Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arte riquiño: el arte para niños que gusta a los adultos

Hablamos con la fundadora de Susanita´s Little Gallery, que expone lo más destacado de la cultura de los 70 y los 80 para recordarnos al niño que llevamos dentro.

De izquierda a derecha, trabajos de: Roberto Arguelles, Midna Wada y Elysa Castro
De izquierda a derecha, trabajos de: Roberto Arguelles, Midna Wada y Elysa Castro

Crecer es inevitable, madurar es otra cosa. La vida nos condena a desear ser mayores demasiado pronto y a arrepentirnos de ello demasiado tarde. Todos sonreímos cuando algún recuerdo de nuestra infancia regresa a nuestros días y despierta esos sentimientos que solo dan señales con la nostalgia. Lo sabe bien Susana Rodríguez, una madre gallega que decidió hace algunos años comenzar un proyecto en el que pudiera aunar su admiración por Mary Blair -diseñadora de Disney encargada de la apariencia de Peter Pan o La Cenicienta-, con la pintura y las ilustraciones que siempre le apasionaron y que la llevaron a estudiar Bellas Artes.

De esta particular simbiosis nació Susanita´s Little Gallery, máximo exponente del Arte Riquiño –no hay mejor palabra que defina a la niñez-. “El Arte Riquiño es el que nace de ese mundo animado y de relatos que podemos disfrutar por igual tanto niños como adultos, alejándose de conceptualismos y abstracciones”, cuenta Susana para posteriormente añadir que su idea surge de un requisito desgraciadamente común en nuestro país: la poca atención que se presta al arte. “Susanita's Little Gallery es una galería que nace de la necesidad en España de valorar y dar visibilidad a los ilustradores y a su obra, generalmente denostada en las galerías españolas. En Estados Unidos o Francia, por ejemplo, sí hay un respeto por estos autores, ya sean del mundo de la animación, el cómic o ilustradores de libros. Siempre he seguido este tipo de obras y compraba algunas cuando podía a través de Internet”.

Por una vez y sin que sirva de precedente, la oportunidad para Susana surgió de ese mal endémico instalado en España: “Me quedé sin trabajo por los recortes en el sector de la educación - era profesora de dibujo en secundaria - y decidí que ya que no podía permitirme comprar obras. Lo que podría hacer, sin embargo, era crear un espacio virtual en el que estar en contacto con ese mundo y comenzar a hacerles un hueco en España”.

Arte riquiño: el arte para niños que gusta a los adultos

El nacimiento de una idea entrañable

Con la fuerza inagotable que brinda la ilusión, Susanita´s Little Gallery comenzó su andadura con una presentación cuyo tema no podía ser más afín a la corriente riquiña. “La primera exposición giró en torno al libro de Roald Dahl, Charlie y La fábrica de Chocolate. Tenía clarísimo el tema desde que empecé a desarrollar la idea de la galería. Después, cada una de las temáticas ha ido surgiendo de forma espontánea, siempre con cierto contenido nostálgico y popular”.

Así, surgiendo de forma espontánea, la galería obtuvo una presencia cada vez más notoria, hasta que en su quinta muestra, titulada Ramones: Gabba Gabba Hey, llegó el gran paso: “Con la expo de los Ramones se me brinda la oportunidad de disponer de un espacio en el que exponer físicamente en el desaparecido y añorado Lunch Box, en Madrid. A partir de ahí, la repercusión fue mucho mayor y el interés por lo que se estaba haciendo creció e incluso inspiró a otras nuevas galerías españolas a apostar por este arte y sus autores”. Además de suponer el primer gran éxito de Susanita´s, esta representación tiene un significado especial para la gallega, pues tras su exhibición, Susana fue elegida para ejercer de comisaria en la sección de arte riquiño sobre el cuarteto neoyorquino en el Queens Museum de Nueva York y en el Museo de los Grammy de Los Ángeles - Hey ho, let´s go!

'Charlie y la fábrica de chocolate', por Israel Sánchez
'Charlie y la fábrica de chocolate', por Israel Sánchez

Tras el punto de inflexión punk, grandes y consagrados artistas de todo el mundo como Marta Anäis, Pakoto, Rafa Toro o Kodomos comenzaron a colaborar en diversos proyectos para afianzar la marca en España. Así, exposiciones tan peculiares como Cover The Cover, donde dibujos animados recrean portadas de álbumes míticos; Kids Adventures, en la que se muestran personajes de películas ochenteras como Los Goonies, Los Gremlins o Los Cazafantasmas; y Change, en la que se homenajea la carrera y figura de David Bowie, han ayudado a afianzar que, aquello que comenzó como una apuesta pasional, se convierta en un auténtico fenómeno del que se habla incluso fuera de nuestras fronteras. “Una exposición que causó furor fue Tú a Baltimore y yo a La Mancha, sobre John Waters y Pedro Almodóvar. En ella, el Bar Verbena se convirtió en La Mancha y el Lunch Box en Baltimore. ¡Hasta la secretaria de John Waters me escribió de su parte felicitándome por la exposición!”.

Travesía narcótica por el director más surrealista

Y de este modo, sumando halagos y propuestas, llegamos hasta el desflorado 2018 y a la decimotercera expo cortesía de Susanita´s, dedicada a uno de los cineastas más idiosincrásicos de la historia: “La última exposición, The Lynch Universe, es quizás la menos riquiña de todas, pues no deja de ser un artista oscuro y extremadamente surrealista. A pesar de ello, el espíritu riquiño está latente en la mayoría de las obras, pero con un toque más siniestro que en otras ocasiones”.

Disponible hasta el 14 de enero en el Varsovia Bar (C/ San Andrés 33, Madrid), The Lynch Universe es quizá la realización más compleja que ha supervisado la galerista. Desde las esculturas de Blue Velvet realizadas con cacahuetes o la escenografía de Rabbits diseñada en cartulinas de colores hasta los acrílicos sobre Eraserhead y Twin Peaks o el óleo sobre Dune pintado por la propia Susana, la experiencia promete ser una aventura por el onírico mundo del director.

'Blue Velvet', por Steve Casino
'Blue Velvet', por Steve Casino

De ahora en adelante…

Debido a que la presencia física de las obras dura alrededor de un mes, todas se pueden encontrar en la web oficial de la galería junto con información imprescindible para comprar retratos o incluso para realizar una exposición con ella. A pesar de que el homenaje a Lynch está activo, Susana tiene otras propuestas para este año, entre las que destaca Let´s Play, donde juegos de siempre como el Tragabolas, el Twister o el Hoola Hop serán los protagonistas absolutos.

Por último, era obligatorio preguntar a Susana por su exposición soñada, a lo que responde con la seguridad a la que todo emprendedor debería aspirar: “No tengo una exposición soñada, pues si pienso en alguna, lucho por hacerla realidad tarde o temprano”.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información