Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La extrema delgadez ya no está bien vista ni entre las famosas

Paula Echevarría justifica su pérdida de peso y Amaia Salamanca afirma que hace todo lo posible por engordar

Amaia Salamanca en los premios de teatro Valle Inclán 2018 en Madrid, el pasado 5 de mayo.rn
Amaia Salamanca en los premios de teatro Valle Inclán 2018 en Madrid, el pasado 5 de mayo. GTRESOLINE

Esta semana Amaia Salamanca acudía a la gala de los premios Valle-Inclán de Teatro y volvía a tener que contestar a preguntas sobre su delgadez. A finales del año pasado tuvo que zanjar la polémica sobre su evidente pérdida de peso con explicaciones que en otro momento hubieran resultado innecesarias: “Hay veces que se banaliza con estos temas. Se habla de anorexia o bulimia y son cosas muy serias. Ha sido puramente trabajo. No soy anoréxica. Estoy trabajando mucho, estoy con los niños… Es una etapa de mi vida en la que, de repente, estoy más consumida”.

Ni siquiera ser una de las prescriptoras patrias más populares salvó tampoco a Paula Echevarría del escrutinio físico hace unos meses cuando reconoció que había perdido seis kilos, en ese largo proceso de 11 meses que duró su divorcio de David Bustamante. También Victoria Beckham ha sido duramente cuestionada por su afición a elegir modelos extremadamente delgadas para sus desfiles. Ocurrió en 2015, cuando presentó su colección en la Semana de la Moda de Nueva York, y volvió a pasar en enero de este año cuando publicó en sus redes sociales fotos de su colección de gafas sobre el rostro de una modelo extremadamente flaca.

A lo largo de la historia los cánones de belleza femenina han sufrido cambios significativos que han demostrado que lo que era válido y bello en una época concreta, se rechazaba tiempo después y viceversa. Las curvas y la voluptuosidad han predominado entre los requisitos que se le exigían a una mujer para resultar atractiva; y la palabra exigir no es baladí, porque a las féminas se las presiona mucho más cuando se habla de físico.

Desde finales de la II Guerra Mundial la delgadez se impuso como valor y sinónimo de atractivo y este hecho añade tensión a las mujeres que ven como una industria que mueve cifras millonarias ha fomentado durante años un modelo de mujer que para triunfar debe estar delgada sí o sí. Pero los movimientos feministas y sus reivindicaciones también han ido haciendo mella en este aspecto y lo mismo ha ocurrido con la fuerza que para bien o para mal tienen las corrientes de opinión que se generan en las redes sociales. El aspecto físico de personajes con relevancia social ha sido objeto de debate en infinidad de ocasiones y en no pocas de ellas ha llegado a la crueldad y el insulto. El exceso de peso gana por goleada en el ranking de críticas despiadadas, pero la concienciación respecto al respeto a la diversidad –también de físico– está provocando un cambio que se puede observar en la cantidad de veces que algunas famosas deben justificarse por estar excesivamente delgadas a juicio de quienes las observan.

Angelina Jolie en un acto en Santa Mónica en enero de este año.
Angelina Jolie en un acto en Santa Mónica en enero de este año. GTresOnline

Se podría decir que la delgadez está tan poco de moda como la obesidad y que los personajes públicos ya no presumen cuando sus cuerpos aparentan estar demasiado flacos. Nicole Richie, Denise Richards, Angelina Jolie, la reina Letizia, las mencionadas Amaia Salamanca o Paula Echevarría han sido algunas de las mujeres criticadas por una esbeltez que en ocasiones se ha calificado de enfermiza u obsesiva. Amaia Salamanca no dudó en dar explicaciones esta misma semana y afirmar que come sano, de todo, tiene un entrenador personal que la mantiene en forma y que “hace esfuerzos por engordar”, aunque el ritmo a la que la someten sus hijos y los nervios que le han provocado algunos de sus últimos trabajos, parecen ser los motivos últimos a los que achaca su cambio físico.

Luis Navarro, coach y terapeuta por la University of Santa Mónica y autor del libro Método Navarro para adelgazar, afirma que asimilar mujer bella con delgadez “es un modelo arbitrario sin ningún criterio racional para que sea el mayoritario”. Sólo el 5% de las personas son delgadas por herencia genética, el resto es diverso en forma y tamaño. Y Navarro aporta un porcentaje aún más contundente, el 95% de las mujeres puede que no logren nunca tener el cuerpo que dicen deben lucir aunque hagan dieta y ejercicio. Y defiende que existen estudios científicos que demuestran que personas gordas que están en forma también pueden estar saludables.

En definitiva se trata de no seguir los intereses sociales y económicos que imperan en cada momento y no caer en la paradoja de tener una relación insana con nuestro cuerpo, el peso y la alimentación, precisamente en un momento en el que la lucha por los derechos de las mujeres se encuentran en un momento de eclosión como no ha existido antes en la historia.

Por eso las gordas sanas defienden su físico y las flacas sanas responden a las críticas con argumentos genéticos o personales que justifican su delgadez. Las firmas de moda y de belleza no son ajenas a esta sensibilidad y van entrando en el debate incluyendo la diversidad física, de edad y racial en sus desfiles y publicidades. Bienvenido sea aunque haya ocurrido empujado por una reclamación a gritos de millones de féminas que no quieren verse atrapadas en ideales inalcanzables de belleza que les hace gastar mucha energía en pelearse con la comida y con su propio cuerpo.

Una de las modelos del desfile de Victoria Beckham en la Semana de la Moda de Nueva York de 2015.
Una de las modelos del desfile de Victoria Beckham en la Semana de la Moda de Nueva York de 2015.

Francia estableció desde mayo de 2017 una medida en la lucha contra la anorexia que establece que las modelos deben aportar un certificado médico, expedido por profesionales habilitados al efecto, que pruebe que son mujeres (u hombres) saludables y que sus datos de peso y altura guardan la proporción del índice de masa corporal (IMC). De otra forma no pueden desfilar sobre la pasarela y las agencias o revistas de moda que no respeten la ley pueden ser condenadas a penas de hasta seis meses de prisión (sus responsables) y multas de 75.000 euros.

Madrid fue la primera capital europea en tomar medidas respecto al peso de las modelos, cuando prohibió en septiembre de 2006 que desfilaran en la Pasarela Cibeles maniquíes con IMC menor a 18. Otros países, como Italia, Chile y Bélgica, han aprobado normas similares a de Francia. Y, por ejemplo, en Israel, la ley "Photoshop" de 2012 prohíbe la publicidad con modelos demasiado delgadas, contratar como tal a alguien que tenga un IMC inferior a 18,5 y utilizar el programa informático para afinar la silueta sin precisarlo. Y, aunque en Italia no exista ninguna ley al respecto, las grandes agencias de modelos prohíben que las modelos desfilen si su IMC es inferior a 18,5.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >