Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La violencia deslegitima

Los independentistas se jactan de que su reivindicación es legítima, democrática y pacífica. Legítima, no lo pongo en duda. Democrática, habida cuenta de los actos protagonizados en el Parlament, me genera todas las dudas. Y pacífica no se puede considerar si nos atenemos a la cantidad de incidentes violentos, destrozos de mobiliario urbano, ataques a los Mossos d’Esquadra, etcétera. Y no olvidemos los cortes de carreteras con quema de neumáticos protagonizados por los CDR o las amenazas a jueces. Por cierto, los partidos del bloque secesionista no han mostrado rechazo alguno a esos incidentes violentos. Toda legitimidad se desvanece en el momento en que se utiliza la violencia gratuita, sin sentido. Y a todo esto se suma el grave perjuicio que ocasionan al resto de sus conciudadanos.— José Manuel Fernández-Arroyo Castellano. Barcelona.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.