Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DÍA MUNDIAL DEL CHAGAS

Cinco lecturas para comprender el mal oculto que sufren siete millones de latinos

El Día Mundial del Chagas sirve para concienciar del diagnóstico y tratamiento de una enfermedad que puede ser mortal si no se detecta a tiempo

El Tripanosoma cruzi, un parásito originario de América, tiene una curiosa forma de llegar al cuerpo humano. Infecta primero a la vinchuca, un insecto parecido a una chinche, pero del tamaño de un escarabajo pequeño que se alimenta de la sangre de mamíferos. Cuando pica a una persona no introduce en ella el parásito, como hacen por ejemplo los mosquitos vectores de la malaria, sino que, justo al lado, defeca. Y ahí está el tripanosoma. El que ha recibido el mordisco del bichito se rasca y así introduce al pequeño parásito en su organismo.

Dentro de una persona, el Tripanosoma puede estar décadas sin ser advertido ni causar síntomas. Es por eso que al chagas, la enfermedad que provoca, se le suele llamar enfermedad silenciosa. Se calcula que en el mundo hay entre siete y ocho millones de personas que la padecen, pero la gran mayoría no lo sabe. Este sábado 14 de abril se celebra el día mundial de la enfermedad para concienciar sobre su detección y tratamiento, ya que con un diagnóstico temprano puede ser curada o, según el momento, controlada. De lo contrario, causa problemas gástricos o cardíacos que pueden acabar con la muerte de su portador.

El mal de Chagas es una de las 20 enfermedades que la Organización Mundial de la Salud considera desatendidas. Es una clasificación que incluye dolencias que afectan a grandes poblaciones, pero que no tienen la suficiente atención de los laboratorios farmacéuticos, los políticos, los medios y la sociedad en general. Porque, aunque muchos las sufran, suelen pertenecer a los colectivos más desfavorecidos y vulnerables, y estos no dan dinero ni votos suficientes para preocuparse por ellos.

Desde el nacimiento de Planeta Futuro, estas enfermedades olvidadas han estado entre las protagonistas de nuestro contenido. Y hemos dedicado al chagas numerosos artículos y reportajes. Estos son cinco que ayudan a comprender mejor la enfermedad.

El mal oculto de siete millones de latinos

Bolivia es el país más endémico del mundo. Se calcula que un millón de personas, más del 10% de la población, tiene chagas. El Gobierno apenas aporta un euro por paciente al año, algo claramente insuficiente para diagnosticar y tratar los casos. El parásito está oculto en ellos y a lo largo de sus vidas hace su aparición cuando, en ocasiones, ya es tarde.

La enfermedad tropical que sufren 80.000 personas en España

Aunque el mal de Chagas es endémico de las Américas, las migraciones producen que haya enfermos en varios países del mundo (ver el gráfico que encabeza la noticia). Fuera de este continente, España es el país con más casos. Aunque no se puede transmitir por contacto entre personas, sí ocurre de madres a hijos o por donaciones de sangre u órganos, aunque esto está hoy en día muy controlado.

A la caza de los parásitos silenciosos

Precisamente por estar muy presente en España, organizaciones como Mundo Sano y Salud entre culturas realizan cada año cribados para diagnosticar a los portadores del parásito para que puedan recibir tratamiento lo antes posible y que la enfermedad no les deje secuelas.

¿Es posible que yo tenga Chagas?

La Iniciativa de Chagas del Instituto de la Coalición Global de Chagas desarrolló la web InfoChagas.org, una página en español e inglés que ofrece respuestas sencillas a las preguntas que suscita esta infección. La herramienta, disponible también como aplicación de Facebook, ofrece una orientación sobre la posibilidad de hallarse dentro de la población de riesgo.

Cada año cuesta 7.000 vidas y 7.200 millones, pero nadie le hace caso

Los cálculos evolucionan, pero se estima que entre 7.000 y 10.000 personas fallecen cada año por culpa del chagas. No solo hay coste humano, también económico: los recursos que hay que invertir contra la enfermedad cuando se detecta tarde son muy superiores a lo que sería necesario con buenos programas de diagnóstico y tratamiento temprano.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información