Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez libros de esta semana

Uwe Timm, Cees Nooteboom, Mónica Ojeda y Marta Sanz, entre los autores reseñados

  • A lo largo de las décadas de 1930 y 1940, un puñado de científicos alemanes concibió la posibilidad de intervenir en el orden social mediante la selección y manipulación de seres humanos; los practicantes de la eugenesia se beneficiaron de las fantasías raciales de los políticos nacionalsocialistas y su control de las poblaciones: con el apoyo explícito de Adolf Hitler, los eugenistas alemanes esterilizaron forzosamente a 275.000 personas, asesinaron a miles de enfermos mentales y personas con discapacidad, practicaron cientos de experimentos con prisioneros y ofrecieron la legitimación pseudocientífica para el exterminio de seis millones de judíos y casi un millón de miembros de la etnia romaní.
    1La negación de la negación A lo largo de las décadas de 1930 y 1940, un puñado de científicos alemanes concibió la posibilidad de intervenir en el orden social mediante la selección y manipulación de seres humanos; los practicantes de la eugenesia se beneficiaron de las fantasías raciales de los políticos nacionalsocialistas y su control de las poblaciones: con el apoyo explícito de Adolf Hitler, los eugenistas alemanes esterilizaron forzosamente a 275.000 personas, asesinaron a miles de enfermos mentales y personas con discapacidad, practicaron cientos de experimentos con prisioneros y ofrecieron la legitimación pseudocientífica para el exterminio de seis millones de judíos y casi un millón de miembros de la etnia romaní. Ir a noticia
  • Sin caer en la blasfemia, es posible declarar que una de las maneras de entender la secreta alquimia de la creación literaria sea considerarla una suerte de transubstanciación. Con tal acto de fe, podemos aceptar que las circunstancias físicas y espirituales del autor se convierten literalmente en el texto que tenemos entre manos. En ciertos casos (Proust por ejemplo) el milagro es más evidente; en otros (Homero) menos. En todos, sólo el lector es capaz de declarar ante un libro si efectivamente esto es eucaristía.
    2El autor de los milagros Sin caer en la blasfemia, es posible declarar que una de las maneras de entender la secreta alquimia de la creación literaria sea considerarla una suerte de transubstanciación. Con tal acto de fe, podemos aceptar que las circunstancias físicas y espirituales del autor se convierten literalmente en el texto que tenemos entre manos. En ciertos casos (Proust por ejemplo) el milagro es más evidente; en otros (Homero) menos. En todos, sólo el lector es capaz de declarar ante un libro si efectivamente esto es eucaristía. Ir a noticia
  • De Thyboron (Dinamarca) a Harlingen (Países Bajos) a bordo del velero Ismael. Un nuevo holandés errante narra en tiempo real su singladura junto a su hija María y su osito de peluche, Flappy. En el mar se diría un relato de aventuras, pero no lo es. Podría entenderse como una historia de heroísmo, pero no lo es. Si acaso una entrañable historia de debilidad humana en un entorno hostil, el épico relato intimista (y no es un oxímoron) que Heijmans construye con escasos mimbres, un hipnótico estilo telegráfico que encadena frases simples que van conformando algo muy parecido a un diario de a bordo o a un cuaderno de bitácora, y que en realidad es el monólogo interior con el que un padre hostigado por el sistema se desahoga afrontando precisamente la posibilidad de ahogarse en el mar del fracaso personal.
    3Del mar como introspección De Thyboron (Dinamarca) a Harlingen (Países Bajos) a bordo del velero Ismael. Un nuevo holandés errante narra en tiempo real su singladura junto a su hija María y su osito de peluche, Flappy. En el mar se diría un relato de aventuras, pero no lo es. Podría entenderse como una historia de heroísmo, pero no lo es. Si acaso una entrañable historia de debilidad humana en un entorno hostil, el épico relato intimista (y no es un oxímoron) que Heijmans construye con escasos mimbres, un hipnótico estilo telegráfico que encadena frases simples que van conformando algo muy parecido a un diario de a bordo o a un cuaderno de bitácora, y que en realidad es el monólogo interior con el que un padre hostigado por el sistema se desahoga afrontando precisamente la posibilidad de ahogarse en el mar del fracaso personal. Ir a noticia
  • José Martínez, director de Ruedo Ibérico, opinaba que ETA, al margen del terror y gracias al terror, era la única organización opositora que disponía de una verdadera estrategia política. El libro de Rogelio Alonso viene a probarlo, sobre la base de una exhaustiva labor investigadora que ha tenido a su disposición los informes de las instituciones encargadas de la acción antiterrorista, incluido el CNI. La pregunta es crucial: ¿cómo es posible que tras décadas de sufrimiento, bajo la apariencia del triunfo de la paz, sigan imperando en Euskadi y en Navarra el discurso y los rituales de los terroristas derrotados?
    4Amarga victoria José Martínez, director de Ruedo Ibérico, opinaba que ETA, al margen del terror y gracias al terror, era la única organización opositora que disponía de una verdadera estrategia política. El libro de Rogelio Alonso viene a probarlo, sobre la base de una exhaustiva labor investigadora que ha tenido a su disposición los informes de las instituciones encargadas de la acción antiterrorista, incluido el CNI. La pregunta es crucial: ¿cómo es posible que tras décadas de sufrimiento, bajo la apariencia del triunfo de la paz, sigan imperando en Euskadi y en Navarra el discurso y los rituales de los terroristas derrotados? Ir a noticia
  • Con su anterior novela, Nefando (2016), la ecuatoriana Mónica Ojeda (Guayaquil, 1988) fue saludada como una de las más poderosas novelistas latinoamericanas actuales. Aquella trama en torno a un videojuego de la web profunda y la memoria de abusos infantiles elevaba el terror muy por encima de las convenciones del género. Antes bien, para Ojeda (como para Mariana Enriquez, Juan Cárdenas o Samanta Schweblin), el miedo era la puerta de acceso a una extrañeza fundamental que el crítico Mark Fisher llama “lo espeluznante”: la aparición de lo impropio y disonante (el unheimlich freudiano) precisamente en los lugares donde se asienta nuestro principio de realidad. Para los personajes de Ojeda ese campo de batalla extranjero era el propio cuerpo.
    5Carne de mi carne Con su anterior novela, Nefando (2016), la ecuatoriana Mónica Ojeda (Guayaquil, 1988) fue saludada como una de las más poderosas novelistas latinoamericanas actuales. Aquella trama en torno a un videojuego de la web profunda y la memoria de abusos infantiles elevaba el terror muy por encima de las convenciones del género. Antes bien, para Ojeda (como para Mariana Enriquez, Juan Cárdenas o Samanta Schweblin), el miedo era la puerta de acceso a una extrañeza fundamental que el crítico Mark Fisher llama “lo espeluznante”: la aparición de lo impropio y disonante (el unheimlich freudiano) precisamente en los lugares donde se asienta nuestro principio de realidad. Para los personajes de Ojeda ese campo de batalla extranjero era el propio cuerpo. Ir a noticia
  • Estos son un par de libros oportunos para los interesados en la primera limpieza étnica del siglo XXI, la que sufren los rohinyá, una minoría étnica de fe musulmana que está siendo metódicamente expulsada de Myanmar por los militares a lomos del odio azuzado por el clero budista. Ambos profundizan en el contexto político, social e histórico de una persecución que ha roto el embrujo, que ha ensombrecido lo que comenzó en 2010 como una transición modélica hacia la democracia con una Nobel de la Paz como símbolo y poder en la sombra. Rohinyá, de Alberto Masegosa, delegado de la agencia Efe para el sudeste asiático, es un libro concebido como una primera aproximación en español a los rohinyá, “la pieza que nunca ha encajado en el rompecabezas” birmano.
    6Limpieza étnica del XXI Estos son un par de libros oportunos para los interesados en la primera limpieza étnica del siglo XXI, la que sufren los rohinyá, una minoría étnica de fe musulmana que está siendo metódicamente expulsada de Myanmar por los militares a lomos del odio azuzado por el clero budista. Ambos profundizan en el contexto político, social e histórico de una persecución que ha roto el embrujo, que ha ensombrecido lo que comenzó en 2010 como una transición modélica hacia la democracia con una Nobel de la Paz como símbolo y poder en la sombra. Rohinyá, de Alberto Masegosa, delegado de la agencia Efe para el sudeste asiático, es un libro concebido como una primera aproximación en español a los rohinyá, “la pieza que nunca ha encajado en el rompecabezas” birmano. Ir a noticia
  • “Este es el libro por el que Marta Sanz estuvo a punto de dejar de escribir”, leemos sorprendidos en la contraportada de 'Amor fou', publicado en 2013 por el sello de Miami Bravura Books. Y sin embargo, a medida que vamos leyendo comprendemos las posibles razones que en 2004 llevaron a la autora a tal punto. Porque si desde el principio nos sentimos atrapados en una atmósfera bergmaniana, progresivamente esta se va emponzoñando hasta hacerse casi asfixiante, dada la perversidad de las pasiones que se desanudan y los sentimientos punzantes que entran en combate.
    7Espasmos del corazón “Este es el libro por el que Marta Sanz estuvo a punto de dejar de escribir”, leemos sorprendidos en la contraportada de 'Amor fou', publicado en 2013 por el sello de Miami Bravura Books. Y sin embargo, a medida que vamos leyendo comprendemos las posibles razones que en 2004 llevaron a la autora a tal punto. Porque si desde el principio nos sentimos atrapados en una atmósfera bergmaniana, progresivamente esta se va emponzoñando hasta hacerse casi asfixiante, dada la perversidad de las pasiones que se desanudan y los sentimientos punzantes que entran en combate. Ir a noticia
  • Vista de cerca, sin reclamos profesorales, a la homogénea generación llamada del medio siglo se le ven demasiado los costurones. Cierto que la prosa que caracterizó su compromiso político ha determinado su adscripción realista, pero lo que entonces reflejaban esos libros tiene hoy las trazas de una pesadilla si se leen haciendo emerger su réplica simbólica, cosa nada difícil a poco que nos empeñemos. Por lo demás, la mayoría de sus miembros, aunque leales al convenio ideológico de no desistir de la denuncia, optaron por registros más serpenteantes, sin prescindir de la veracidad, pero desviándose de los rudimentos de la crónica. El caso de Antonio Ferres (Madrid, 1924) es singularmente pesaroso al mantenerlo anclado, a pesar de su copiosa obra, como autor de La piqueta (1959) y Los vencidos (1962), y esta novela no se pudo leer, por la acción de la censura y luego por el olvido, hasta la edición de Gadir de 2005. De modo que Ferres parece un escritor en irrupción constante, precisamente gracias a la editorial Gadir, que lleva años recuperando los libros de quien resignadamente tituló sus recuerdos autobiográficos Memorias de un hombre perdido (Debate, 2002).
    8Que no salte el prejuicio Vista de cerca, sin reclamos profesorales, a la homogénea generación llamada del medio siglo se le ven demasiado los costurones. Cierto que la prosa que caracterizó su compromiso político ha determinado su adscripción realista, pero lo que entonces reflejaban esos libros tiene hoy las trazas de una pesadilla si se leen haciendo emerger su réplica simbólica, cosa nada difícil a poco que nos empeñemos. Por lo demás, la mayoría de sus miembros, aunque leales al convenio ideológico de no desistir de la denuncia, optaron por registros más serpenteantes, sin prescindir de la veracidad, pero desviándose de los rudimentos de la crónica. El caso de Antonio Ferres (Madrid, 1924) es singularmente pesaroso al mantenerlo anclado, a pesar de su copiosa obra, como autor de La piqueta (1959) y Los vencidos (1962), y esta novela no se pudo leer, por la acción de la censura y luego por el olvido, hasta la edición de Gadir de 2005. De modo que Ferres parece un escritor en irrupción constante, precisamente gracias a la editorial Gadir, que lleva años recuperando los libros de quien resignadamente tituló sus recuerdos autobiográficos Memorias de un hombre perdido (Debate, 2002). Ir a noticia