Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bella Hadid: “Ahora me siento a gusto con mi cara”

La modelo recupera la sonrisa en Cannes, un escenario que ha conquistado y donde se ha dejado ver de nuevo con The Weeknd

Bella Hadid en uno de los actos del festival de Cannes.
Bella Hadid en uno de los actos del festival de Cannes. getty

“Si Bella Hadid fuera un helado sería picante, sensual… como esos helados que se derriten enseguida”, dijo el diseñador Alexander Wang hace dos días, sentado junto a la modelo en la playa de Cannes. La frase —aparentemente fuera de contexto— era una metáfora apropiada para el momento y el lugar. Si el año pasado fueron Cara Delevingne y Jeremy Scott, en esta ocasión les tocaba a Bella Hadid y Alexander Wang presentar dentro del festival de cine la campaña que han hecho para la marca de helados Magnum. Coincidiendo con su presencia en Cannes se ha confirmado que la modelo y The Weeknd vuelven a estar juntos. La pareja ha sido fotografiada besándose en una de las numerosas fiestas que estos días se celebran al rededor del festival.

Para la modelo, Cannes es un escenario conocido. “Es mi tercer año consecutivo y lo disfruto. Haga buen tiempo o no, aunque siempre que vengo solo veo la playa desde las habitaciones donde me entrevistan y, la verdad, me gustaría conocer más la ciudad”, contaba después de la presentación.
Siempre que ha pasado por el festival, la pequeña de las hermanas Hadid ha generado un gran revuelo. Su vestido rojo de hace dos años será para siempre uno de los grandes momentos de la historia de la alfombra de Cannes. Hadid reina como en muchos otros eventos —véase la reciente gala Met—. Sin embargo, ella asegura que las alfombras siguen poniéndola muy nerviosa: “Aún estoy aprendiendo a moverme en ellas. Durante mucho tiempo intentaba pasar lo más rápido posible; estaba tan nerviosa que no quería que me hicieran fotos. Ahora estoy aprendiendo a sonreír más, a ganar confianza… Aunque cada vez que piso una sigo pensando en salir cuanto antes, mejor”.

Confiada, seria. Es la imagen que transmite en alfombras y sesiones de fotos. Lo sabe y quiere cambiarlo. Hace poco admitía que, por fin, ha empezado a sentirse más “a gusto con su cara” lo que le ha permitido “empezar a sonreír más”. En las distancias cortas, en cambio, Bella Hadid, de 21 años, no para de sonreír ni de hacer bromas. Agrada a todo el que le rodea y contesta a todo.
Como su hermana mayor, Gigi Hadid, el mejor consejo que recibió de su madre —también modelo— fue “ser agradable con todo el mundo y trabajar duro”. Y se lo ha tomado muy en serio desde su estreno, hace cuatro años, dos después de que Gigi saltara a la fama. En este tiempo, Bella no ha tenido casi descansos: “No suelo tener más de un día o dos entre viaje y viaje”. Por eso, hace no mucho tomó la decisión de también aprender “a parar”. “Nos tomamos nuestras vidas tan en serio que olvidamos de que la parte placentera también es algo serio. Debes encontrar un tiempo para ti misma, para hacer las cosas que te gustan”.

“Cuando paro tampoco hago nada muy emocionante: solo quiero relajarme, probablemente mi sofá sea mi zona de confort. Allí me esperan mis amigas para vernos”, cuenta. Aunque también tiene algún placer culpable: “Veo muchos dibujos animados, me encantan. También los videojuegos y los juguetes raros que voy comprando allá por donde voy”, desvela. “Así soy yo”.

Antes del evento, medio centenar de fans se arremolinaban esperando sacarle una foto o verla un segundo. La policía hablaba de cómo hacer que llegara hasta allí sin problemas. Aunque Gigi aún la supera en número de seguidores en las redes sociales y en contratos con marcas, el nivel de fama que ha alcanzado Bella Hadid en cuatro años es inmenso. “Está en lo más alto de su carrera”, decía Alexander Wang. Y añadía: “Y va a seguir subiendo”.