Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No es lo mismo que Kate Middleton dé a luz en su casa que que lo hagas tú

Hay que respetar a la mujer y su decisión, pero también tiene que ser consecuente con los riesgos que conlleva parir en el hogar, según los expertos

Kate Middleton, duquesa de Cambridge.
Kate Middleton, duquesa de Cambridge. Getty Images

Desde su primer embarazo, Kate Middleton siempre ha expresado su deseo de parir en casa. Y en este, su tercera vez, no iba a ser menos. A la duquesa de Cambridge le gustan los partos naturales aunque también alega que quiere evitar el caos que conlleva dar a luz en un hospital por los problemas de seguridad que provoca su presencia. En sus dos embarazos anteriores parió en un centro sanitario aunque ha ido reduciendo su tiempo de estancia tras el parto. Parece que a la tercera, que se espera para el próximo mes de abril, puede ser la definitiva.

Parir en casa es una cuestión que no está exenta de polémica y de debate entre sus detractores, que ponen de relieve los posibles riesgos para la madre y el futuro bebé, y sus defensores que lo entienden como un paso más para humanizar el parto. Pero, ¿tiene riesgos parir en casa o no?

"Lo primero que me gustaría señalar es que no es lo mismo que una reina dé a luz en su casa, ya que cuenta con todos los medios posibles para que salga todo bien y está todo controlado, que lo hagas tú en tu hogar. Y creo que hacerlo conlleva unos riesgos que no se pueden obviar”, nos explica por teléfono el jefe de ginecología y obstetricia del hospital de Cruces, Txanton Martínez-Astorquiza, presidente de la sociedad española de la especialidad, SEGO.

“Por ejemplo, hace unos meses, nos llegó un caso de La Rioja de una mujer que parió en su casa, surgieron varias complicaciones y ambos tuvieron que ser trasladados a Bilbao, aquí a Cruces. Y, a pesar de los esfuerzos, finalmente, el pequeño falleció”, argumenta con tristeza el doctor. "Cuando pares en casa, te la juegas", añade.

No es lo mismo que Kate Middleton dé a luz en su casa que que lo hagas tú
Getty Images

Según la ley española, en los casos de embarazo de bajo riesgo, la mujer tiene la libertad de decidir si quiere parir o no en casa. “Obviamente, la decisión última es de la mujer. En nuestro hospital”, prosigue, “un 63% de los casos que recibimos son de bajo riesgo y entre un 35-37% son de alto, estos últimos siempre acuden al hospital –son casos que incluyen prematuridad, problemas cardiacos, etc–”. En nuestro país, se desconoce el total de niños que nacen en casa, “porque no existe ningún registro oficial”, explica el experto.

“Aunque mi recomendación en todos los casos, sean de bajo o alto riesgo, es que cualquier mujer que vaya a dar a luz acuda a un centro sanitario, ya que lo que puede ocurrir durante el parto es impredecible: situaciones dañinas y peligrosas tanto para la madre –atonía uterina o hemorragia, entre otros– como en el futuro bebé –distrofia de hombros, entre otros–”, incide Martínez-Astorquiza.

Por último, hay que añadir que ningún organismo internacional -como por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud- prohíbe que una mujer dé a luz en su casa, es más, se pide que se respete su voluntad. “Es obvio. Estos organismos engloban todo el mundo, los países subdesarrollados, donde la mayoría de las mujeres paren en su casa, y los desarrollados, como es nuestro caso, en los que contamos con tecnología y personal sanitario que puede responder ante una emergencia. Creo que parir en casa aquí carece de sentido”, continúa el experto.

“Estoy de acuerdo con la importancia de humanizar el parto y muchos centros lo estamos aplicando: fomentado que los partos sean naturales, vaginales y supervisados siempre por una matrona e intentando evitar el uso de fórceps y episiotomías innecesarias, pero a la hora de parir en casa existen unos riesgos de los que la futura madre debe ser consciente y tener en cuenta si al final se decide por esta opción, para mí, nada recomendable”, termina Martínez-Astorquiza.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información