Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los protagonistas del 'selfie' más compartido de la historia no volverían a posar juntos

Ellen DeGeneres ya no es la presentadora, Brad Pitt y Angelina Jolie no forman la pareja perfecta de Hollywood y, por supuesto, Kevin Spacey no está invitado a la ceremonia

Hace cuatro años, Ellen DeGeneres, que era la encargada de presentar la gala de los Oscar, se propuso varios retos que quería cumplir durante la ceremonia. Por ejemplo, logró que un repartidor llegara hasta la platea para entregar pizza a los invitados. Mientras Brad Pitt repartía platos de papel a Meryl Streep y Jennifer Lawrence, y Martin Scorsese le daba una propina al sorprendido dueño de la pizzería Big Mama's and Papa's, Edgar Martyrosian, que según contó después llegó a recopilar 1.000 dólares entre las donaciones de los comensales.

Pero, sin duda, el momento mejor de esa ceremonia, una de las más divertidas y gamberras de la historia reciente de los Oscar, fue cuando la popular presentadora televisiva lanzó la consigna: "Hagamos una foto que bata al récord de retuits". Y a su voz se sumaron de inmediato todas las estrellas que en ese momento la rodeaban. Bradley Cooper se encargó de tomar la foto. Se trataba de hacer historia en Twitter, y de DeGeneres lo logró: más de un millón de retuits en solo cuarenta minutos.

Esta foto, además, es historia porque en ella aparece una estrella que lo fue, que este año lo ha dejado de ser, y que durante muchos años fue una de los invitados más ilustres (con premios incluidos de actor de reparto y de actor principal) de la ceremonia. Repasemos cómo han ido las carreras de los protagonistas del selfie más recordado de la historia de los Oscar. Y que también tiene algo de maldición.

Kevin Spacey: A comienzos del mes de noviembre del pasado año, comenzaron las acusaciones de acoso sexual sobre el protagonista de American Beauty. El primero en denunciar fue el actor Anthony Rapp que recuperó un episodio de abuso sucedido hace treinta años, y eso desencadenó otras denuncias que acabaron convirtiendo a Spacey en la siguiente gran estrella caída en la historia reciente de Hollywood, tras el caso de Harvey Weinstein. Netflix decidió apartarlo de House of Cards, y Ridley Scott volvió a rodar todas las secuencias en las que aparecía el actor en Todo el dinero del mundo para sustituirlo por Christopher Plummer.

Ellen DeGeneres: Solo ha hecho dos apariciones en la gala como presentadora, pero han sido suficientes para convertirse en una de las grandes favoritas del público. Siempre reivindicativa, defendiendo su orientación sexual en público e implicando al máximo a los invitados para que se comporten como algo más que bustos rígidos que aplauden y ponen cara de resignación cuando no escuchan su nombre entre los premiados. Sigue protagonizando momentos inolvidables en su show de televisión, como hace unas semanas cuando le pidió a Penélope Cruz que le enseñara a hablar en español. La verdadera reina de la televisión made in USA. 

Angelina Jolie y Brad Pitt: En septiembre de 2016 se rompió la pareja a la que se conocía por el nombre comercial de Brangelina. Un matrimonio y una verdadera máquina de fabricar titulares, reportajes fotográficos y, por supuesto, rumores. Fueron 12 años de relación, diez como novios, que acabaron en una idílica boda, como de cuento de hadas, en Correns (Francia). La actriz habló de diferencias irreconciliables y el actor aseguró sentirse muy "triste". Después del divorcio, comenzaron el cruce de acusaciones y denuncias. Angelina siguió empeñada en su carrera (irregular) como directora y la estrella de Pitt parece que brilla menos últimamente, aunque ahora Tarantino ha acudido a su rescate. Las cosas han cambiado mucho desde 2014 cuando cruzaron juntos, entre flashes y gritos de los fans, la alfombra roja.

Jennifer Lawrence: La actriz se ha hecho con el trono de Hollywood y colecciona papeles protagonistas en grandes producciones. Sin embargo, antes de participar en la foto propuesta por Ellen, se desplomó sobre la alfombra roja, en una de las imágenes más comentadas de la edición de 2014. Ya lo había hecho en 2013, cuando subió a recoger su Oscar. Últimamente ha protagonizado una polémica con una foto durante la promoción de Gorrión rojo, en un posado que se ha calificado como sexista, entre el resto de sus compañeros masculinos de reparto.

Lupita Nyong'o: En la ceremonia de 2014 subió al escenario a recoger el premio a la mejor actriz secundaria por 12 años de esclavitud, de Steve McQueen, que era su primer papel en el cine. Así comenzó su carrera, que ahora está ligada a los blockbusters y grandes taquillazos. La actriz está embarcada en la nueva trilogía de Star Wars, tanto en las películas como en las distintas series de televisión, y ahora también se ha sumado al universo de Los Vengadores, tras su aparición en Black Panther. Así que a ella esa foto le trajo bastante suerte, a pesar de no aparecer en primer plano.

Jared Leto: Es uno de los personajes que siguen haciendo de Hollywood la gran factoría de las excentricidades. Se necesitan actores como él, inclasificables e inquietos, a los que no les importa rozar el ridículo (o caer en él, directamente). En 2014 fue el elegido como mejor actor secundario en los Oscar por su papel en Dallas Buyers Club y por eso fue uno de los grandes protagonista del selfie pero de milagro, porque casi no sale en la foto. En abril visitará España con su banda, 30 Seconds to Mars, mientras tanto vive, trabaja y recibe a los periodistas en una antigua base militar abandonada en Laurel Canyon (California). Se le odia o se le ama. No hay término medio.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información