Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los científicos y médicos españoles se unen para exigir leyes contra las pseudociencias

El presidente de la COSCE afirma que "lo que no esté contrastado científicamente no debe estar en las farmacias"

Los presidentes de la COSCE y FACME, Nazario Martín y Fernando Carballo.
Los presidentes de la COSCE y FACME, Nazario Martín y Fernando Carballo.

Las sociedades científicas y médicas españolas se han unido hoy por primera vez para arremeter contra las pseudociencias y las pseudoterapias, que pretenden “convertir la ignorancia en un gran negocio a costa de la cultura, la seguridad y la salud de los ciudadanos”, en palabras del químico Nazario Martín, presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), que agrupa a 82 asociaciones.

“No basta con concienciar. Es necesario legislar para combatir tanto las pseudoterapias como los actos o movimientos que las promueven y salvaguardar la salud pública”, ha clamado Fernando Carballo, presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME). El acto, celebrado en Madrid, ha sido el primero organizado de manera conjunta por FACME y la COSCE.

“No se puede engañar al ciudadano y meterle la mano en su bolsillo”, ha advertido el químico Nazario Martín

Los científicos que han participado en la jornada han puesto nombre y apellidos a algunas de estas pseudoterapias: homeopatía, reiki, flores de Bach, naturopatía, fitoterapia, aromaterapia, bioenergía, magnetoterapia, hidroterapia, oligoterapia, toque terapéutico, acupuntura. “No se puede engañar al ciudadano y meterle la mano en su bolsillo”, ha advertido Martín. “Nosotros como médicos no nos sentimos amenazados por las pseudoterapias. Los que están amenazados son los ciudadanos”, ha remachado Carballo.

Los dos portavoces han abogado por una reforma de las farmacias. “Todo aquello que no esté contrastado científicamente no debe estar en las farmacias”, ha defendido el presidente de la COSCE. Carballo, por su parte, ha pedido que por lo menos estas pseudoterapias estén claramente separadas de los medicamentos, “separar la farmacia de la parafarmacia, porque ahora está todo mezclado”. A juicio del clínico, “el farmacéutico tiene que explicar que eso no es un tratamiento médico”.

Hace un año, un informe de la Real Academia Nacional de Farmacia advirtió de que “desde un punto de vista científico no hay argumentos que apoyen la eficacia de los medicamentos homeopáticos y justifiquen su utilización clínica”. El documento alertaba también de que "este método terapéutico puede crear falsas expectativas, sustituir a los tratamientos con eficacia demostrada, retrasar la consulta médica, etcétera y pueden poner en riesgo la salud de los ciudadanos".

“No basta con concienciar. Es necesario legislar para combatir las pseudoterapias", urge el médico Fernando Carballo

Nazario Martín, catedrático de Química Orgánica en la Universidad Complutense de Madrid, ha celebrado que los cursos de pseudociencia estén desapareciendo progresivamente de las universidades españolas. “Una universidad no es lugar para un curso de pseudociencia. Este tipo de cosas hay que evitarlas”, ha zanjado. El próximo año será el primero en el que la universidad pública española no tendrá ninguna asignatura dedicada a la homeopatía.

El biólogo Enrique J. de la Rosa, presidente de la Asociación Española de Científicos, ha celebrado que el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya nombrado “a un ministro de Ciencia y a una de Sanidad combativos contra la pseudociencia”. De la Rosa, científico del Centro de Investigaciones Biológicas, en Madrid, ha lamentado que internet se haya convertido en “una fuente inagotable de desinformación” y ha recordado el caso del niño de seis años que en 2015 murió por una difteria en Olot, al no estar vacunado.

En el acto también ha habido lugar para la autocrítica. La investigadora Sonsoles Martín Santamaría, secretaria general de la Real Sociedad Española de Química, ha explicado que, en muchas ocasiones, las pseudoterapias “llenan un vacío en la relación entre el médico y el paciente”, en un sistema sanitario saturado y a veces deshumanizado. “Hay pacientes que llegan en situaciones emocionalmente muy difíciles, con depresión, experiencias personales muy duras o enfermedades terminales”.

El presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas, Fernando Carballo, ha hecho un llamamiento a acabar con “la posición paternalista médica” y a dialogar más con los pacientes sobre sus tratamientos. Pero ha sido muy claro: “La práctica clínica y la atención sanitaria están basadas en el conocimiento científico. Punto”.

Más información