Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ICON PARA SWATCH

Quim Gutiérrez y el tiempo: una conversación sobre relojes, momentos y hacerse mayor

Hablamos con el actor, nueva imagen de la gama SKIN IRONY de Swatch, sobre amores, etapas de la vida, el primer reloj que perdió y el secreto para elegir uno perfecto

Realización: Quique Oñate. Edición: Paula D. Molero. Estilismo: Victoria Zárate.

Quim Gutiérrez es imagen de la nueva colección SKIN IRONY de Swatch. Y nos pareció la persona perfecta con la que poder tener una conversación sobre el tiempo: pese a que no recuerda quién le enseñó a leer las agujas del reloj, aprovechó para confesar durante nuestro encuentro que uno de sus traumas de infancia fue perder su primer reloj de pulsera.

De todos modos a Quim –uno de los actores más solicitados de España, que ha protagonizado campañas internacionales de moda y tiene además una legión de admiradores en las redes sociales que están pendientes de su estilo– el tiempo es algo que no le preocupa demasiado. Afirma que no le preocupa envejecer, que con ocho horas le basta para afrontar un nuevo día y que su hora favorita del día es el amanecer, cuando madruga y no hay demasiado ruido a su alrededor.

Sin embargo, cada vez necesita más tiempo para cuestiones más importantes, como enamorarse. “Creo que de adolescente es más fácil enamorarse de alguien. Hay una primera impresión que cuenta, pero yo no creo mucho en el amor a primera vista”. Otro asunto laborioso: elegir un reloj. “Yo no voy a comprar mucho, pero cuando lo hago me tomo tiempo e intento razonar lo que compro. Tengo una batería de preguntas y se trata de buscar respuestas con cada elemento que tienes en las manos. Si hay más síes que noes, te lo quedas”.

¿Y si el tiempo se pudiese flexionar para volver atrás? Quim duda ante esta cuestión. “Por un lado no volvería a ningún momento de mi vida para cambiar nada, ya que hasta lo peor que he hecho me ha ayudado a ser mejor persona. Pero supongo que, si pudiera, intentaría no hacer daño a alguien a quien se lo hice”.

La primera colección SKIN de Swatch nació hace más de 20 años, en 1997. Desde entonces, la gama se ha ido reinventando hasta llegar a SKIN IRONY, ahora la más adulta y clásica de toda la oferta de Swatch. Bajo la premisa #FutureClassic, SKIN IRONY nace con la intención de convertirse en un reloj que va a resultar clásico y moderno hoy al igual que podría haber resultado clásico y moderno diez años atrás o veinte años en el futuro. Para ello, los ocho modelos disponibles presumen de diseños sobrios y discretos, muy finos (5,8 milímetros, exactamente) y una combinación de acero inoxidable y cristal.

Una forma estupenda de sentir el paso del tiempo sin que pese demasiado. Algo que Quim lleva estupendamente, según confiesa. “Llevo muy bien la idea de hacerme viejo. De hecho, en mis últimas entrevistas hablo más de cómo me gustaría ser con 65 años que de lo que echo de menos de cuando tenía 20”. La parte buena es que tiene un reloj que le servirá para ambas etapas.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.