Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Provincial confirma que Toño Sanchís debe pagar 600.000 euros a Belén Esteban

La colaboradora de Telecinco reclamaba a su exrepresentante cantidades por trabajos realizados desde 2009 que sostiene no le fueron abonados

Belén Esteban y Toño Sanchís paseando por las calles de Madrid en 2015.
Belén Esteban y Toño Sanchís paseando por las calles de Madrid en 2015. gtresonline

Tras dos años de pleitos, la batalla legal entre Belén Esteban y Toño Sanchís está más cerca de su final. La justicia ha dado nuevamente la razón a la colaboradora de Sálvame frente a su exrepresentante. Según detalla la revista Lecturas, la Audiencia Provincial de Madrid ha ratificado la sentencia que emitió en primera instancia el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Torrejón de Ardoz, el pasado mes de junio, que obligaba a Toño Sanchís a pagar 388.868,14 euros a la colaboradora televisiva y exrepresentada. La resolución desestima el recurso de apelación interpuesto por la Agencia de Servicios Lorant S.L. y también condena a la entidad apelante (sociedad a través de la que Antonio Sanchís ejerce sus representaciones) a las costas procesales y a la pérdida del depósito constituido. Por lo tanto, una vez más la justicia se decanta del lado de Esteban y sumados los diferentes conceptos recogidos en la sentencia, obliga a Toño Sanchís a pagar a la colaboradora televisiva la cantidad de 600.000 euros.

El 23 de junio del año pasado llegó la primera sentencia en favor de Esteban después del espectáculo televisivo que había enfrentado durante meses a la exmujer de Jesulín de Ubrique con el que había sido su representante e inseparable amigo. Belén Esteban reclamaba entonces 380.000 euros,más 77.000 euros de intereses y costas que se estimaban en otros 100.000 euros aproximadamente. Cantidades que se sumaban a los 372.000 euros que el representante ya había abonado a Belén Esteban. 

Belén Esteban rompió su relación laboral con Toño Sanchís tras encontrar supuestas irregularidades en sus cuentas en diciembre de 2015, y desde entonces las acusaciones mutuas en programas de televisión fueron constantes. Sin embargo, su encuentro en los juzgados no se materializó porque Toño Sanchís no tenía la obligación de acudir. Era su mujer, Lorena Romero, quien debía responder a las preguntas de los abogados ya que la demanda interpuesta por la colaboradora de Sálvame era contra Lorant SL, y Romero consta como única administradora de la empresa de representación.

Belén Esteban y Toño Sanchís en los premios Bombín de San Isidro en 2015.
Belén Esteban y Toño Sanchís en los premios Bombín de San Isidro en 2015. Gtresonline

La estrategia de la defensa del representante se basó en que Sanchís se declarase siempre vinculado directamente con Belén Esteban y no con su empresa haciendo ver en que entre ellos funcionaba un contrato verbal que establecía que el representante cobraba el 30% de los emolumentos de la colaboradora de Sálvame. Mientras que Esteban y su defensa han sostenido la validez de un contrato de un 80%-20% firmado en 2009 con una sociedad que, según Sanchís, ya no existía.

Sean cuales fueren las interpretaciones de cada una de las partes, Belén Esteban ha ganado este segundo envite judicial y Sanchís tendrá que valorar si se lanza a recurrir a una instancia superior y se arriesga a afrontar el encarecimiento de unas costas que ya han aumentando con el recurso de apelación que interpuso en la Audiencia Provincial y que ha sido desestimado.

Conviene señalar que todos estos resultados sólo se refieren a la demanda por reclamación de cantidad de lo ocurrido a partir de 2009, momento desde el que existe un contrato firmado entre las partes y no menciona nada respecto al período entre 2007 y 2009, en el que existía una relación entre Sanchís y Esteban pero no estaba avalada por ningún documento legal.