Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presentador que ha salido del último armario de la industria del entretenimiento: el del VIH

El australiano Karl Schmid, que cubre eventos como los Oscar para la ABC, ha anunciado que es portador del virus y que muchos compañeros le alertaron de que contarlo podría suponer su ruina

Karl Schmid
El presentador Karl Schmid en una foto colgada en su perfil personal de Facebook.

“Hola. Soy un hombre de 37 años que ha sido seropositivo durante casi diez. Trabajo en televisión, y en el lado de la cámara en que se considera tabú que la gente como yo sea como yo. Durante diez años me he debatido con él '¿lo digo o no?'. Durante diez años el estigma y los profesionales de la industria me han dicho: '¡No lo hagas! Te arruinará”.

Con estas palabras comienza el texto que el presentador y reportero Karl Schmid (Geelong, Australia, 1980) ha anunciado en su perfil oficial de Facebook que es portador del VIH. Schmid se une así a un grupo muy pequeño de figuras públicas que han saltado el que es probablemente el último gran armario: el de celebridades seropositivas o con sida. Muy pocas personas han confesado vivir con este síndrome.

"Durante diez años me he debatido con él '¿lo digo o no?'. Durante diez años el estigma y los profesionales de la industria me han dicho: '¡No lo hagas! Te arruinará”, confiesa el presentador

Algunas lo hicieron a las puertas de la muerte (Rock Hudson fue el primero que hizo la enfermedad visible en 1985). Le sucederían Freddie Mercury o Anthony Perkins. En algunos casos, las familias de los fallecidos no quisieron que trascendiese la causa de muerte, probablemente llevados por la vergüenza. Así, la familia del modelo masculino de los años noventa (y muso de Armani) Albert Delegue aseguró que había fallecido en un accidente de moto acuática, pero pronto se conoció que la verdadera causa había sido una encefalitis desarrollada a consecuencia del virus del sida. 

Entre los que continúan con una vida normal siendo portadores del virus del VIH dos nombres vienen a la mente: Magic Johnson y Charlie Sheen. La estrella del baloncesto lo anunció en 1991 y Charlie Sheen en 2015. Los dos toman una serie de medicamentos que los mantienen saludables. Según Sheen contó en 2015, desde 2011 (año en que fue diagnosticado) había pagado 10 millones de dólares (8 millones de euros) en extorsiones para callar a gente que amenazaba con contar su secreto.

Una idea del terror que Hollywood aún tiene a la enfermedad. En plena era de las causas sociales y la defensa de las minorías, aún no hay una sola estrella de la pantalla (aparte de Sheen) que haya hablado abiertamente de la enfermedad. Y eso que según Sheen hay muchos nombres en Hollywood, aunque asegura que se los llevará “a la tumba”.

Por ello, pasos como el de un simple reportero son muy importantes. Schmid, abiertamente gay, no es una figura de primera línea en la televisión estadounidense, pero su rostro es conocido por cubrir eventos como los Oscar para canales como la ABC. “Así que esto os digo: permaneced en pie y orgullosos”, continúa en el texto publicado en su cuenta de Facebook. “Las etiquetas vienen y van, pero tu dignidad y quién eres te define. Para todos aquellos que alguna vez hayan dudado de sí mismos por esas tres letras que dan tanto miedo, dejad que os diga esto: eres alguien importante. Tus sentimientos, tus pensamientos, tus emociones cuentan. Y no dejes que nadie te diga lo contrario”.

Después de que Sheen hiciese su confesión en el programa televisivo Today Show el 17 de noviembre de 2015, las noticias que hablaban del VIH en los medios aumentaron un 265 % y las búsquedas en Google del término aumentaron en un 417 %. Muchas de ellas tenían que ver con métodos de prevención y síntomas. Muchos especialistas consideraron el efecto Charlie Sheen es beneficioso para la lucha contra la enfermedad. Figuras como Schmid continúan hoy ese camino hacia la normalización.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información