Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo delirio de Kanye West: compra una foto del baño lleno de drogas de Whitney Houston para la portada de un disco

El músico ha decido pasarse media vida cabreando a todo el mundo y la otra media siendo uno de los mayores genios creativos de esta década

Kanye West
Kanye West durante un concierto en Nueva Jersey en 2016. Getty

Una imagen del baño de Whitney Houston (EE UU, 1963–2012) sacada en 2006 en su casa de Atlanta, Georgia, es la portada de Daytona, el nuevo álbum del rapero Pusha T. Todo indica que el productor del disco, Kanye West (EE UU, 1977), ha sido quien ha insistido en que esta foto fuera la portada del largo y ha abonado por los derechos unos 70.000 euros.

La historia podría parecer un homenaje a la finada estrella del pop, pero el asunto es mucho más escabroso. La imagen fue sacada por la cuñada de Whitney, Tina Brown, y en ella se ve el deplorable estado en el que se hallaba en 2006 la cantante. Se ve en la foto todo tipo de parafernalia relacionada con el mudo de las drogas. Desde pipas para fumar crack hasta cucharas cubiertas de polvo blanco.

La historia podría parecer un homenaje a la finada estrella del pop, pero el asunto es mucho más escabroso. La imagen fue sacada por la cuñada de Whitney, Tina Brown, y en ella se ve el deplorable estado en el que se hallaba en 2006 la cantante

La familia de Whitney, obviamente, no está muy contenta con la última ocurrencia de un Kanye West, que en las últimas semanas está yendo un paso más allá en su ya proverbial capacidad para pasarse media vida cabreando a todo el mundo y la otra media siendo uno de los mayores genios creativos de esta década. “Estamos extremadamente decepcionados con el hecho de que Kanye haya elegido esta imagen”, se lee en un comunicado emitido por la familia de Whitney.

En el momento en el que fue sacada la instantánea, según narraba Tina Brown, la cantante consumía de golpe lo que se conoce como una "bola ocho", que equivale a una dosis de un octavo de onza (3,5 gramos) de crack. “La verdad debe saberse”, declaraba entonces Brown. “Whitney no puede salir de las drogas. Consume cada día. Es muy feo. Todos estamos muy asustados de que en cualquier momento vaya a sufrir una sobredosis”.

En aquella época, Whitney Houston negaba consumir crack y sus amigos y portavoces insistían en que era demasiado rica como para tomar esa droga, base de cocaína consumida por su bajo precio y sus inmediatos efectos por las clases más desfavorecidas en EE UU. Pero el tema es que la cantante se había vuelto extremadamente paranoica. Apenas salía del baño, en el cual había incluso perforado un agujero en la pared para poder observar que sucedía al otro lado.

La única persona que hasta ahora se ha declarado a favor de esta elección como imagen de portada del álbum de Pusha T ha sido el sobrino de Whitney, Gary Michael Houston. “No deseo crear polémica, pero mi opinión es otra respecto a este asunto. La gente se va a cebar en Pusha T y en Kanye diciendo que hay maldad y afán de publicidad en su decisión, pero yo entiendo la relación que hay entre la foto y el contenido del disco”.

Gary se ha confesado fan de este Daytona , para la prensa el mejor disco editado por el rapero en toda su carrera. “Kanye y Pusha T pertenecen a otro tiempo, al actual. Y pueden permitirse pagar los derechos de una foto como esta para crear un concepto visual que acompañe sus creaciones musicales. Bienvenido sea”. Para el sobrino la culpa original es de Tina: fue la primera quien, sacando esa instantánea que en 2006 y publicada en National Enquirer, violó la intimidad de su tía.

Esta es la fotografía del baño de Whitney Houston que ha servido como portada del último disco de Pusha T, 'Daytona'. El productor del disco es el propio West.
Esta es la fotografía del baño de Whitney Houston que ha servido como portada del último disco de Pusha T, 'Daytona'. El productor del disco es el propio West.

Por su parte, Pusha T ha confesado que la idea original no era utilizar esta foto como portada de Daytona. Según su algo rocambolesca versión, recibió una llamada de un número oculto a la 1 de la madrugada de alguien que le dijo que se debía cambiar la portada y que la nueva era una foto que costaba más de 70.000 euros. El rapero informó a ese número oculto que no estaba dispuesto a abonar esa cantidad. Finalmente, parece que fue Kanye West quien, no solo tuvo la idea, sino que pagó de su propio bolsillo esos 70.000 euros. No se sabe si al medio que la publicó o a la propia Tina Brown.

La polémica por esta portada es la penúltima en un frenesí de locura en el que parece haberse instalado en las últimas semanas el marido de Kim Kardashian, quien se ha declarado fan de Trump e incluso ha flirteado con la idea (de nuevo) de presentarse como candidato a ser presidente de EE UU. Por otra parte, West va a lanzar el próximo día 8 junio su disco en solitario, el primero desde The life of Pablo (2016). Su portada también tiene miga.

En una carta remitida al artista Wes Lang a finales de abril, el rapero escribía: “Esta es la imagen que será la portada de mi nuevo disco. El que aparece es Jan Adams, el cirujano que llevó a cabo la operación quirúrgica en la que falleció mi madre”. A pesar de que West ha comentado posteriormente que la elección de la foto de Lang es una forma de perdonar al médico y zanjar el tema al respecto de una operación de cirugía estética con final fatal, el médico, en una carta remitida al medio digital The Blast, confesó estar en total desacuerdo con aparecer en la portada del álbum y puso en duda la sinceridad de West. Además, el médico insiste en que el fallecimiento en el quirófano en 2009 de la madre de West no fue responsabilidad suya.

Kanye tiene previsto este mes también lanzar un largo en colaboración con otro rapero, Kid Cudi. No sabemos nada de la portada.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información