Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallados restos animales de hace más de dos millones de años en el Gran Acuífero Maya

La exploración del Gran Acuífero Maya, la mayor cueva inundada del mundo encontrada a principios de enero en la Península de Yucatán, ha revelado restos de fauna extinta de unos 2,6 millones de antigüedad y un centro de peregrinación ritual maya

  • Tras 14 años intentando encontrar una conexión entre dos sistemas de cuevas inundadas en Tulum (en el Estado mexicano de Quintana Roo), un grupo de espeleólogos subacuáticos halló a principios de año el Gran Acuífero Maya, la mayor cueva sumergida del mundo con 248 cenotes y 347 kilómetros de pasadizos.
    1Tras 14 años intentando encontrar una conexión entre dos sistemas de cuevas inundadas en Tulum (en el Estado mexicano de Quintana Roo), un grupo de espeleólogos subacuáticos halló a principios de año el Gran Acuífero Maya, la mayor cueva sumergida del mundo con 248 cenotes y 347 kilómetros de pasadizos.
  • “El lugar tiene 248 cenotes [entradas] y 198 contextos arqueológicos (...) Es abrumador, sin duda el sitio arqueológico sumergido más importante del mundo”, ha explicado Guillermo Anda, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México y director del grupo investigador Gran Acuífero Maya, a EFE.
    2“El lugar tiene 248 cenotes [entradas] y 198 contextos arqueológicos (...) Es abrumador, sin duda el sitio arqueológico sumergido más importante del mundo”, ha explicado Guillermo Anda, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México y director del grupo investigador Gran Acuífero Maya, a EFE.
  • En este laberinto de 347 kilómetros se han encontrado huesos de fauna extinta del Pleistoceno, que abarca las últimas glaciaciones, como especies de elefantes ya desaparecidas, perezosos gigantes y osos de hasta hace 2,5 millones de años.
    3En este laberinto de 347 kilómetros se han encontrado huesos de fauna extinta del Pleistoceno, que abarca las últimas glaciaciones, como especies de elefantes ya desaparecidas, perezosos gigantes y osos de hasta hace 2,5 millones de años.
  • Los restos hallados (cerámica, vasijas, incensarios, huesos humanos, cráneos...) hacen pensar a los investigadores que en las cuevas se llevaban a cabo ceremonias rituales.
    4Los restos hallados (cerámica, vasijas, incensarios, huesos humanos, cráneos...) hacen pensar a los investigadores que en las cuevas se llevaban a cabo ceremonias rituales.
  • Las normas de la espeleología establecen que cuando se descubre una conexión entre dos cuevas pasan a considerarse la misma, rebautizando la más pequeña de las dos con el nombre de la de mayor tamaño. Así las cosas, el sistema Dos Ojos (84 kilómetros) conectado tras el descubrimiento en la península de Yucatán con el de Sac Actun, asume el nombre de esta última, que en maya quiere decir "cueva blanca".
    5Las normas de la espeleología establecen que cuando se descubre una conexión entre dos cuevas pasan a considerarse la misma, rebautizando la más pequeña de las dos con el nombre de la de mayor tamaño. Así las cosas, el sistema Dos Ojos (84 kilómetros) conectado tras el descubrimiento en la península de Yucatán con el de Sac Actun, asume el nombre de esta última, que en maya quiere decir "cueva blanca".
  • El importante hallazgo está sin embargo amenazado por la contaminación. Los científicos y exploradores del Gran Acuífero esperan que las autoridades den más importancia a la gestión de las aguas negras y la basura de la región. De hecho Robert Schmittner, el explorador que descubrió la conexión entre las cuevas, contrajo antes del hallazgo una infección de garganta por los residuos fecales que había en la zona.
    6El importante hallazgo está sin embargo amenazado por la contaminación. Los científicos y exploradores del Gran Acuífero esperan que las autoridades den más importancia a la gestión de las aguas negras y la basura de la región. De hecho Robert Schmittner, el explorador que descubrió la conexión entre las cuevas, contrajo antes del hallazgo una infección de garganta por los residuos fecales que había en la zona.