Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En pie de guerra

Por favor, no confundan. La pensión pública es un derecho, se accede a ella según tiempos y bases de cotización. El jubilado no tiene que demostrar si la casa es propia o alquilada, ni que esté o no al borde de la subsistencia, ni si piensa vivir más o menos. No estamos ante la cola de la beneficencia. No se están repartiendo migas sino reconociendo derechos, y no esperen que el pacto político lo resuelva si este pacto es para callar a los ciudadanos. No estamos solos, nos acompañamos a nosotros mismos. ¡Ojo, que vamos en serio!— María Pilar Pérez García. Montijo (Badajoz).

 

 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.