Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Playboy’ lleva a portada un condenado por violencia de género

El rapero Joey Starr, que estuvo tres meses en la cárcel por agredir a su mujer y acumula 14 sentencias similares, es el primer hombre que abre la revista en Francia

El rapero Joey Starr.
El rapero Joey Starr. CORDON PRESS

La edición francesa de la revista Playboy publica este sábado su próximo número con una novedad: por primera vez en su historia, un hombre ocupa su portada, algo que ya ha sucedido en una decena de ocasiones en la revista matriz estadounidense pero que sigue siendo excepcional en las ediciones foráneas. Salvo la portada dedicada a su fundador, Hugh Hefner, con motivo de su muerte, es la primera vez además que la publicación masculina por excelencia da este paso en plena oleada del movimiento internacional feminista #MeToo surgido tras el escándalo de abusos sexuales del productor estadounidense Harvey Weinstein. Pero lo que podría haber sido un guiño acertado a los tiempos que corren, podría acabar como un tiro errado. Porque el protagonista de esta portada histórica, el rapero Joey Starr del grupo NTM, tiene antecedentes penales por violencia de género, incluidos tres meses de cárcel por pegar a su exmujer. El cantante también ha cuestionado el mismo #MeToo. Además, la revista sale en pleno debate, muy acalorado en Francia, sobre el derecho o no de otro músico, el exlíder de la banda de rock Noir Désir, Bertrand Cantat, a retornar a los escenarios tras la pena que cumplió por matar a golpes a su novia, la actriz Marie Trintignant.

La exministra francesa de salud y deportes durante el mandato de Sarkozy, hoy reconvertida en comentarista televisiva, Roselyne Bachelot lo resumía irónicamente de esta forma: “Para todos aquellos que piensan que uno no puede cambiar su modo de vida: el hombre condenado varias veces por violencia conyugal, violencia en estado de embriaguez, injurias y rebelión ante las fuerzas del orden; el hombre que consideraba a las mujeres carne de cañón, posa ahora para la revista Playboy, poniéndose al nivel de las mujeres que visiblemente él consideraba como objetos”.

Joey Starr en una de las imágenes interiores del reportaje de Playboy Francia.
Joey Starr en una de las imágenes interiores del reportaje de Playboy Francia.

Su comentario es hasta el momento una excepción en un panorama mediático que no se ha interrogado sobre la elección del singular modelo. La prensa ha resaltado lo novedoso de la decisión de Playboy de colocar a un hombre (acompañado, eso sí, de una mujer) en su portada. Pero no ha cuestionado en su mayoría la elección de un personaje seleccionado, según la propia revista, porque es un “icono” de Francia que “representa la libertad y el talento”.

“La única reacción negativa que hemos tenido hasta ahora es de algunos hombres que no entienden que hayamos elegido a otro hombre para nuestra portada, de los que dicen que es un pandillero y algún comentario racista también”, confirma en conversación telefónica Guillaume Fédou, redactor jefe de Playboy Francia. La revista, que dejó de publicarse en 2011, volvió a los quioscos franceses en formato trimestral a finales de 2016. “Por el momento no hay polémica alguna. (Joey Starr) tiene un pasado, pero también un presente y espero por él que tenga un futuro. No es alguien discriminador ante las mujeres”, agrega y añade un detalle: fueron varias mujeres de la revista las que propusieron al rapero como modelo. Y ha sido una fotógrafa, Sidney Carron, quien lo ha retratado.

La portada de Playboy Francia que se publicará el próximo sábado.
La portada de Playboy Francia que se publicará el próximo sábado.

Joey Starr, nombre artístico de Didier Morville, es la mitad del grupo de rap por excelencia de los años 90, NTM (Nique Ta Mère, que traducido literalmente significa Jode a tu madre). Letras críticas contra las fuerzas del orden les llevaron ante los tribunales, pero en el caso de Joey Starr sus canciones no fueron la única razón. El cantante suma 14 condenas por violencia de diverso tipo, entre ellas varias de género.

“No digo que esté bien. Todo el mundo sabe que ha hecho cosas poco recomendables y él no las defiende, las asume. Pero no hay polémica sobre eso, nadie dice que Joey Starr no debe subirse a un escenario por esos hechos. Ni siquiera las feministas”, insiste Fédou, que rechaza categóricamente cualquier comparación con Cantat.

Un argumento que no tiene validez para Pauline Spinazze, del movimiento feminista Osez le féminisme, uno de los más activos contra la vuelta a los escenarios de Cantat. El problema, analiza, es que se hace una “disociación del hombre y del artista” que permite una “ambivalencia total”. Los medios denuncian de forma contundente la violencia de género pero, a la vez, en casos como los de Cantat o, incluso, Joey Starr, “porque son artistas, no dicen nada y los celebran”, añade Spinazze.