Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los riesgos de parir en casa

La mujer puede elegir libremente el lugar dónde quiere dar a luz y puede cambiar el hospital por su domicilio, pero ¿conoce los peligros?

Los riesgos de parir en casa

“Acabo de atender una hemorragia obstétrica por atonía uterina tras un parto. He consumido un año de vida en ese rato. Para mí ya ha empezado 2019. Por favor, no deis a luz en casa. Un parto puede convertirse en una urgencia en minutos”, alertaba Jackie Calleja, ginecólogo en el centro Bmum, en un tuit que se hizo viral en cuestión de segundos. Este especialista, defensor del parto humanizado, aboga por dar a luz en un entorno sanitario, pero respetando las decisiones de la mujer y la intimidad de la pareja. “El 60% de las mujeres que tienen un problema en el parto carecen de perfil de riesgo, es decir, son jóvenes, sanas y asintomáticas. Es muy difícil predecir qué paciente va a tener una complicación”, avisa el obstetra. En la misma línea se manifiesta el doctor Txanton Martínez–Astorquiza, presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO): “No es recomendable hacer un parto a domicilio en España porque, aunque esté atendido por el mejor profesional, las eventualidades urgentes que pueden aparecer no se pueden resolver en casa. Se debe respetar la elección de la mujer, pero ha de conocer los riesgos”. Según este ginecólogo, que es jefe de Ginecología y Obstetricia en el Hospital de Cruces (País Vasco), un 35% de los partos que registra su hospital acaban con complicaciones y el 10% de los niños deben ser atendidos en la Unidad Neonatal tras el parto.

La hemorragia, el principal riesgo

Un estudio de 2015 realizado en Holanda que analizó 743.070 partos de bajo riesgo para comparar la mortalidad entre los que tenían lugar en casa con los del hospital, no encontró mayor riesgo para el parto en casa. Aunque el trabajo subraya que “los resultados solo se pueden aplicar a regiones donde los partos en el hogar están bien integrados en el sistema de atención a la maternidad”. Este es el caso de Holanda, que lo ha incluido en el sistema sanitario, pero no de España, donde el parto en casa se tolera, pero no se regula. “Por ejemplo, en Holanda, cuando se hacen partos en casa, en la puerta del domicilio hay un sistema de emergencia para trasladar a la madre en caso de necesidad y están coordinados con el hospital”, explica Calleja, quien puntualiza que aún así, “la mortalidad materna en Holanda en el embarazo, parto y posparto es superior a la española”. Algo que coindice con los datos de mortalidad materna recogidos por el Banco Mundial, donde la tasa de España está en 5, mientras que la de Holanda se sitúa en 7.

Según el ginecólogo Jackie Calleja, la primera causa de muerte materna es la hemorragia posparto por atonía uterina, seguida de las infecciones y de la hipertensión asociada al embarazo. Dato que concuerda con el recogido en una encuesta, realizada por la SEGO entre los años 2010 y 2012 para conocer las causas de mortalidad materna: “Las causas obstétricas directas representaron el 37,5%, siendo la hemorragia posparto la más importante”. La atonía uterina es el desencadenante más frecuente de hemorragia en el posparto y causa el 4% de las muertes maternas, según los protocolos de la SEGO. “Es una complicación imprevisible y no siempre se puede solucionar. En el último parto con hemorragia que atendí hubo que transfundir ocho bolsas de sangre, dos bolsas de plaquetas, dos de plasma y factores de coagulación, y la madre estuvo un día en la unidad de cuidados intensivos. Fue un parto normal, pero en cinco minutos todo cambió”, explica.

Atención en el domicilio

Dar a luz en el domicilio parece que sí favorece el proceso natural del parto. Una revisión de estudios sobre los efectos beneficiosos y perjudiciales del parto en casa frente al parto en hospital, deja en buen lugar al primero: “Cada vez parece estar más claro que la impaciencia y el acceso fácil a muchos procedimientos médicos en el hospital pueden dar lugar a mayores niveles de intervención, lo que a su vez, puede provocar nuevas intervenciones y finalmente complicaciones innecesarias”. Y añade que el parto en casa con la ayuda de una matrona experimentada y la asistencia de un colaborador médico, en caso de que sea necesario trasladar a la madre al hospital, evita estos inconvenientes. “Para parir, el organismo debe segregar una serie de hormonas que aparecen cuando existe intimidad, confianza y ausencia de miedo, algo que favorece el parto en casa. Es más fácil que la atención en los hospitales sea más intervencionista: suero, epidural, oxitocina, cesárea, fórceps, etc., que pueden aumentar las complicaciones”, afirma Cristina Triviño de la Cal, matrona y secretaria de la asociación Nacer en Casa, que agrupa alrededor de 100 matronas que asisten partos en domicilios. No existen cifras oficiales sobre el número de alumbramientos de este tipo en España. Triviño calcula que en su asociación se realizan entre 600 y 800 partos al año. Una cifra minoritaria si se compara con el número total de nacimientos: 408.384 en 2016, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

“Acabo de atender una hemorragia obstétrica por atonía uterina tras un parto. He consumido un año de vida en ese rato. Para mí ya ha empezado 2019. Por favor, no deis a luz en casa. Un parto puede convertirse en una urgencia en minutos”, alertaba Jackie Calleja, ginecólogo en el centro Bmum

A la hora de parir en casa, existe una serie de condiciones que las matronas tienen en cuenta: “Lo que establecemos es que debemos conocer a la mujer antes y acompañarle en el embarazo para asegurarnos de que es una gestación sin riesgos. Para dar a luz en casa, es necesario que el embarazo se haya desarrollado con normalidad, que el bebé esté sano, y que no sea un parto prematuro. Se desaconseja en caso de embarazo gemelar, si el bebé viene de nalgas o si se detecta cualquier complicación en la madre o el bebé”, apunta Triviño. El precio, como media, es de 2.000 euros, e incluye seguimiento de embarazo, parto y atención posparto.

Pero, ¿y si ocurre un imprevisto, como por ejemplo una hemorragia? “Estamos capacitados para resolver situaciones de urgencia. Y, si detectamos cualquier complicación, se avisa al servicio de urgencias para que realicen el traslado a un centro hospitalario, pero esto ocurre en menos de un 2% de los partos que atendemos. Se recomienda que el domicilio se encuentre entre 30 y 45 minutos de distancia de un hospital”, responde la matrona. El presidente de la SEGO considera que esta situación en el domicilio “solo puede resolverse parcialmente, si se complica, no existen todas las herramientas para solucionar el problema. Es una situación grave que requiere trasfusión de sangre, banco de sangre, medicamentos de uso hospitalario y la intervención de otros especialistas, como el hematólogo y el anestesista”.

Humanización del parto

A la luz de los estudios, lo ideal sería aunar intimidad de la madre y seguridad médica. La cuestión es: ¿cómo? No existe un protocolo específico dentro del Sistema Nacional de Salud español para dar a luz en casa. El Ministerio de Sanidad nos remite a la “Estrategia del parto normal”, un informe de 2008 que incluye un proceso de humanización del parto en los hospitales con el fin de corregir determinadas prácticas hospitalarias, como el abuso de episiotomías o cesáreas. “Lo que dice esta estrategia es que en la atención del parto normal en los paritorios no hay que intervenir salvo que sea estrictamente necesario porque la evidencia científica dice que el parto es un proceso fisiológico que normalmente se desarrolla sin incidencias importantes”, explica Elena Gil Rodríguez, portavoz de la asociación El Parto es Nuestro. Sin embargo, el proyecto de humanización del parto en los hospitales, según apunta Cristina Triviño, no ha alcanzado el objetivo previsto: “Hay una auditoria que dice que no se está aplicando bien en todos los hospitales y que no se ha formado a todo el personal en partos normales”. Algo en lo que coincide el presidente de la SEGO: “Tiene razón, es algo por lo que se debe luchar para que la mujer tenga unas buenas condiciones en el parto en todos los centros. Se deberían habilitar espacios de parto sin intervención dentro de los hospitales”.

Un punto en el que sí existe unanimidad es que la mujer debe informarse bien antes de elegir la opción de dar a luz en casa y, sobre todo, ha de ponerse en manos de profesionales sanitarios con experiencia en atender partos. Esto, que parece obvio, no lo es tanto para algunos. Recientemente el Tribunal Supremo ha condenado a unos padres a 15 años de prisión por dar a luz en casa sin atención sanitaria, lo que derivó en la muerte del niño.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información