoles. Getty

Los motivos por los que Gareth Southgate, antiguo marine, futbolista de equipos como Aston Villa o Crystal Palace y preparador de clubes como el Middlesbrough, luce la prenda tienen que ver tanto con esa nueva sensibilidad estética que ha invadido el vestuario de los preparadores de clubes de fútbol como con el supuesto homenaje que el inglés rinde a su padre, quien al parecer gustaba de vestir chaleco hasta para bajar a comprar té.

Según narra en The Guardian el crítico Nichola Lezard a propósito de esta renovada fiebre por este atavío, su origen se encuentra en Nepal, donde el propio escritor adquirió su primer chaleco hace dos décadas. Desde entonces, en contra de las modas y de lo complicado que ha sido hasta hace poco para un hombre vestir algo cuya utilidad es nula a no ser que lleves reloj de bolsillo, Lezard ha sido un defensor convencido del chaleco. De cualquier modo, el hombre tiene sus dudas sobre la forma en que lo viste Southgate. A diferencia del preparador, él es de la escuela de dejar el botón inferior sin abrochar, algo que al parecer data de la época de Eduardo VII, un tipo demasiado orondo como para ser capaz de abrocharse el chaleco entero sin reventarlo. Eso sí, Lezard defiende la opción del seleccionador inglés de vestirlo sin americana, aunque en Marks & Spencer igual no están tan contentos con esto último, pues también venden el traje de tres piezas oficial de la selección por 300 euros. Ahora mismo deben tener miles de pantalones y americanas huérfanas.

Sea como sea, lo que está claro es que este miércoles será el día del chaleco en Inglaterra y algunos fans están informando de su intención de vestirlo sobre la camiseta oficial de la selección, algo que no haría ni Lezard, ni Eduardo VII ni mucho menos el padre de Southgate, pero que está mucho más en sintonía con la idea del seguidor del combinado inglés que tiene el mundo. Que estén en semis ya es bastante sorpresa, tampoco hace falta que ahora se conviertan todos en finos. El mundo igual está preparado para que ganen otro Mundial, pero no para que, de golpe, sean la afición más elegante del planeta. Para eso están los franceses.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información