Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro golpe a la ciencia

La Plataforma Solar de Almeria paraliza importantes proyectos por las trabas que impiden gastar el presupuesto

Instalaciones de la Plataforma Solar de Almería, en el desierto de Tabernas

La Plataforma Solar de Almería, el mayor centro de investigación de energía solar concentrada de Europa, ha tenido que prescindir de más de un tercio de su plantilla y congelar importantes proyectos de investigación por una razón que debería hacer ruborizar a quienes tienen la responsabilidad de gestionar el sistema científico público en España. Hace tiempo que los presupuestos están congelados, pero ahora se ha llegado a la absurda situación de no poder gastar siquiera el dinero disponible.

En estos momentos, la plataforma tiene más de seis millones de euros de su presupuesto inmovilizados e improductivos por las trabas burocráticas que Hacienda impone a los centros de investigación. No importa que esté considerado un centro estratégico por la UE, que la actividad de esta plataforma incida sobre uno de los ámbitos de investigación más importantes, la mejora de las técnicas de obtención de energía solar, y que la consecuencia de todo ello sea que científicos de primera línea, bien formados y con proyectos importantes, estén hoy en el paro.

No es un caso aislado. Parecidos problemas se observan en otros organismos científicos, y si de algo es síntoma lo que ocurre en la plataforma de Almería es de la acelerada descapitalización que sufre la ciencia en España. De no mediar una rectificación urgente, no es difícil predecir el colapso de un sistema construido con el esfuerzo de muchos y que merece mejores gestores. Hace meses que la comunidad científica aporta datos sobre la alarmante situación de la investigación, pero el suyo parece un clamor en el desierto. Lo que ocurre con la investigación es una muestra más de la parálisis y la falta de proyecto del Gobierno. No podemos permitirnos que la ciencia siga descapitalizándose porque eso significa que cada vez estaremos más lejos de los parámetros de inversión y de resultados de los países europeos con los que debemos compararnos.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.