Un jugador tiene un ataque de epilepsia en un chat de realidad virtual

Aunque quedó en un susto, otro usuario compartió las imágenes y mostró su impotencia por no poder ayudarlo

Todo arranca con el caos que se presupone en un chat de realidad virtual: perfectos desconocidos con avatares irreconciliables que se reúnen en un mundo virtual con los fines más dispares que se pueda imaginar. Pero pronto sucede algo inesperado. Uno de los jugadores, identificado con el apodo DrunkenUnicyclist y con un robot rojo como avatar, está tumbado en el suelo y aparentemente convulsiona. Afinando el oído, se puede escuchar también su respiración acelerada y entrecortada. Pronto se acercan algunos usuarios, que sospechan que puede llevar un traje de los que ayudan a monitorizar todos los movimientos del cuerpo y se preocupan por él. En segundos se forma a su alrededor un circulo como el que se crearía en cualquier calle del mundo real si alguien necesita ayuda. Pero VRChat no es un lugar de verdad y quienes se arremolinan alrededor del afectado poco más pueden hacer que preguntarle, preguntarse entre ellos cómo actuar o recriminar su actitud a algún que otro bromista que no entiende que la situación puede ser seria. A los cuatro minutos, la situación se calma un poco: "Estoy bien", señala DrunkenUnicyclist con su avatar todavía tumbado en el suelo.

Las imágenes fueron compartidas por Sam Raiffeisen, cuyo nombre como youtubero es Rogue Shadow VR, y han generado un debate sobre los límites de la realidad virtual en algunas web especializadas en videojuegos. En una de ellas, Kotaku.com, el afectado contó que a los cinco años había tenido otro episodio similar, pero aseguró que nunca se le ha diagnosticado epilepsia. De lo sucedido, se acuerda más bien poco: "Sentí frío de repente. Cuando desperté, estaba tendido en el suelo y escuchaba todas esas voces". Pese a ello, UndrunkenUniCyclist, que no quiso desvelar su nombre real, señala que "fue reconfortante saber que alguna gente estaba allí pendiente".

Otros usuarios, como el propio Raiffeisen, se preguntan qué más se podría hacer. "Ni siquiera sabíamos en qué parte del Planeta vivía esa persona y todo lo que podíamos hacer era mirar", señala en otro vídeo que ha subido a Youtube. Una de sus propuestas es que en este tipo de chats virtuales se pidiera a los usuarios un teléfono al que llamar en caso de emergencia. De esa forma, otros usuarios podrían advertir a los moderadores y estos podrían prevenir a alguien ante un episodio como este. "Tenemos tecnología para sacar a la gente de situaciones así", ha asegurado Ron Millar, jefe creativo de VRChat, en la web Polygon.com. Sin concretar ninguna medida física, Millar insiste en que la seguridad de los jugadores es una de las prioridades de su equipo. Pero en chats de ese tipo, se lamenta, a veces es difícil diferenciar cuándo alguien necesita ayuda de verdad y cuando está buscando unos minutos de fama virtual.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS