Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Victoria Beckham reincide y apuesta por modelos muy delgadas

Las redes sociales se levantan contra la diseñadora que ha hecho de los cuerpos escuálidos una bandera

Victoria Beckham el pasado diciembre en Londres.
Victoria Beckham el pasado diciembre en Londres.

Victoria Beckham ha vuelto a generar polémica entre sus seguidores en las redes sociales al publicar en sus cuentas fotos de su colección de gafas primavera-verano 2018 que luce una modelo extremadamente delgada. Se trata de Giedre Dukauskaite, de 29 años. "Es demasiado delgada, no es una foto que los jóvenes deberían ver", le recriminan sus seguidores que creen que la diseñadora envía en mensaje de "si estás en los huesos, entonces es que eres alguien exitoso". No es la primera vez que la diseñadora británica es criticada por la elección de sus maniquís.

"Me tomo mi trabajo muy en serio y no usaría nunca modelos demasiado delgadas". Corría el año 2010 cuando Victoria Beckham pronunció estas palabras. Lo hacía, además, al hilo de los rumores que acusaban a la cantante reconvertida en diseñadora de haber rechazado a varias modelos por no tener índices de masa corporal saludables. Años después, Beckham está en el punto de mira justamente por lo contrario.

En 2015, las modelos del desfile que presentó en Nueva York estaban tan sumamente delgadas que encendieron también las redes sociales. "@victoriabeckham, esas chicas están demasiado delgadas. Sé que hacen que la ropa luzca más, pero las mujeres reales también nos ponemos ropa", comentaba una usuaria de Twitter. "De nuevo, un fantástico ejemplo para mi hija de doce años #anorexia", escribía otra

Victoria Beckham mató a sus modelos en un catálogo de 2015. Pálidas, descompuestas y vulnerables lucían en el suelo la última colección de la diseñadora. Unas fotografías que levantaron la polémica. Algunos periódicos británicos calificaron a las maniquís como “muertas sexis”, otros como “escalofriantes”.

La propia Victoria Beckham durante muchos años ha presumido de físico delgado y ha hecho de sus escuetas formas una bandera -con una estatura de 1,63 metros, pesa solo 48 kilos-. Ahora, cumplidos los 42, parecía haber cambiado de opinión, según declaró en los últimos meses. Aseguró que se arrepentía de muchas de las cosas que había hecho como someterse a las llamadas "dietas milagro" y haber pasado por el quirófano para lograr una determinada estética. Lo contó en un artículo publicado en la edición británica de Vogue, en el que escribía a su otro yo. “Probablemente debería avisarte: no hagas tonterías con tus tetas. Lo he negado durante muchos años, resultó una estupidez. Fue una señal de mi inseguridad. Limítate a celebrar lo que ya tienes”, aseguraba en referencia a la operación de pecho a la que se sometió en el pasado.